Las 10 grandes peleas de la historia en la rivalidad #MéxicoPuertoRico, según Boxing News

Compartir en:


Se dice históricamente que la primera chispa utilizada para avivar la rivalidad boxística #MexicoPuertoRico, nació cuando en 1934 Sixto Escobar se apuntó un nocaut en el noveno round para vencer al mexicano Rodolfo Casanova y así convertirse en el primer campeón mundial originario de la isla. Después el puertorriqueño Carlos Ortiz hizo lo propio al noquear al mexicano Raymundo Torres en el décimo episodio de su combate en 1960.

Afortunadamente, la rivalidad entre ambas naciones se limita a la competencia de boxeo organizada dentro de un ring. Y ahora que llegue el 21 de noviembre, en el Mandalay Bay de Las Vegas, podremos disfrutar de otro capítulo más de esta historia cuando presenciemos el por demás anticipado encuentro: #CottoCanelo

Por esa razón, acá recordamos en una lista de George Gigney para la revista Boxing News, 10 de las más grandes batallas #MexicoPuertoRico en los últimos años.

1. Salvador Sánchez vs. Wilfredo Gómez (1981)

 Fue un esperado combate entre dos pesos pluma que en agosto de 1981 se encontraban en su mejor momento. La pelea se realizó en el Caessar´s Palace y tuvo en disputa el cetro mundial peso pluma del CMB.

A pesar de ser considerado el púgil con mayor pegada, el puertorriqueño Wilfredo Gómez fue derribado por un gancho de izquierda apenas en el primer round. El combate tuvo algunas acciones de alarido donde ambos boxeadores sacaban parte de intercambios y combinaciones.

 Al llegar el octavo asalto –Sánchez iba entonces adelante en todas las tarjetas de los jueces–, el boricua parecía estar sacando los mejores dividendos en el round cuando llegó una mano derecha del mexicano que lo mandó a la lona, y ya no pudo recuperarse.

2. Miguel Cotto vs. Antonio Margarito (2008-2011)

En el 2008 Margarito demolió a Cotto durante once rounds para quitarle el campeonato mundial de peso welter por la Asociación Mundial de Boxeo. No obstante, vino la controversia sobre el vendaje ilegal del mexicano. Peleadores como Mayweather han dicho que la manera en que estaba hinchada la cara del boricua esa noche, era una consecuencia atípica de los golpes “normales” que se dan en el ring.

Tres años después el boricua por fin pudo cobrar revancha. Parecido a como se dio en la primera pelea, Cotto tomó ventaja en los primeros rounds mientras los golpes de Margarito no se veían con el mismo efecto demoledor del 2008.

El puertorriqueño logró provocarle una hinchazón al mexicano en el ojo derecho, tanto fue el castigo que recibió Margarito en esa parte de la cara, que para el noveno round el réferi Steve Smoger decidió parar el combate.

3. José Luis Ramírez vs. Edwin Rosario (1984)

 El puertorriqueño Rosario le había ganado el título vacante de peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo, a José Luis Ramírez un año antes, en una pelea que se fue a la distancia. Las cosas no pintaban bien para Ramírez en esa noche, cayó a la lona en el primero y segundo round. Pero tuvo la fuerza mental para sobreponerse en el tercero, haciendo tambalear al boricua con una sólida mano derecha, y buscando continuar el castigo.

El mexicano salió al cuarto round decidió a buscar a su rival, y no paró los embates hasta que obligó a Edwin Rosario a darle la espalda a la pelea y por lo tanto forzando al réferi Steve Crosson a parar el encuentro.

4. Félix Trinidad vs. Fernando Vargas (2000)

Una velada nombrada Fuerzas de Destrucción, albergada por el Mandalay Bay de Las Vegas, que entregó una de las atmósferas más electrizantes que se hayan podido vivir en una batalla #MexicoPuertoRico.

El mexicano Vargas pudo reponerse a dos caídas en el episodio abridor para noquear a Trinidad en el cuarto, poniéndole un suspenso insólito al combate en donde ningún peleador quería entregar una pulgada de ventaja.

Finalmente llegó el doceavo asalto y Tito Trinidad logró derribar a Vargas en tres ocasiones, hasta que el réferi Jay Nady pusiera fin a una de las peleas más emotivas que se han dado entre ambos países.

 

5. Julio César Chávez vs. Edwin Rosario (1987)

Los dos púgiles se enfrascaron en un fuerte intercambio de palabras cuando el boricua dijo que iba a mandar a Chávez en un ataúd de regreso a México.

Chávez, fiel a su costumbre pugilística, cazó y superó a su contrincante por once rounds, hasta que finalmente lo atrapó en una esquina, lanzando fuertes golpes que no obtenían respuesta alguna. La esquina de Edwin Rosario se vio obligada a tirar la toalla.

6. Wilfredo Gómez vs. Carlos Zarate (1978)

Antes de encontrarse con Salvador Sánchez, Gómez primero venció a Carlos Zarate en Puerto Rico. Zarate llegaba invicto con 52 peleas y había ejercido un dominio claro como campeón del mundo en la categoría de peso gallo.

 Sin embargo, intentando conquistar la división súper gallo, las cosas no serían las mismas, y Zarate realmente nunca pudo estar presente en la pelea. El mexicano cayó dos veces en el cuarto round y salió al quinto visiblemente sin haberse recuperado totalmente. Gómez fue a liquidarlo y ante la pasividad del réferi Harry Gibbs, la esquina del mexicano tuvo que tirar la toalla. Carlos Zarate llama a esta derrota el comienzo de la “vorágine de su vida.”

 

7. Julio César Chávez vs. Héctor Camacho (1992)

Otra contienda que movió mucho la rivalidad #MexicoPuertoRico. Ambos hombres prometieron un espectacular nocaut rumbo a su pelea de unificación de títulos en la división súper ligero. Pero ninguno de los peleadores cumplió con la predicción. En lugar de eso, el mexicano produjo una actuación dominante, machacando a Camacho con golpes al cuerpo, y ganando prácticamente cada round para mantener su record imbatible.

 

8. Wilfredo Gómez vs. Lupe Pintor (1982)

 En lo que sería su última pelea en peso súper gallo, realizando 17 defensas de su título mundial, Gómez llegaba a la pelea luego de haber ganado todas sus 37 peleas dentro de la distancia.

Subiendo de peso gallo, Pintor tuvo un tiempo no muy plácido en el primer par de rounds, pero se las arregló para lastimar al puertorriqueño en el tercero. Gómez respondió de una manera inolvidable mientras los dos intercambiaban salvajes combinaciones de golpes.

La paridad en el encuentro se mantuvo hasta que Gómez logró derribar al mexicano en el catorceavo episodio. El mexicano se reincorporó para seguir en la pelea, pero Gómez disparó otro violento gancho de izquierda que derribó a Pinto y el réferi Arthur Mercante terminó la pelea sin conteo.

 

9. Félix Trinidad vs. Luis Ramón Campas (1994)

Con 50 nocauts en 56 peleas, el mexicano Ramón Campas parecía un peligroso reto que el campeón puertorriqueño tenía en frente. El mexicano derribó en el segundo round a Trinidad, quien después contestó con una serie de golpes bajos que le valieron una deducción de un punto.

Pero, en el cuarto episodio y luego de una serie de furiosas combinaciones por parte del puertorriqueño, el réferi Richard Steele puso el punto final a otra batalla #MexicoPuertoRico cuando vio lastimado al mexicano.

 

10. Félix Trinidad vs. Óscar De La Hoya (1999)

La excepción a la regla en esta lista, debido a la falta de acción durante la pelea. Sin embargo la altura de las circunstancias hace que este encuentro merezca una mención. En ese tiempo era la pelea más lucrativa de la historia, que no se libraba en la división de los pesos completo.

Los dos boxeadores históricos llegaban representando a sus países –aunque mucha gente en México no considere al Golden Boy propiamente como un compatriota– con records invictos y diferentes versiones del campeonato mundial de peso welter.

Un escenario repleto de figuras del boxeo y personalidades de la farándula estadounidense, fue el adorno de una partida de ajedrez en donde el mexico-americano parecía haber sacado la mejor parte, a pesar de su mermado rendimiento en la recta final de la pelea. Trinidad fue más agresivo pero para muchos no logró imponer totalmente condiciones. Aún así, los jueces dieron una decisión mayoritaria a favor del boricua en una pelea muy pareja. 

 

¿Te gustó?


128