16 cuerdas. Las fotos de boxeo de Carlos Glera

Compartir en:


El fotógrafo español Carlos Glera, despliega su trabajo en arquitectura y entornos urbanos, naturaleza, escenarios cotidianos, fenómenos sociales y culturales. Gonzo Suárez, organizador de la  Feria Internacional del Videojuego y el Ocio Interactivo y  creador de la exitosa serie de videojuegos “Commandos”;  lo describe  “Carlos Glera es, sin duda, un cirujano de lo evidente. Sus fotos extirpan la geometría, la simetría y el equilibrio de paisajes imposibles, pareciendo que siempre estuvieron allí, perennes e impasibles” Glera en una perspectiva íntima nos ofrece una faceta apasionante y poco conocida del noble arte del boxeo, lo hace a través del proyecto  “16 Cuerdas” que consiste en captar las imágenes del entrenamiento, los momentos previos al combate y el combate mismo;  y dotarlas de su propia energía existencial.

Partiendo de la dualidad del pugilismo como deporte, el fotógrafo expresa al respecto:  “El boxeo es un deporte agresivo y dramático, sí, pero también es disciplinado, físico, técnico, bello, dinámico, plástico y muy fotogénico. También es un deporte desconocido.” Estas son razones suficientes para provocar al autor de esta propuesta fotográfica y considerar que el boxeo le es sin duda alguna “apasionante y muy atrayente.”

Aunque la experiencia se gesta y se desenvuelve en el boxeo aficionado, esto no le resta importancia e intensidad al acto de fotografiar y plasmar las sensaciones y las historias que quiere contar su autor. Trabajar con boxeadores aficionados es una realidad de muchas que pueden mostrarse pero es una vivencia muy personal para este fotógrafo de Logroño, España;  que no pretende que sea considerada como única verdad, sino como un relato significativo, edificante y enriquecedor.

A través de su página web nos invita a explorar una gama de imágenes de distintos escenarios, aquella que nace de su cuidadosa observación del mundo que le rodea, como bien expresa en la entrevista que dio a Bruno Abarca: “Pienso que estamos rodeados de imágenes dignas de ser captadas, casi cualquier cosa es susceptible de ello y a veces, en lo más cotidiano es donde está el asunto, lo difícil es poder verlo”. En aquel viaje visual de su página web, podemos encontrarnos con un apartado muy especial, aquel que ofrece generosamente desde la perspectiva de un ritual, la dulce ciencia.

Desmenuza cada fase del boxeador, nos habla de ellas con familiaridad y las acompaña del impacto más preciso, la imagen misma. Para todo aquel que desconozca este deporte y para quien desee conocer algunos de sus puntos fundamentales, Carlos Glera ha realizado una labor sumamente descriptiva, de discurso ameno y  deliciosamente estética y poética.

El ritual contiene la información necesaria pero la fotografía quita aliento con sus detalles y mensajes, expresa el universo en que está inmerso el boxeador, el triángulo de la psique, el estado anímico y la condición física. Invita a disfrutar sus implementos, vestimentas y los roles de quienes participan en ello. Atrapa los instantes pero no les resta movimiento, nos permite vivirlos intensamente, modificando el tiempo y  observándolos íntimamente.

El fotógrafo va más allá del deporte, ve más allá de la agresividad, otorga un valor al boxeador y a su quehacer vital, el cuál cree que merece ser captado y compartido para ser apreciado por los demás. “El esfuerzo físico es muy alto. Aquellos que se suben a un ring se ganan el respeto de todos, contrincantes y espectadores y por supuesto, el suyo propio. Se lo han ganado luchando entre esas 16 cuerdas que delimitan el cuadrilátero. También he podido constatar la camaradería y deportividad que existe entre los oponentes y comprobar que se trata de chicos y chicas que practican un DEPORTE que les apasiona tanto como a mí fotografiarlo y describirlo.”

Aquí compartimos un video realizado por Carlos Glera en el que nos muestra su trabajo “16 Cuerdas” apropiadamente acompañado de  la música extraordinaria de Jimy Hendrix.

16 cuerdas. El noble arte del boxeo from carlosglera on Vimeo.

¿Te gustó?


35