3 filmes emblemáticos de la propaganda estadounidense

Compartir en:


El boxeo, en el cine, también ha sido usado como medio de propaganda ideológica de los estadounidenses.

La temática es la misma: una persona que cumple su sueño después de pasar obstáculos, pero la diferencia radica en que la versión gringa siempre pondera la evolución personal y económica.

Mientras que los protagonistas mexicanos gustan de vivir entre la miseria, porque "el mundo de los millonarios está llena de falsedades", de hipocresía y de pocos valores.

El trío de filmes que propongo se basan en: el sacrificio, la superioridad, el esfuerzo, la libertad, la independencia, la fuerza y la unidad.

1.- Rocky IV. Tal vez la saga más recordada del boxeo. La mejor entrega fue la cuarta, cuando Rocky Balboa se enfrenta al soviético Iván Drago. El cine se convirtió en propaganda. En plena Guerra Fría, en un mundo bipolar, los Estados Unidos cubrían todos los terrenos para combatir, con armas e ideas, a la URSS.

La película puso en la pantalla a las dos potencias mundiales a través de dos boxeadores, que representan dos cosmogonías: uno, Rocky, el italo-americano que cumple el sueño americano, gracias a la libertad para decidir y a las oportunidades que le da vivir en un país donde el esfuerzo es recompensado con fama y dinero.

El otro, Iván Drago, un "humanoide" sin voluntad ni corazón, hermético y adiestrado para recibir órdenes, un ente alienado que muestra, desde la perspectiva de Estados Unidos, a toda la sociedad detrás de la Cortina de Hierro. También, aunque veladamente, se hace referencia a que su fortaleza física radica en el consumo de sustancias prohibidas.

Recordemos que la película de Rocky IV apareció en 1985. Para aquel año, Estados Unidos había promovido el boicot contra la Unión Soviética, durante los Juegos Olímpicos de 1980. Cuatro años después, en la edición celebrada en Los Ángeles, la URSS y sus países aliados regresaron la afrenta al no asistir a tierras estadounidenses.

Es por ello que la batalla ideológica y deportiva que no se dio esos años entre EU y la URSS, terminó dirimiéndose en un filme. Tal vez el final ya lo saben: Rocky, en contra de todos los pronósticos, viaja a la Unión Soviética, para vencer a Drago, ante la cúpula comunista, el ejército y la bandera roja.

El discurso final es grandioso: "Vine aquí está noche sin saber qué esperar, me encontré con la hostilidad de muchos y no supe qué pensar sobre ello, y sentí hostilidad también contra ustedes. Durante esta pelea todo eso fue cambiando, lo que ustedes pensaban de mí y lo que yo pensaba de ustedes. En el ring nosotros dos nos hacíamos pedazos pero creo que eso es mejor que 20 millones. Lo que quiero decir es que si puedo cambiar yo, igual que ustedes, todos pueden cambiar".

Tras las palabras de Rocky, el público aplaude e incluso un personaje muy parecido a Gorvachov le rinde las palmas. El cine sirvió para difundir la propaganda y demostrar que la democracia perfecta es la de Estados Unidos, anulando la posibilidad de que la ideología soviética tuviera cabida.

Participaron en el filme: Sylvester Stallone, Dolph Lundgren, Talia Shire, entre otros.

2.- Million Dollar Baby. Maggie Fitzgerald sueña con convertirse en boxeadora. Sumida en una vida monótona como camarera, se esmera para poder cumplir su objetivo. Frankie Dunn, un entrenador adusto y carcomido por el desprecio de su hija, ha perdido todo gusto por salir adelante, a pesar de tener un gimnasio y a una futura estrella del pugilismo.

La película es triste, los personajes son grises (no en actuación) y muy humanos. La tragedia es salpicada por momentos de felicidad, pero en los protagonistas siempre existe un dolor intrínseco, que los acompaña y deja vivir a medias.

Al final, la vida le juega una mala pasada a Maggie y de paso vuelve a sumir en la oscuridad a Frankie, aunque nada es igual después de conocerse: la chica entusiasta que alcanzó su deseo le enseña al viejo irlandés, dotado de fantasmas, que siempre hay un camino para ser feliz aunque sólo sea por un momento.

A diferencia de la visión mexicana, donde todo queda en manos de Dios, y en la que el boxeador que cae en desgracia termina por rendirse y disfrutar de la miseria, existir en la victimización, Maggie cumplió el sueño de ser peleadora profesional y tener fama, y también decidió el momento en el que debía morir. La libertad ante todo, incluso para terminar con la vida.

Participaron en el filme: Clint Eastwood, Morgan Freeman, Hilary Swank, Jay Baruchel, entre otros.

3.- Cinderella Man. Retrata la vida de un boxeador que después de tener todo, la crisis de 1929 y la mala administración de su dinero lo llevó a la quiebra. Tras ser una estrella del pugilismo, el protagonista, Jim Braddock, interpretado por Russell Crowe, tiene que trabajar en un astillero mientras su familia vive hacinada entre hambre e inmundicia.

Su historia se parece un poco a "Por un bistec", el cuento de Jack London, aunque a diferencia del escritor, en la película el boxeador tiene una última oportunidad y consigue, con base en el esfuerzo, vencer a su rival, en una construcción de discurso muy estadounidense, donde todos cumplen sus sueños siempre que se esfuercen, a pesar de que el reto parezca enorme.

La idea política del filme es demostrar que la "Gran Depresión" de finales de la década de los veinte no derrumbó a Estados Unidos, al contrario, lo encumbró como potencia. La superioridad en el imaginario se construye con hechos pero en gran medida con la inseminación ideológica.

Lo importante es creerse el discurso y que se mantenga en el inconsciente colectivo, por medio de bloques que edifican una personalidad social, como lo dijo el biólogo Rupert Sheldrake, en referencia a los estudios del psicólogo Carl Jung. Es por ello que, aunque sea repetitivo, la mentalidad del mexicano está viciado, la conquista derrumbó cualquier proceso de creatividad.

En este caso, el cuento del "Bello durmiente" se cumple, porque en Estados Unidos no se vale perder, y quien pierde no es estadounidense de cepa, es integrante de las minorías, que si en algún momento destaca y se encumbra es porque ha entendido bien el espíritu del país, y por lo tanto es digno representante de la nación.

Dijo Barack Obama en su discurso de toma de posesión del segundo mandato: "Nuestro recorrido no estará completo hasta que encontremos una manera mejor de recibir a los inmigrantes esforzados y esperanzados que todavía ven a los Estados Unidos como el país de las oportunidades", esa es la idea, construir mejores ciudadanos, aquellos que no pudieron serlo en sus países de origen.

En este filme participan: Russell Crowe, Renee Zellweger, Paul Giamatti, entre otros.

¿Te gustó?


21