5 razones que hacen a Iván Drago realmente malvado

Compartir en:

Iván Drago es el villano más memorable del cine de deportes. Aquel gélido gigante soviético que enfrentó a Rocky Balboa en Rocky IV sigue fascinando a los cinéfilos.Y la realidad es que Drago rebasó la pantalla, y el actor Dolph Lundgren, que interpretó al peleador en la película, se metió tanto en el papel que hay algunas anécdotas de la filmación que han trascendido.

Aquí algunas muestras de que Iván Drago era realmente malo y temible

1. Iván Drago no habla... con el miedo que le tengan basta

Es cierto que Iván Drago dice dos frases que son memorables en la película, y que se las seguimos repitiendo a nuestros amigos 30 años después: "If he dies, he dies (Si se muere, se muere)", y "I must break you (Voy a romperte)". Sin embargo, fuera de eso, el gigante soviético no dice mucho más. En realidad, Drago dice 46 palabras en 91 minutos, es decir que una palabra cada dos minutos en promedio. 

En realidad, el diálogo más largo de Iván Drago llega después de matar a Apollo Creed en el ring. "Nadie puede vencerme. Yo venzo a todos los hombres. Pronto, derrotaré al campeón. Si se muere, se muere".

Al buen entendedor...

2. La misteriosa inyección... ¿de esteroides?

En la famosa secuencia de entrenamiento de la película, donde Rocky se prepara rústicamente y Drago con la tecnología más avanzada, hay una escena que sigue dando de qué hablar entre los aficionados a la película, y es el momento en que Drago recibe una inyección en el hombro, que todos asumen que son esteroides.

Y de hecho, el tema de los esteroides está presente en la película. En alguna conferencia de prensa en la historia, la esposa de Drago, Ludmilla Vobet Drago, responde a las acusaciones de que su esposo utiliza sustancias prohibidas, y asegura que su esposo es grande y fuerte, porque "es como Popeye, pues se come sus espinacas todos los días".

3. Iván Drago casi mata a Rocky Balboa... en la vida real

Sylvester Stallone quería darle más realismo a las escenas y le pidió al actor que interpretaba a Iván Drago, Dolph Lundgren, que realmente lo golpeara en las filmaciones. "Oye, tengo una idea, por los primeros 45 segundos, realmente inténtame noquear, trata de hacerlo", recuerda Stallone que le dijo a Lundgren. "Mala idea. Llega y ¡boom!,¡boom! Me pega en el pecho. Wow. ¡Corte, corte, corte! Y me dice, '¿qué, qué?' Pensé que había tenido un accidente de auto".

Stallone asegura que luego de la tercera toma sintió que le quemaba el pecho, pero lo ignoró. Esa noche la presión arterial se le subió hasta 260, y no podía respirar bien, por lo que tuvo que ser trasladado desde Canadá, donde filmaban, hasta California, para ser internado en cuidados intensivos durante cinco días. Lundgren lo había golpeado tan fuerte en el pecho que su corazón se había golpeado contra el esternón y comenzó a inflamarse.

No conforme con despachar a Apollo Creed, Iván Drago casi atiende también a Rocky.

4. Y casi saca a Apollo Creed de la filmación

Stallone también cuenta la anécdota de cuando Dolph Lundgren sacudió a Carl Weathers, el actor que interpretaba a Apollo Creed. El físico de Apollo Creed era envidiable, y de hecho, el actor Carl Weathers había jugado en la NFL en 1970 y 1971 con los Raiders de Oakland. Sin embargo, ante el poderío de Iván Drago habia poco que hacer.

Según lo que contó Sylvester Stallone, hubo un momento de la filmación en que en una secuencia de combate, Iván Drago toma a Apollo Creed, lo levanta y lo lanza unos metros contra la esquina. El actor que daba vida a Apollo, Carl Weathers, realmente se molestó ya fuera del personaje, gritó que le llamaría a su representante y que renunciaba a su trabajo en la película.

Lograron convencerlo de que no lo hiciera, pero Iván Drago volvió a hacer de las suyas.

5. Después de la pelea con Rocky, Iván se mantuvo invicto

Luego de la pelea con Rocky Balboa, a Iván Drago no se le permitió seguir boxeando, en parte por la verguenza que le había generado a la Unión Soviética la derrota ante Estados Unidos en plena Guerra Fría, pero en parte también porque en la URRSS estaba prohibido el profesionalismo.

Según el libro Rocky: The Ultimate Guide, que narra lo que habría ocurrido después en la historia, Drago se hizo profesional unos años después, cuando cayó la Unión Soviética. Y, como profesional, Iván Drago amasó el terrorífico récord de 31-0 con 31 nocauts.

¿Te gustó?


371