Asi se definirá la pelea #CaneloKovalev, las claves de Tecate Ámbar

Compartir en:


Este sábado veremos a Saúl “Canelo” Álvarez intentando coronarse en una cuarta categoría distinta al disputarle al ruso Sergey Kovalev el campeonato mundial semipesado de la OMB. 

Es una oportunidad inmejorable para analizar lo que viene en la pelea con una Tecate Ambar bien fría. Para una pelea que busca hacer historia, una nueva chela de Tecate la cerveza de los que no nos hace falta ver más bax.

1.El peso

Definitivamente, es la clave más importante del encuentro entre ambos. Destapémos la chela, pues. Una Tecate Ambar bien fría para revisar y pensar esto. 

A ver, el Canelo estará peleando por primera vez en la categoría de las 175 libras. En el pesaje marcó alto, 174.5. Muy probablemente, ese será el peso en el que subirá al ring, quizás con un par de libras más y ya. No querrá el Canelo estar muy pesado en el ring, pues necesitará agilidad y movimientos rápidos como lo analizaremos en un momento. Démosle un buen trago a esto, pues está en su punto. Y ahora revisemos a Kovalev.

El ruso, por su parte, un semipesado de buen recorrido en la categoría, buscará sacarle el mayor provecho posible a la rehidratación. Como #SomosBax, estamos enterados de que Dan Rafael, experimentado reportero de boxeo de ESPN, reveló que hay una cláusula de rehidratación que obliga contractualmente a que en la mañana del combate haya un pesaje confidencial en el que ningún peleador podrá sobrepasar las 185 libras. 

Sin embargo, la existencia de la cláusula fue negada por el Canelo en cámara y a pregunta expresa de Salvador Rodríguez, también de ESPN. “Kovalev podrá subir en el peso que quiera”, respondió el Canelo con vehemencia. 

¿A quién creerle? Quién sabe. Mejor démosle otro trago a la Tecate Ambar, que por cierto está buena.

Esa famosa cláusula sería para evitar que el ruso suba demasiado pesado al combate. Al final, el Canelo podría estar subiendo en 175 o 177 libras, y Kovalev muy probablemente lo haga en 185, el peso que ha marcado la noche de peleas anteriores.

Técnicamente, es bien importante enfatizar que el Canelo no tiene experiencia peleando más allá de la categoría mediana de 160 libras. Recordemos que el título que ganó en 168, en peso súper medio, se lo ganó al campeón más flojo de la división, Rocky Fielding, quien no opuso ningún tipo de resistencia. Así que prácticamente, el Canelo está saltando desde 160 hasta 175 libras ante un pegador de respeto como Kovalev. No se debe perder de vista lo anterior, porque Kovalev no es Fielding. 

 

2. El jab de Kovalev

Si seguimos imaginando qué armas usarán cada uno en el cuadrilátero, el enfrentamiento se pone interesante. Y más con una buena chela en mano. Así que le damos otro trago imortante a la Tecate Ambar, y seguimos.

Veamos algunos datos físicos. El ruso mide 1.83 de estatura y tiene un alcance de 1.84. Supera en 10 centímetros de estatura y 5 centímetros de alcance al Canelo. Es una diferencia significativa. En el arsenal del ruso, ya es tradicional el uso del jab. Kovalev lo tira con contundencia, pues es un arma de poder, un golpe que aturde; no solo es para marcar distancia. A veces, lo usa también para preparar un poderoso remate de derecha. El Canelo debe cuidarse de ese jab.

Pero el Canelo no solo se cuidará de él, sino que lo estará esperando. Es cierto que el jab de Kovalev es pesado, pero no es rápido. Es un jab un tanto lento, que es muy contragolpeable. El mexicano es hábil para cabecear hacia su izquierda, quitándose el jab, y respondiendo con un potente gancho de izquierda al cuerpo. Esa maniobra la veremos una y otra vez. Le servirá a Saúl para ir minando a Kovalev.

Y ahora que hablamos de cosas que van minando lentamente. Al probar la Tecate Ámbar nos damos cuenta que es una cheve especial para las jornadas largas, sino que es para los que van los 12 rounds. Pues no es propiamente una cerveza ligera, pero tampoco es de las que noquean con un golpe. Es una cerveza fina, de toma y daca, de cabeceo y finta, de ataque y contragolpe. No es ni clara, ni oscura, es Tecate Ámbar. Y en la noche de la pelea, cuando la prueben se darán cuenta de esto.

3. Una pelea como la de Liam Smith o Rocky Fielding

Con un buen trago de Tecate Ámbar dejando su estela fina en el paladar, seguimos visualizando la pelea. Y es imposible no pensar en el estilo de pelea que hizo el Canelo contra Liam Smith y Rocky Fielding.

Cuando el Canelo se enfrenta a un peleador más o menos estático, que lo supera en estatura, su estrategia se carga marcadamente al golpeo al cuerpo. Kovalev no es un peleador que se mueva mucho, y por su gran estatura, parece propicio para que el Canelo se enfoque al golpeo abajo.

Junto con nuestra chela, debemos seguir trayendo a a la mesa las peleas contra Liam Smith y Rocky Fielding. Eran peleadores de una movilidad moderada, fuertes físicamente, y altos. Y el Canelo los demolió, una y otra vez, con golpeo al hígado.

Lo bueno es que esta Tecatita Ámbar no golpea tanto así. Por eso, como buenos apasionados del bax que somos, podemos ir saboreando desde ahorita la pelea y analizando lo que viene. Y nada más sabroso en un mediodía de sábado, que con la chela por excelencia del boxeo mexicano.  

Sigamos. Ante peleadores de buena estatura, es más facil entrar con agilidad y castigar abajo. Y como ya anotamos arriba, el Canelo tendrá la puerta abierta para contragolpear al cuerpo sobre el jab de Kovalev.

 

4. La condición física

Puede ser otro factor clave. Y aquí hay que notar algo. Sergey Kovalev no es atlético, sino que es un golpeador natural. No tiene musculatura marcada. Difícilmente imaginaríamos a Kovalev haciendo otro deporte que no sea uno de combate. Si no fuera boxeador, probablemente lo imaginaríamos como uno de esos tipos que contratan para ir a cobrar viejas deudas, o como hitman de la mafia rusa. Algo así. Kovalev parece ese tipo de personas que nacieron para golpear.

Por eso, a la hora del combate, no debemos esperar un gran despliegue de resistencia atlética. Los puntos que Kovalev no gane en los primeros rounds, difícilmente los ganará en la segunda mitad de la pelea.

El Canelo, como decíamos, estará enfocado al cuerpo del ruso, minando a Kovalev desde el principio. Por lo mismo, no es de extrañar que si el ruso llega a los rounds finales lo haga fundido. 

En ese aspecto, el Canelo puede sacar buena ventaja.

 

5. El golpeo de Kovalev

Démosle otro buen trago a la Tecate Ámbar. Pero un trago largo, porque lo que viene es muy importante. Otra vez, insistimos. No nos olvidemos que el Canelo está peleando dos o tres categorías arriba de donde usualmente ha peleado.

Sí, es cierto que el Canelo ha aguantado la pegada de Gennady Golovkin en dos peleas. Y que a Daniel Jacobs le resistió sin chistar un golpazo que casi le arranca la cabeza. Pero eso fue en 160 libras.

La gran incógnita es si el Canelo puede resistir igual de impasible la pegada de un 175 libras. Y además, no hablamos de cualquier 175 libras, sino de Kovalev, un tipo con 76 por ciento de nocauts.

Los errores que el Canelo pueda cometer sobre el ring, en 160 libras podía absorberlos. En 175, quién sabe. Un error contra Kovalev, y en esta categoría, podría costarle al Canelo.

Hasta no verlo en el ring no sabremos si el Canelo puede absorber un buen golpe de Kovalev. Pero lo que nosotros sí absorbemos son los últimos tragos de nuestra Tecate Ámbar. Somos apasionados del boxeo, #SomosBax, y nada como analizar videos, y pensar la pelea con una Tecate Ámbar en la mano.

No se olviden de poner a enfriar desde ya su buena dotación de Tecate Ámbar para esta noche. Si aún no las tienen, échense la vuelta a su tienda de cheveniencia a comprarse unas, porque no se van a arrepentir. Créanme.

¿Te gustó?


11