Bob Arum necesita poner a prueba a Terence Crawford y Shakur Stevenson

Compartir en:

Por: Alex Raskin

*Este articulo fue publicado originalmente en VICE Sports

Terence Crawford y Shakur Stevenson triunfaron fácilmente el sábado en el Madison Square Garden y lucen entusiasmados por enfrentar mejor rivales.

Terence "Bud" Crawford hizo ver al boxeo como un arte demasiado fácil de ejecutar ante su rival Félix Díaz, luego de ganar por nocaut técnico al inicio del round 11 el sábado por la noche.Cuando no se le veía jugando con Díaz, repartiendo golpecitos en la cabeza y haciendo muecas al exmedallista olímpico, Crawford, campeón ligero del CMB y OMB, se la pasaba lanzando su jab, soltando ocasionalmente el uppercut hasta que los ojos de Díaz se hincharon tanto que su esquina optó por tirar la toalla."Apenas lo golpeé", dijo Crawford (31-0, 22 nocauts), quien superó a Díaz en golpes 193 a 69, según CompuBox. "Tuvo totalmente el control. No hubo problemas".

El negocio del boxeo, por otra parte, lució mucho más difícil.

Para la función del sábado, el Madison Square Garden sólo puso a disponibilidad la parte más baja. De los 8,026 boletos que se vendieron, la gran mayoría perteneció a los fans de Jonathan Maicelo, el veterano peleador peruano que pareció tener el control de su pelea hasta que Ray Beltrán lo noqueó en seco en el segundo round con un magnífico gancho de izquierda a la mandíbula.

El otro contingente de fans de gran tamaño acudió para apoyar a su héroe Shakur Stevenson, quien mejoró fácilmente su marca a 2-0, después de despachar a Carlos Gastón Suárez en el primer episodio.

"Fue increíble", dijo el medallista olímpico de 19 años. "Subí al ring y vi varios rostros familiares. Estaba en mi ciudad. Fue un sentimiento increíble ver a todos los fans que me apoyaban".

A pesar que Crawford atrajo la gran mayoría de aficionados al recinto, no tuvo el impacto en las ventas que se esperaría de un boxeador con su talento. La realidad es que la presencia de Crawford en las 140 libras es equivalente a ver jugar a LeBron James en una liga de adolescentes (o contra los Celtics de Boston que es casi lo mismo).

Crawford se vio entusiasmado por subir a peso wélter, donde moran algunos de los nombres de más peso en el boxeo.

"Quiero a Manny Pacquiao", comentó Crawford después de la pelea, refiriéndose al campeón wélter del OMB. "Es la única pelea que estamos buscando".

Sin embargo, Crawford aún tiene que saldar cuentas en las 140: una pelea de unificación con el campeón superligero de la FIB y AMB, Julius Indongo.

"Indongo está aquí", dijo Crawford. "Vino a mi pelea. Vamos a pelear Indongo, donde sea que estés. ¿Keith Thurman? Pelearé con quien sea".

Thurman, campeón wélter del CMB y AMB, acaba de salir de una cirugía de codo y no podría pelear por el resto del año, así que no es una opción.

Pacquiao, de quien Crawford ha hablado en los últimos años, también es promovido por Top Rank de Bob Arum, pero no significa que haya una pelea en el horizonte. El senador filipino defenderá en julio su faja de la OMB ante el australiano Jeff Horn. Esto deja a Crawford con la única opción de unificar sus títulos con Indongo.

"Es lo que buscamos lograr", dijo Arum el sábado. "Vamos a negociar con Indongo, él tiene los otros dos cinturones. Una vez que [Crawford] tenga los cuatro campeonatos, entonces podrá enfrentar a Pacquiao".

Si Indongo no puede cerrar un acuerdo con Crawford, Arum buscaría a alguien más para "Bud" antes de ponerse realmente a prueba contra Pacquiao.

"Crawford peleará este verano", dijo Arum. "Si podemos concretar la pelea para unificar, qué bien, pero es seguro que pelea este verano. No me pregunten si ya le dieron una fecha, eso es cosa del pasado. Soy un pinche promotor, voy a conseguir una pelea que la gente quiera ver. Yo voy a escoger la fecha que quiera".

La cuestión es quien sea que Arum encuentre para enfrentar a Crawford antes de Pacquiao no provocará mucho entusiasmo en los fans. La división junior wélter (alias superligera) ha fracasado para presentarle un verdadero reto a Crawford.

Adrien Broner, exboxeador junior wélter, regresó a las 147 libras y podría ser un rival interesante para Crawford, pero Arum no pareció interesado en esta posibilidad y en su lugar vio la oportunidad para burlarse del oriundo de Cincninnati, quien fue detenido por la policía en Kentucky por manejar una camioneta cubierta con hoyos de bala.

Mientras que el futuro inmediato de Crawford es incierto, su deseo por enfrentar mejores rivales es bastante claro.

"No depende de mí", declaró el estadounidense sobre su próxima pelea. "Pero todos quieren saber con quién me enfrentaré. Pelearé con quien sea". Sin embargo, Pacquiao no fue el único peleador de Arum que se mencionó después de la victoria del sábado.

Luego de absorber un solo golpe en su victoria por nocaut, Shakur Stevenson no dudó en confesar a los reporteros que su sueño es enfrentar al campeón superpluma de la OMB. Vasyl Lomachenko.

"Quiero ascender rápidamente y ganar un campeonato mundial para cuando cumpla 21 años", dijo Stevenson. "Tal vez a los 22. Quiero a Lomanchenko, no creo que suba de división", continuó. "Nos vamos a encontrar en las 130".

Antes de "Hi-Tech", considerado el mejor boxeador del mundo, Stevenson podría verse la cara con otro de los jóvenes prospecto de Arum, el exolímpico irlandés de 25 años, MIchael Conlan.

Por supuesto, Arum no tiene prisa para que sus peleadores se enfrenten y dañen su valor de marketing hacia el futuro, incluso con peleadores consolidados. "Gracias a Dios, Lomachenko y Crawford no están en la misma división".

Lo que sea que decida, Arum prometió que Crawford y Lomachenko estarán ocupados este año, y Stevenson peleará en seis semanas.

"Descansará dos semanas y regresará al ring a entrenar", dijo Arum refiriéndose a Crawford. "El hecho de tener talento como Crawford y Lomachenko, y verlos pelear una o dos veces al año es un crimen".

 

¿Te gustó?


16