Carta abierta de un boricua a Juan Manuel López

Compartir en:

Observe tú carrera profesional desde que debutaste ante Luis Daniel Colón el 29 de enero de 2005, en aquel cartel donde el entonces campeón Nelson Dieppa defendió su titulo ante Alex “Nene” Sánchez en un combate que pasará a la historia como uno de los mejores celebrados aquí en Puerto Rico.

En tus inicios observamos un Juanma utilizando su jab, su mortífero gancho de derecha, caminando muy bien el cuadrilátero, y a su vez evitando golpes que te lastimaran. A medida que avanzaba tu carrera, ibas madurando como boxeador.

Enfrentaste a un peligroso Jonathan “Polvo” Oquendo sin necesidad de hacerlo. Ya tenías una oportunidad de titulo mundial por estar clasificado número uno solo detrás del entonces campeón, el mexicano Daniel Ponce de León.

Brindaste una buena disertación de boxeo, ante un Oquendo aguerrido y con hambre de fama. Tu defensa no era una maravilla, pero pasabas golpes con frecuencia. Demostraste en este combate por qué eras el número uno en la clasificación de los supergallos al derribar en cuatro ocasiones a tu rival, venciendo con un contundente nocaut.

Ante Ponce De León comenzaste muy tranquilo, manteniendo la distancia. En el mismo primer asalto colocaste tu gancho de derecha en el rostro del campeón mandándolo a la lona, para luego terminar rematándolo de forma espectacular. Lograste el sueño de tu vida: ser campeón mundial.

Pero te percataste de tu gran poderío en los siguientes retadores, observando como triunfabas de forma fulminante. Cuando enfrentaste a Mtagwa lo dominaste los primeros ocho asaltos con facilidad, pero te empeñaste en buscar el nocaut, exponiéndote de una forma que hizo peligrar la victoria, esa fue la primera señal de una defensa dudosa.

Márquez y Concepción confirmaron señales del descuido en tu defensa, pero aún así la pegada te sacaba a flote. Con el entonces campeón pluma Steve Luevano te diste el lujo de recibir golpes al no sentir su pegada para poder colocar tus propios bombazos.

Entonces llegó el aguerrido mexicano Orlando Salido e hizo pagar cara dos veces tu osadía. Esa que te hacía pensar que con un buen “batacazo” podías acabar el pleito, pero enfrentaste un boxeador tan bravo como tú.

Finalmente, el pasado sábado me dió tristeza ver como Mikey García te mostró como un boxeador acabado, fuera de balance por completo, sin una pizca de esa defensa que durante el transcurso de tu carrera se fue desvaneciendo. Además tengo que mencionarte: García es tremendo boxeador, que desde el primer asalto evidenció ser superior.

Una vez más queda evidenciado que, cuando un boxeador confirma que es un pegador nato, va olvidando la técnica que alguna vez tuvo. Además soy de los que pienso que la responsabilidad no recae solo en ti: tu esquina también es parte de la misma.

Estoy más que convecido que una esquina conoce las carencias y, si esta no supo corregirlas, pues se evalúa con sinceridad y honestidad un cambio de la misma. La fidelidad deportiva es buena pero, ¿hasta qué punto es conveniente para el púgil? Mi campeón, esa era la interrogante que tenían la mayoría de tus fans. Pero como “fraseamos” los boricuas: “Ya es tarde para ablandar granos”.

Juanma, te admiro por tu valentía, por tu corazón guerrero, por la accesibilidad con el público, los medios informativos y por lo más importante: ser un padre excelente. Brindaste alegría a este país en cada triunfo.

Para este servidor siempre serás un tremendo campeón, pero solo deseo que evalúes de manera centrada el futuro. Las contiendas que has tenido han sido durísimas y por ende la salud es primero. Estas muy bien económicamente, según lo has expresado. No tienes que demostrar nada mas, los puertorriqueños estamos orgullosos de tus hazañas, como doble campeón que eres.

Si escoges la decisión de mantenerte activo, la respetaré y tambien te apoyaré y, de una vez, toma nota de lo antes mencionado sobre la esquina. Pero prefiero observar a “Juanma” López ayudando a la juventud, y sobre todo disfrutando de la familia. No quisiera verte como algunas glorias del pasado que han pagado muy caro el no retirarse en el momento justo.

Un abrazo campeón y Dios te bendiga siempre.

esquinaneutral

¿Te gustó?


69