De Iztacalco a Nevada, seis momentos relevantes en la carrera de Marco Antonio Barrera

Compartir en:


Marco Antonio Barrera Tapia nació el 17 de enero de 1974 en la Ciudad de México. Hijo de Jorge Barrera y Rosa María Tapia, creció en el barrio de Iztacalco y pisó un gimnasio de boxeo cuando era todavía un niño. Hizo una carrera amateur de 65 peleas. Debutó en el profesionalismo en 1989 con tan solo 15 años de edad, entrenado por Rudy Pérez. Y para su tercer combate en el boxeo de paga, Horacio Ramírez, miembro de la Comisión de Box del Distrito Federal, descubrió la falsificación de papeles que ponían a Barrera como un joven de 17 años. La Comisión de Box del Distrito Federal tuvo momentáneamente las intenciones de devolver al joven de Iztacalco al boxeo amateur, pero para entonces él ya se había apuntado un par de victorias por nocaut frente a David Félix y Federico Lara.

Años más tarde, en marzo de 1995, Barrera finalmente consiguió el campeonato mundial peso súper gallo de la OMB al derrotar a Daniel Jiménez. En total, el apodado “Baby Faced Assessin”, ganaría seis veces un campeonato del mundo en tres divisiones: súper gallo, pluma y súper pluma. Dejó un record de 44 nocauts en 67 victorias, 7 derrotas (con un nocaut técnico a manos de Manny Pacquiao) y ningún empate. La rivalidad que sostuvo con el tijuanense Erik Morales durante muchos años es probablemente la referencia más importante con la que siempre se le identificara a Barrera como boxeador. Sobre aquella trilogía, el púgil capitalino ha reconocido que: “fue de las mejores cosas que me pasaron en la vida”. Según una estadística del periodista argentino especializado en boxeo, Eduardo Lamazón, Marco Antonio Barrera ganó 9 de cada 10 peleas que hizo en su carrera. Este fin de semana el boxeador mexicano será inducido al Salón de La Fama del Boxeo de Nevada como parte de la generación 2015 bajo la categoría "Boxeadores No Residentes de Nevada".

1. Barrera es operado por una lesión en la cabeza

La madre de Barrera empezó a notar señales raras que le indicaban que su hijo no estaba tan bien físicamente como se veía al subir al ring. Barrera describe que a finales de 1996 empezó a sentir una especie de calambres esporádicos en todo el cuerpo, pero llegó a pensar que eran producto de las arduas sesiones de entrenamiento. Un día, Rosa, la madre de Barrera, presenció uno de esos “calambres” que pusieron rojo el rostro de su hijo, era la tercera vez que atestiguaba el episodio por lo que le fue fácil inferir que no era una reacción natural del cuerpo.

El doctor Ignacio Madrazo realizó un examen rutinario en la cabeza de Marco Antonio Barrera, y encontró una lesión el lóbulo temporal. Según las palabras del Dr. Madrazo “no había que saber de medicina para identificar la lesión. Era muy obvia”. El boxeador capitalino había sufrido la ruptura de una vena que seguía goteando sangre dentro de su cabeza y eso le provocaba episodios casi epilépticos.

Las opciones fueron tomar medicamento de por vida o una intervención quirúrgica, en ambos casos el retiro prematuro del boxeo para Barrera era inminente. Después de la operación realizada ya en 1997, Barrera evolucionó mucho mejor de lo pronosticado y ante la valoración positiva del Dr. Madrazo, pudo continuar así con su carrera profesional, cuyos años posteriores le otorgaron como bien lo menciona él mismo: “Las peleas más duras y sangrientas que tuve”.

 

2. Un par de derrotas con Junior Jones

Justo antes de descubrir la lesión que tenía en su cabeza, Barrera defendía por novena ocasión el título súper gallo de la Organización Mundial de Boxeo, que había conseguido al derrotar a Daniel Jiménez. Y llegaba también invicto con 31 nocauts en 43 peleas a los 22 años. Junior Jones, quien tenía 25 años, no le tuvo respeto al campeón mundial y manejó la pelea a su antojo durante cinco rounds, antes de que Barrera cayera fuertemente a la lona, solo para pararse en malas condiciones. Casi de manera simultánea, al sonar la campana, la esquina del mexicano intervino adentro del ring cuando el réferi estaba parando la pelea debido a los brutales golpes que conectaba Jones, dando como resultado una descalificación a su favor. La segunda pelea la tuvieron el 18 de abril de 1997. Fue una revancha casi inmediata. Y le sirvió a Junior Jones para defender por primera vez el título súper gallo de la OMB que le había quitado a Barrera. La pelea fue mucho más pareja pero Jones al final se llevó la victorita a ojos de los jueces quienes dieron: 116-111, 114-113 y 114-112.

                                                                           

4. La primera pelea con Manny Pacquiao

En al año 2003, prácticamente cinco años después de haber sido operado de la lesión en su cabeza, la noticia de dicha intervención que había tenido Barrera, salió a la luz pública. Su ex promotor, Ricardo Maldonado, con quien Barrera pasó el principio de su carrera, fue acusado por el boxeador capitalino de haber filtrado esa información a la prensa, acusación que fue negada por Maldonado. Las Comisiones de Box alegaban que Barrera no podía pelear debido a la operación. Pero el ya había pasado esos cinco años entrando y saliendo del ring sin ningún problema.

Según las palabras de Barrera, toda la controversia relacionada con el asunto de la operación y que vivió durante su preparación contra Manny Pacquiao, afectaron su rendimiento esa noche en la que el mexicano se vio abrumado por la presión y velocidad brutal del boxeador filipino, quien se daba a conocer de manera avasalladora en el mercado estadounidense. Manny Pacquiao terminó con uno de los mejores boxeadores que han salido de México en el onceavo round. En su revancha en el 2007 Barrera logro llegar a la distancia con el filipino pero fue derrotado por decisión unánime.

4. Épica rivalidad con Erik “Terrible” Morales

Marco Antonio Barrera y Erik Morales pelearon el 19 de febrero del 2001, el 22 de junio del 2002 y el 27 de noviembre del 2004. Todas las veces en Las Vegas. El origen de la rivalidad que fue más allá del encordado nunca ha sido realmente muy claro. Uno aboga que el otro se empezó a meter con él y viceversa. Pero en las tres ocasiones que se vieron de frente, hubo insultos y gran boxeo. Alguna vez hubo uno que otro puñetazo que se tiró abajo del ring. Y sobre todas las cosas, fueron combates emocionantes que aunados a la calidad técnica de ambos boxeadores, los ingredientes de coraje, violencia y agresividad, hicieron de esta una de las trilogías más importantes del boxeo mexicano. Decir algo más aquí sale sobrando. Bata con ver un poco de ello.

 5. La paliza a Naseem Hamed

El boxeo único y lleno de alarde del Príncipe Hamed no fue impedimento para que Barrera hiciera muestra de sus dotes técnicos como peleador. Rumbo a la contienda el mexicano estaba abajo 3 a 1. Sin embargo, esa noche del 7 de abril del 2001 en el MGM Grand de Las Vegas, Barrera dio una de las exhibiciones más memorables de toda su carrera. En disputa estuvo el cinturón vacante de peso pluma por la Federación Internacional de Boxeo, mismo que se adjudicó el mexicano al ganar por decisión unánime con tarjetas de: 116-111, 115-112 y 115-112. Naseem Hamed llegó invicto con 31 nocauts en 36 peleas y después de haber sido campeón mundial de peso pluma durante algunos años. Luego de caer ante Barrera, Hamed hizo solamente una pelea más en el 2002 contra Manuel Calvo antes retirarse de los cuadriláteros, siendo la pelea con el mexicano, la única derrota de su carrera profesional.

 6. Decisión polémica frente a Amir Khan y el adiós

Una pelea celebrada en el MEN Arena de Manchester el 19 de mayo del 2009. El mexicano y el inglés chocaron cabezas en el primer round, ocasionando una herida importante en Barrera, un corte que nunca dejó de darle problemas al mexicano y que pudo haber sido un argumento para detener el combate dentro de los primeros cuatro rounds. Sin embargo, la pelea siguió hasta a casi el final del quinto round cuando los doctores escogieron que el tajo que sufría el mexicano era suficiente como para parar la contienda. Hasta ahí Amir Khan llevaba una ventaja en las tarjetas de: 50-44, 50-45 y 50-45. De manera que el boxeador inglés fue declarado ganador ante la molestia de Barrera y su promotor para ese combate, Don King. Los dos alegaron que era extraño que hubieran dejado continuar la pelea solo para detenerla en el quinto round, ya que de haber decidido parar el combate un round antes, por reglamento, hubiera sido declarado como No Contest.

Marco Antonio Barrera hizo dos peleas más. Una que ganó por decisión unánime en el 2010 contra Adailton De Jesús en el Alamo Dome de San Antonio, Texas. Y finalmente se retiro en el 2011 con un nocaut técnico a favor en el segundo round frente a José Arias, en una función realizada en el Coliseo Olímpico de la Universidad Autónoma de Guadalajara. 

¿Te gustó?


51