Deontay Wilder anda buscando una pelea con Anthony Joshua

Compartir en:

Deontay Wilder anda en busca de una pelea de unificación en los pesos completos. Quiere protagonizar un gran evento que pondría en el mismo ring a los dos campeones pesados más conocidos y llamativos del momento.

Luego de vencer nuevamente a Bermane Stiverne –ahora lo noqueó en el primer round–, el campeón mundial del CMB le declaró la guerra a Anthony Joshua a través de las cámaras de Showtime el sábado en la noche. Y así lo hizo varias en ocasiones durante el fin de semana que pasó en Nueva York. Aunque su retador fue Stiverne, Wilder habló de sus intenciones de enfrentar pronto -¿tal vez el próximo año?- al popular púgil británico.

Además, parece muy confiado en que puede ganar esa pelea:

“Cuando le gane [a Anthony Joshua] no voy a estar esperando la segunda pelea porque la primera vez será tan brutal que será suficiente. Él no va a querer más”, sostuvo el peleador de Tuscaloosa, Alabama, en una reunión con varios medios.

Fuera de cualquier amenaza o habladuría, Wilder tiene ambiciosas pretensiones económicas que podrían retrasar las negociaciones de esa pelea. La semana pasada, Eddie Hearn, promotor de Joshua, le dijo a un diario británico que Wilder estaba pidiendo 7 millones de dólares, cifra que el promotor considera absurdamente elevada, por dicho combate.

En números el récord invicto de Wilder luce impecable (39-0, 38 KO’s). Sin embargo, el estadounidense no recibe la misma atención ni el mismo mérito que Joshua, en parte quizá por la endeble oposición con la que ha peleado durante su permanencia como campeón. Mientras Joshua –que conserva récord perfecto: 20-0, 20 KO’s– puede presumir de haber derrotado a una leyenda como Wladimir Klitschko en una noche memorable frente a 90 mil personas, Wilder sigue en la lucha de adquirir más credibilidad a pesar de las seis defensas exitosas que ha logrado.

Pero este panorama no le impide a Wilder proclamarse como el peleador más evitado en la industria del boxeo.

“Estoy asustando a todos los pesos completos con cada pelea, ¿no se dan cuenta? Soy el más temido en la división", dijo el púgil de dos metros de estatura y 32 años. "Y si no lo voy, entonces quiero que alguien me calle. Quiero a alguien que me lo pruebe. Que prueben que estoy equivocado, pero por ahora, no siento que nadie pueda hacerlo. ¿Quién se atreve?”

¿Te gustó?


29