Deontay Wilder rompe su silencio y habla del racismo e injusticia en EEUU

Compartir en:

En la década de 1960, Muhammad Ali se rehuso a ser enrolado en el ejército y fue un severo crítico del gobierno de Estados Unidos por involucrarse en la Guerra de Vietnam. Así como Ali, campeón mundial del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) en peso completo, Deontay Wilder, se atrevió a romper su silencio y revela lo que piensa sobre las injusticias sociales y lo que ve en la sociedad estadounidense en el presente.

Wilder rápidamente se destacó en el boxeo amateur, aunque llegó al deporte a los 19 años, producto de la desesperación. Se vio sorprendido por haber embarazado a su novia y luego se vio devastado que su bebé nacería con una malformación llamada espina bífida. En 2015 se inscribió al Skyy Boxing Gym esperando poder usar sus puños para proveer a su familia.

Como amateur, Wilder tuvo un tremendo éxito y en los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín, conquistó la medalla de bronce. Siete años después, derrotó a Bermane Stiverne para conquistar el cetro de los pesados del CMB, cinto que conserva hasta la actualidad. Deontay acaba de noquear el pasado 4 de noviembre a Stiverne en una revancha muy anhelada, pero 'The Bronze Bomber' lo liquidó en apenas un round, por la vía del nocaut. Eso no quita el dedo del renglón para Wilder, quien se siente abrumado por la manera en la que el racismo y la política están en este momento dentro de la sociedad estadounidense.

"He estado callado por mucho tiempo. He guardado silencio todo este tiempo como campeón. Pero hay cosas que están pasando, toda esa brutalidad policiaca y la muerte de mucha gente negra inocente", le dijo Wilder al portal Fansided. "Eso es romper las leyes. Apenas vi un video de la policía quebrantando la ley, disparándole a un pobre e inocente hombre negro por la espalda. Eso va en contra de la ley".

En agosto de este año Wilder participó en una marcha en Chicago, protestando por la violencia que sigue plagando la ciudad. En Facebook, Wilder posteó un meme criticando al presidente Donald Trump y su política de perseguir jugadores de la NFL pero sin decir algo más a fondo sobre Stephen Paddock, el autor del cruento tiroteo en Las Vegas.

Y Wilder continuó: "El policía le disparó a ese hombre a sangre fría, así nada más. La víctima solamente tenía una mochila, y eran tres o cuatro policías a su alrededor, y el oficial simplemente le disparó, tres o cuatro balazos. No solo uno, sino tres o cuatro, eso no es justicia, y también le están disparando a los niños, eso no es justo".

Deontay siente que es su responsabilidad valerse de su posición como campeón de peso completo para exprensarse y ejercitar los derechos de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos. El campeón de boxeo reconoce que hay un problema que ha sido exacerbado por Donald Trump, al llamar 'hijos de perra' a los jugadores de la NFL que han decidido arrodillarse mientras se entona el himno de ese país. El monarca de los pesados cree que el mensaje del presidente estadounidense para la comunidad negra es que no le importa.

¿Te gustó?


27