El Canelo y el dulce arte de no decir nada en la conferencia de prensa

Compartir en:


En estos meses previos a la pelea más importante de año, contra Sergey Kovalev, Saúl "Canelo" Álvarez está tranquilo. Se le ve relajado, confiado. Sus respuestas son elípiticas, generales, cortas. Difícilmente se salen del lugar común. ¿Será la calma antes de la tormenta? ¿O será realmente que la antesala a la pelea no se ha prestado a calentar el ambiente? No se pierdan la conferencia de prensa para que analicen el rostro, el lenguaje no verbal, y el tono del Canelo.

La última conferencia de prensa se ha prestado a ello. El Canelo fue escueto al tomar el micrófono. Se notaba de buen humor, bromeando ligeramente con la altura del micrófono, le mandó un beso a su esposa, a quien consideró la más hermosa de todas las presentes.

"Ya de dicho mucho", dijo el Canelo, casi como una justificación para una rueda de prensa tan relajada. "Ya he hablado muchas veces con ustedes y les he dicho. Quiero agradecerles por todo el apoyo que me han brindado en toda mi carrera".

Sobre la pelea conte Kovalev declaró apenas una línea.

"Estoy listo para este reto en mi carrera", dijo el Canelo. "Sé la gran responsabilidad, el gran reto que tengo enfrente, que es Kovalev. Pero estoy listo para hacer historia".

Terminó saludando a su equipo, su familia, a su hija, y a su mujer, que fue donde le lanzó ese comentario galante ya citado.

El Canelo está de buenas. Exuda confianza.

Se despidió igual de general. "Estamos listos para ganar. Nos vemos el sábado".

El encare con Sergey Kovalev fue meramente protocolario. Ambos terminaron con una sonrisa jovial, y se dieron la mano.

A otra cosa, mariposa.

¿Te gustó?


21