El hambre se come a la técnica: Iván Morales perdió su invicto

Compartir en:


La noche del viernes en Playa del Carmen, Quintana Roo, el tijuanense Iván “El Niño Maravilla” Morales  (28-1, 16 KO’s) experimentó por diez rounds como se le iba su estatus de invicto y con ello la posibilidad de tener pronto una oportunidad titular. El boxeador capitalino, Edgar “El Power” Jiménez, demostró un ímpetu bárbaro durante toda la pelea y con golpes acertados le borró a su adversario el cero en su record.

“Yo todo el tiempo voy a estar encima de él porque quiero su cabeza”, había dicho “El Power” Jiménez previo al combate en una entrevista con BoxeoNocaut. Y vaya que esas palabras eran en serio. El peleador capitalino salió desde el inicio del pleito a poner presión sobre Iván Morales, un boxeador notablemente mucho más técnico, que pocas veces pudo utilizar su superioridad en alcance y estatura para mantener a distancia a Jiménez.

Fueron diez movidos y palpitantes rounds los que entregó la pelea (en peso gallo) co estelar de la noche en una función organizada por Golden Boy Promotions, Cancún Boxing, y Boxing Time. Aunque Iván Morales tuvo sus momentos favorables durante la noche, conectado uppercuts a la mandíbula de su rival en varias ocasiones, no lograba salir de las cuerdas o llevar el ritmo de la pelea porque la voluntad de Jiménez sobrepasaba cualquier despliegue de técnica que el hermano de Erik “El Terrible” Morales mostraba sobre el ring.

Antes de salir al sexto round, “El Terrible” Morales resumió lo que fue básicamente el combate de ayer cuando le dijo a su hermano en la esquina: “Él es un peleador lento. Tiene voluntad, no tiene gran técnica. Lo puedes ver todo cuando viene”. Y la voluntad extraordinaria del “Power” Jiménez fue suficiente para llevarse la pelea en las tarjetas de los jueces: 97-93, 97-93 y 95-95.

Edgar “El Power” Jiménez (20-11-2, 14 KO’s) tiene buena lona recorrida a sus 23 años (la misma edad que Iván Morales) porque debutó apenas a los 15. Después de acumular tres derrotas consecutivas, anunció su retiro del pugilismo en septiembre del 2012 al finalizar su segunda pelea perdida con Juan Rivera. Jiménez dijo que iba a terminar de estudiar la preparatoria y después esperar lo que viniera. Sin embargo, “El Power” regresó en el 2013 frente a Carlos Rueda y Hernán Márquez. Un par de peleas en las que volvió a caer por nocaut técnico.

Además de las derrotas seguidas, Jiménez había declarado tener problemas con su vista, y en una de sus manos, pero a la fecha continua activo como peleador profesional. En aquella entrevista con BoxeoNocaut rumbo a la pelea con Morales, “El Power” puso muy en claro las razones por las cuales peleó de esa manera el viernes pasado: “Yo vengo desde abajo. Sé lo que he batallado. Todos los años que llevo de carencias, de quedarme sin comer, cuando me gruñe la tripa y no tengo ni que comer, pues es el momento de demostrar toda esa hambre de triunfo, de querer salir adelante. Por mi familia, por mi esposa, mi hijo, mis padres. Y vamos a salir con la mano en alto por todos ellos.”

¿Te gustó?


39