El regreso de Antonio DeMarco

Compartir en:


Antonio DeMarco está de regreso, con un nuevo proyecto, nueva esquina y buscando volver a la élite del boxeo. Este sábado dio un importante primer paso al noquear en dos asaltos a Jesús Gurrola y lo hizo con Freddie Roach como entrenador.

El sinaloense avecindado en Tijuana se integró al gimnasio de Wild Card de Freddie Roach en diciembre pasado, en un intento por relanzar su carrera. Fue un paso importante pues dejaba el CREA y a su entrenador de toda la vida Rómulo Quirarte, con el objetivo de volver a ser campeón del mundo.

Y este sábado, DeMarco dio una muestra de poderío al sangrar a Gurrola desde el mismo primer round, para luego derribarlo con un ganchito corto, pero sólido y preciso al mentón. Posteriormente, ya en el segundo episodio, DeMarco continuó la explosividad al derribar nuevamente a Gurrola, aunque ahora con un recto de izquierda que llevó muy buen vuelo, velocidad y precisión. En ese momento, el réferi decidió detener las acciones, pues con solo dos rounds, la boca y la nariz de Gurrola eran una masa sanguinolenta.

Aunque había curiosidad por ver qué progresos podía tener DeMarco bajo la tutela de Freddie Roach, fue poco el tiempo de entrenamiento como para poder hacer cambios fundamentales, y además, el rival no representaba una exigencia como para sacar lo mejor del boxeo de Tony. Era más bien una pelea como para recuperar sensaciones.

Lo que sí se pudo notar es a un DeMarco con un espíritu más cazador y menos boxeador. Siempre al frente, pero a la expectativa, sin desperdiciar golpes y aprovechando el propio vuelo del rival para meter sus manos y maximizar el daño. Uno de los defectos anteriores de DeMarco era, quizás, que caminaba demasiado el ring, se alejaba del rival y empezaba a dar pasitos, en caminatas largas que eran anticlimáticas, que no le ayudaban en mucho, y que le rompían su propio ritmo. Al menos en esta pelea, esas caminatas quedaron en el olvido, pues Tony cumplió el perfil del cazador a cabalidad. Repetimos, es difícil saber si este cambio de actitud y de detalles en el estilo se debió a que la calidad del rival le permitía correr esos riesgos, o a una instrucción encomendada por Freddie Roach. Solo el tiempo lo dirá.

La pelea se dio en peso welter pues DeMarco registó 143.7 libras en el pesaje, misma categoría en que actuó en su pelea anterior ante Fidel Monterrosa. Cabe recordar que DeMarco peleó en peso ligero hasta que perdió su campeonato mundial ante Adrien Broner en noviembre de 2012. Entonces, saltarse la división de los súper ligeros puede ser un error grave como ya lo demostró el propio Adrien Broner.

Pero si Antonio DeMarco decide hacer el sacrificio físico de pelear en peso súper ligero y con Freddie Roach en la esquina, su carrera puede volver a la cúspide. Hoy DeMarco forma parte de la empresa Zanfer, que a su vez está afiliada a Top Rank, entonces Tony tendría que vérselas con Ruslan Provodnikov si quiere coronarse en el peso súper ligero o con Timothy Bradley en peso welter. Entonces el futuro de Tony DeMarco es difícil pero prometedor, tendrá que ir subiendo la calidad de sus rivales y él mismo ir desarrollando fortaleza física para esa nueva fase en su carrera.

¿Te gustó?


27