El único estilo de pelea con el que Daniel Jacobs le puede ganar al Canelo

Compartir en:


Si Daniel Jacobs hace una pelea inteligente, puede complicarle la noche a Saúl “Canelo” Álvarez la noche de este sábado en la T-Mobile Arena de Las Vegas. Serenidad, control, y agilidad son las habilidades que más le pueden ayudar a Jacobs en el combate.

Como ya se había adelantado, ambos peleadores estaban obligados a hacer un segundo pesaje la mañana de este sábado, el día de la pelea, donde ninguno de los dos debía sobrepasar las 170 libras. En caso de incumplimiento se debía pagar una multa de varios cientos de dólares por cada libra excedida.

Los reportes en la mañana del sábado, según diversas fuentes, es que el segundo pesaje se realizó a las 8 de la mañana. Ninguno de los dos peleadores quiso revelar el peso registrado en la segunda cita con la báscula. Era un acuerdo privado en el contrato y así se mantuvo. Aunque no se revelaron las cifras del segundo pesaje, la pelea sigue en pie.

¿Qué tanto pesará el límite de rehidratación?

De entrada, en el primer pesaje, Daniel Jacobs marcó el límite de la categoría en 160 libras. Se esperaba que el estadounidense se viera más demacrado, pero no resultó así. Sí se vio el rostro afilado, y los ojos ligeramente hundidos, pero no fue la condición casi cadavérica de un peleador que ha pasado un infierno para llegar al peso. De entrada, esas son buenas noticias para Jacobs.

Pero viene la segunda variable. Y esa es la pregunta de qué tanto podrá Jacobs recuperarse luego de haberse que tenido que cuidar 18 horas de más para marcar las 170 libras en el segundo pesaje. Una vez superado el segundo pesaje la mañana del sábado, Jacobs tendrá que rehidratarse a marchas forzadas de las 8 de la mañana hasta la noche del sábado.

La rehidratación es una limitante seria para Daniel Jacobs, pero la manera en que se vio físicamente en el primer pesaje es alentadora para él. No se vio tan mal. 

¿Qué tipo de pelea le conviene a Daniel Jacobs?

Jacobs tiene que apostarle a la velocidad, a la precisión y a la ecuanimidad. No puede volverse loco y meterse al toma y daca con el Canelo. Tiene que ser más inteligente que el mexicano sobre el ring si es que quiere tener oportunidad de llevarse la victoria más grande de su carrera.

Si cabe el término, a Jacobs le conviene una pelea de estilo olímpico. Es decir, pelear a la distancia, aprovechar su enorme alcance, picotear permanente con el jab, y buscar ataques cortos, de un solo golpe, y volver a la distancia.

El gran riesgo para Daniel Jacobs radica en que querer envalentonarse y tirar combinaciones, porque ahí es donde el Canelo lo puede contragolpear. Lo hemos dicho, el Canelo Álvarez es un contragolpeador inteligente. Probablemente, el mexicano dejará que Jacobs meta combinaciones en los primeros tres rounds. De esta forma, hará que Jacobs se sienta cómodo y se confíe en que esas combinaciones están dañando al mexicano. Sin embargo, es un señuelo. El Canelo esperará una de esas combinaciones para contragolpear con poder, y dañar a Jacobs. Ahí, el estadounidense correr el riesgo de ser noqueado.

Por el contrario, si Daniel Jacobs hace una pelea de pega y sal, no le dejará mucho margen al Canelo para contragolpear. Mientras la pelea sea de poca acción y poco encuentro en corto, Jacobs tiene oportunidad de ganar.

El jab de Jacobs, el arma más importante

Daniel Jacobs tiene un gran jab. Lo lanza con precisión, con velocidad, y lleva fuerza. Además, por su gran alcance, es una herramienta para atacar desde la lejanía con menos de riesgo de ser contragolpeado. Tendrá que recurrir toda la noche a él. 

No solo le servirá para mantener al Canelo a la distancia, también le servirá para marcar puntos. Si logra que en los rounds haya poca acción, y logra meterle su jab al Canelo, el estadounidense irá sumando puntos y rounds a su cuenta.

Debe cerrarle al Canelo las ventanas para atacar. Si Jacobs pega desde afuera, en constante movimiento, solo le da margen para que el Canelo meta un solo golpe. Esa fue la estrategia con la que Floyd Mayweather le dio una lección de boxeo al Canelo.

Apostarle a la decisión

Si algo se aprendió de las peleas entre el Canelo y Gennady Golovkin, es que el mexicano resiste golpes. Si Golovkin no pudo noquear al Canelo, menos lo hará Daniel Jacobs.

El estadounidense debe estar consciente de esa situación y apostarle a la decisión. Es cierto que el estelar es el Canelo, y que eso ya le da ventajas en las tarjetas, pero Jacobs no tiene de otra. No va a noquear al Canelo, por lo que tiene que apostarle a un estilo de pelea que ya le ha hecho daño en el pasado al mexicano. Y ese es el estilo de Mayweather o de Erislandy Lara.

Daniel Jacobs no es Mayweather, ciertamente, ni el Canelo de hoy es el mismo que fue arrasado por Mayweather. El mexicano ha madurado y mejorado muchas de las carencias que tenía en ese entonces. Pero ese es el único camino.

Tirar un solo golpe, y salir. Hacer que sea el mexicano el que persiga y busque el combate, desesperarlo. Reducir la acción. Tirar el jab, perder tiempo, ensuciar de cierta forma el combate.

¿Te gustó?


39