Hoy se conmemoran 55 años del aniversario del debut como profesional de Carlos Monzón

Compartir en:

Hoy, hace 55 años, en Santa Fe, un chico de 20 años de edad y con el nombre de Carlos Monzón noqueó a Ramón Montenegro en apenas un par de rounds, con lo que marcó su debut como profesional. A pesar de todos estos años transcurridos, mucha gente no sólo en Argentina se sigue refiriendo al excampeón mundial como el mejor de todos los tiempos en la división de las 160 libras, relata James Slater de East Side Boxing.

El mismo Monzón dijo que era un mejor boxeador de peso mediano que el legendario 'Sugar' Ray Robinson. Lo que es seguro es el hecho de que Monzón alguna vez tuvo el récord de división para la mayoría de las defensas del título mundial: 14 en total. Durante este tiempo, desde noviembre de 1970 hasta su pelea final en julio de 1977, 'Escopeta' estaba ocupado encargándose y derrotando a los mejores.

Monzón, quien fue encarcelado por el asesinato de su esposa, se encontró con su propia muerte a raíz de un accidente automovilístico en 1995 que ocurrió mientras conducía de regreso a la prisión, después de haber recibido libertad anticipada debido a su buen comportamiento. Monzón tenía su lado salvaje, de eso no hay duda; pero su destreza para pelear era innegablemente lo que pertenecía a un boxeador especial. Duro, listo, dispuesto a enfrentar lo mejor, y un peso mediano natural, Monzón marcó su autoridad en una de las divisiones de peso clásicas del boxeo.

Monzón perdió tres decisiones por puntos al comienzo de su carrera, y también recogió no menos de nueve empates. Pero después del noveno de estos empates, que llegó a principios de 1969, Monzón ganaría todas las peleas que tuviera. Para el año 1970, el joven de 28 años estaba listo para luchar por el título mundial. Al entrar con el gran italiano, Nino Benvenuti, en una pelea celebrada en el país de origen del campeón defensor, Monzón aprovechó al máximo su gran oportunidad. Destrozando los títulos de WBC y WBA del peleador de 32 años por medio de un nocaut técnico en la round 12, el argentino fue el nuevo rey del boxeo de las 160 libras. La pelea fue tan buene que la revista Ring la nombró como la pelea del año.

A continuación vinieron las catorce retenciones exitosas más impresionantes. Comenzando con una revancha con Benvenuti en mayo de 1971, a quien derrotó por nocaut técnico en tres asaltos. Monzón pasó a encargarse de cada uno de los retadores que valían la pena. Combatientes de la mejor categoría como Emile Griffith (dos veces), 'Malo' Bennie Brisco, José 'Mantequilla' Nápoles y Rodrigo Valdez (dos veces) fueron derrotados, y Monzón defendió sus títulos en países como Francia, Dinamarca, Mónaco, América y su Argentina natal.

Un verdadero campeón del mundo en todo el sentido de la palabra (aparte, tal vez por su comportamiento fuera del ring, más adelante en su vida especialmente), fue un Monzón ofendido que se vio despojado de su cinturón del CMB en 1974 por pelear contra Nápoles y no Valdez. Esta amenaza a su superioridad (Valdez se midió a Brisco por el cinturón vacante ese mismo año, ganando por nocaut técnico en el séptimo asalto) pronto sería atendido.

Después de tres defensas de su cinturón de la AMB, Monzón se encontró con el colombiano Valdez . Demostrando más allá de toda duda que él era el verdadero rey del peso mediano, 'Escopeta' venció a Valdez dos veces, ambas por decisión unánime. Aún así, Valdez demostró ser un hues duro de roer, incluso derrotando a Monzón en la segunda pelea. Justo antes de cumplir 35 años, Monzón colgó sus guantes sabiamente mientras aún estaba en la cima. Después de un total de carrera de hasta 100 peleas, y después de haber logrado un récord mundial de defensas de larga duración, el grande de todos los tiempos había hecho lo suficiente.

Su retiro se anunció en agosto de 1977, un mes después de la segunda pelea ante Valdez, Monzón no regresaría. El héroe argentino vivió una vida relativamente poco importante en sus años de jubilación, antes de que se produjera el trágico cambio de los acontecimientos que sirvieron para encarcelarlo. Hubo rumores de que el accidente automovilístico que mató a Monzón fue un intento de suicidio, pero esta afirmación nunca se ha confirmado, y nunca se justificará (¿una película algún día, quizás?).

En 1990, cinco años antes de su muerte, Monzón fue merecidamente entronizado en el Salón de la Fama del Boxeo. Imagínense cuán bien esta máquina de combate que nació para este deporte se hubiera librado de los mejores pesos medianos de hoy en día. Monzon vs. Gennady Golovkin para una Dream Fight absolutamente fascinante.

Aquí pueden leer el texto original de James Slater de East Side Boxing.

¿Te gustó?


21