Hoy se cumplen 30 años de cuando Evander Holyfield fue el rey de los cruceros

Compartir en:


Un hecho histórico tendrá lugar este verano, ya que por primera vez un peleador será el poseedor de los cuatro campeonatos mundiales del peso crucero de manera simultánea cuando se proclame al ganador de la final de la World Boxing Super Series, cuyos candidatos son el ucraniano Oleksandr Usyk y el ruso Murat Gassiev. El vencedor de esa gesta obtendrá la distinción de indiscutido.

En los tiempos de Evander Holyfield era un poco más sencillo convertirse campeón indiscutido en peso crucero, simplemente porque solo había tres campeonatos mundiales reconocidos, pero en todas las divisiones, que eran el del Consejo Mundial de Boxeo (WBC), el de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA) y el de la Federación Internacional de Boxeo (IBF). Pero este dia, hace 30 años, sin la presencia de la Organización Mundial de Boxeo (WBO) como un organismo sancionador del deporte, 'The Real Deal' le hizo honor a su apodo, Holyfield  se convirtió en el monarca indiscutido en los completos, al adueñarse de todos los cetros.

El 9 de abril de 1988, en Las Vegas, un Holyfield con marca de 17-0 se enfrentó a Carlos de León (44-4) en un pleito de unificación en las 10 libras. En ese momento, Evander tenía 25 años y era poseedor de los cinturones IBF y WBA, mientras que su rival, el puertorriqueño de 28 años se acreditaba el cinto del WBC. El boricua ya había hecho historia por cuenta propia, cuando en 1983 se convirtió en el primer campeón defensor del peso crucero.

A pesar de esto y de su vasta experiencia (De León se volvería campeón otra vez después de perder contra Holyfield) el puertorriqueño no era rival para el guerrero de Atlanta. Después de una pelea unilateral que vio a Holyfield castigar a De León en ocho asaltos pero no logró derribarlo, el atleta olímpico de 1984, en menos de tres años y medio después de hacer su debut profesional, también se convirtió en el líder lineal del mundo. .

Aún así, el gran logro de Holyfield fue eclipsado por algo y alguien más grande; es decir, el título mundial de peso pesado y el hombre que actualmente lo poseía: Mike Tyson. Estos dos se conocieron como aficionados (la historia ahora nos dice que Holyfield tuvo la mejor de las cosas, Tyson siempre se sintió intimidado) y que, unos ocho años después de la pelea con De León, se encontrarían nuevamente y todos sabemos lo que pasó.

Pero en ese momento, había seguidores, expertos, historiadores, todos en búsqueda de un peleador que fuera capaz de poner a prueba a Tyson, y mucho menos de vencer al rey de los pesos pesados. Holyfield era, en opinión de algunos, pero lejos de todo, el hombre para hacer ese trabajo. Holyfield apenas había levantado sus brazos en señal de triunfo después de despachar a De Leon en ocho asaltos unilaterales, antes de que las conversaciones volvieran a sus posibilidades de triunfar en el peso pesado y de darle una verdadera pelea a 'Iron Mike' (casi nadie creía que Holyfield realmente podría para vencer a Tyson, y mucho menos sacarlo).

El movimiento de Evander hacia la siguiente división estaba muy avanzado y, solo tres meses después, Holyfield invadiría la división de los pesados. 'The Real Deal' era casi intocable como un peso crucero, mientras que en el peso pesado, teniendo una altura, peso y desventaja de alcance contra casi todos los hombres que enfrentó, tenía las cosas mucho más difíciles. Sin embargo, fue aquí donde Holyfield le mostró al mundo cuán especial era. En pocas palabras: Evander no esquivó a nadie, en peso crucero o en peso pesado.

 

 

 

¿Te gustó?


18