Kovalev noqueó a Yarde en Rusia y ahora ¿le dará oportunidad al Canelo?

Compartir en:


Hace instantes desde el Traktor Sport Palace de Chelyabinsk en Rusia, Sergey Kovalev (34-3-1, 29 KOs) noqueó de manera efectiva en once rounds a Anthony Yarde (18-1, 17 KOs) y retuvo su título mundial semicompleto de la WBO por primera vez en su segundo reinado.

Kovalev mantuvo a raya a Yarde durante los primeros episodios a base de un educado y punzante jab, mismo que el retador trató de contrarrestar en el tercer round, enviando veloces combinaciones de recto de izquierda y cruzado de derecha, con el clásico 1,2, que igual lo intentaba al rostro como al plexus solar del campeón ruso.

Yarde mantenía distancia e intentaba contragolpear a Kovalev, pero el local seguía dominando con su jab, entrando con combinaciones de dos golpes y moviéndose para evitar la contra.

Hacia la mitad del combate, Yarde intentó reaccionar soltando la derecha, que había mantenido amartillada, con potencia, yendo hacia al frente por lapsos de los asaltos 5 y 6, pero Kovalev lo cachaba con rápidos puños al rostro. La izquierda del ruso seguía siendo un gran problema para el retador.

 Imagen

A partir de la séptima vuelta la reyerta dio un vuelvo significativo, con Yarde aterrizando más golpes, sobre todo al cuerpo del 'Krusher', quien empezaba a mostrar signos de fátiga.

El octavo fue una pesadilla para Kovalev, Yarde lo conectó con sendas derechas que lo mantuvieron al borde del nocaut y a duras penas el monarca ecuménico pudo mantener la vertical y sobrevivir.

En el noveno Kovalev volvió a las bases y mantuvo controlado a Yarde, nuevamente con su efectivo jab. Increíblemente Sergey puso en malas condiciones a Anthony Yarde en el round diez, el momentum del inglés parecía haberse ido y el del soberano mundial regresado.

Lo inpensable vino en el onceavo episodio. Kovalev noqueó a un cansado y desdibujado Yarde con un jab. La experiencia del campeón fue demasiado para el desafiante en su primer chance titular, quien tuvo el triunfo muy cerca pero no pudo sellarlo, ante un viejo lobo de mar.

Imagen

¿Te gustó?


47