ROUND 13: Las 5 razones para inaugurar la Era Lomachenko

Compartir en:

Vasyl Lomachenko demostró que es uno de los peleadores más dominantes del boxeo actual. Frente a Nicholas Walters se prometía una pelea de alto voltaje, pero terminó siendo un combate de un solo lado. Lomachenko domino a rotundidad hasta hacer renunciar al jamaiquino en el banquillo al terminar el séptimo round.

1. Arrolló a uno de los pegadores más peligrosos

Nicholas Walters era un peleador de 75% de nocauts, de 21 nocauts en 26 combates y ex campeón mundial pluma. Era el peleador más temible en pluma y prometía también serlo en súper pluma. Sin embargo, Vasyl Lomachenko lo llevó a la escuela para darle una cátedra de buen boxeo, nunca entregó un blanco para que el jamaiquino lo pudiera conectar con solidez, y lo dejó reducido a un peleador menos que ordinario.

El ucraniano fue desesperando a Walters, un round a la vez, hasta forzarlo a la rendición. La de Walters más que una capitulación fue un reconocimiento ante un rival que le era superior en años luz.

2. El peleador más plástico del momento

El del ucraniano es actualmente el estilo más plástico en todo el boxeo. Es una mezcla perfecta de boxeador-pegador que mantiene un buen ritmo de pelea, que cambia ángulos para atacar, que se quita golpes con la cintura, que sabe desesperar al rival. Lomachenko se ajusta sobre la marcha, sobre los mismos golpes, e impone los tiempos del combate. 

Si el reconocimiento Libra por Libra se le diera al peleador más completo del momento, Vasyl Lomachenko sería sin duda merecedor a ese honor. 

3. Debe subir en los rankings Libra por Libra

En una clasificación Libra por Libra no solo cuenta qué tan bueno es el peleador, sino que entran también otros factores como el nivel de su historial, el tiempo de dominio, entre otras cosas. Aunque el ucraniano va en ese camino, la realidad es que apenas va en su octava pelea profesional.

Lo que si logrará Lomachenko es subir en los listados. La revista The Ring, por ejemplo, lo ubica actualmente en la séptima posición, detrás de Guillermo Rigondeaux en el lugar 6 y Terence Crawford que está en el 5. El triunfo de alto perfil de Vasyl Lomachenko sobre Nicholas Walters deberá impulsar al ucraniano al lugar 5 por encima de Crawford y Rigondeaux, tanto por el nivel del oponente como por la forma tan arrolladora en que lo dominó.

Desde 2013, cuando Rigondeaux dominó a placer a Nonito Donaire, el cubano no ha tenido otro triunfo de alto perfil. La competencia de Lomachenko con Crawford parece más cerrada por el nivel del historial del estadounidense, pero la forma en que Lomachenko dominó a Walters supera a la forma en que Crawford dominó a Viktor Postol, su rival más reciente. De tal forma, que Vasyl Lomachenko merece amanecer por encima de Rigondeaux y Crawford en los rankings Libra por Libra.

4. ¿Quién puede realmente ofrecerle un reto a Lomachenko?

Quizás el único reto inmediato pueda ser Orlando "Siri" Salido. El mexicano ya derrotó a Lomachenko en marzo de 2014 por decisión dividida, en la segunda pelea profesional del ucraniano. En aquella ocasión, Salido encontró la forma de superar a Lomachenko gracias a ensuciarle la pelea, usar cabeza, abrazos, codos y todo lo que se encontrara como herramienta. Además, Salido presionó con todo a Lomachenko, salió a arrollarlo físicamente, y eso impidió que Lomachenko pudiera utilizar su boxeo de ángulos. La revancha entre ambos ha sonado por mucho tiempo, pero no se ha podido concretar. Sería una validación para Lomachenko vengar la única derrota de su carrera.

Otro peleador que puede ofrecerle un reto es Óscar Valdez, pero ambos pertenecen a la misma empresa promotora, y se ve complicado que puedan enfrentarlos. Ya en amateur, Lomachenko dominó con facilidad a Valdez. Ambos tienen estilos parecidos de gran ritmo de combate, ángulos, y potencia, pero Lomachenko se ve más refinado e inteligente que Valdez.

El plan de Top Rank seguramente será esperar que Lomachenko suba de categoría, para impulsar a Valdez a las 130 libras.

5. ¿Manny Pacquiao?

El promotor Bob Arum fue quien lanzó esa posibilidad, y a todas luces se ve como su mejor prospecto de pelea grande para Pacquiao si Floyd Mayweather Jr. no regresa. La brecha de categorías sigue siendo amplia. En el pesaje de la pelea con Walters, Lomachenko se vio algo chupado, como si hubiera tenido que deshidratarse de forma significativa para dar el peso, aunque no fue de gravedad. Esto podría ser síntoma de que le queden un par de peleas en 130 libras antes de subirlo de categoría. Manny Pacquiao, en contraste, pelea en 147 libras. Son tres categorías las que Lomachenko tendría que subir para enfrentar al filipino, en caso de que Pacquiao no acepte bajarse. El propio Manny ha reconocido que su trabajo como congresista en Filipinas le impide entrenar todo el tiempo que requeriría para bajar de categoría.

Sin duda, la de Lomachenko y Pacquiao sería una pelea muy interesante. Duelo de zurdos, ambos con gran ritmo de pelea, con velocidad y diversidad de ángulos. Sin embargo, subir tanto de peso puede complicarle a Lomachenko si no lo hace de forma ordenada. De entrada, por el peso y la experiencia, Manny Pacquiao saldría como favorito. De entrada, no parece una pelea facil de armar en el corto plazo, aunque no hay muchos retos en el horizonte para Lomachenko como para una pelea grande.

¿Te gustó?


212