Las razones para que la saga #CaneloGGG parezca inevitable

Compartir en:

El empate entre Gennady Golovkin y Saúl "Canelo" Álvarez nos lleva casi en automático por el derrotero de la saga, por armar una serie de peleas que reuna los ingredientes que busca el boxeo corporativo: mantener la atención del medio boxístico y generar mucho dinero. Por ese solo hecho, la pelea de desempate parece inevitable, pero no son las únicas razones.

1. El retiro de Andre Ward

Para Gennady Golovkin no hay otra cosa interesante -y lucrativa- en el futuro, que el Canelo. Y eso se debe al retiro de Andre Ward. Aunque Ward ya militaba en los semipesados, era una opción interesante para encontrarse con Golovkin en el peso súper medio para hacer una pelea que generara intriga y consumo entre los aficionados del boxeo. Pero una vez retirado Ward, ¿qué más le queda a Golovkin para darle colofón a su carrera? La respuesta parece más que obvia: una serie de peleas con el Canelo. 

2. Tampoco hay mucho para el Canelo

Las 160 libras, y algunas libras abajo, tampoco ofrecen algo interesante para el Canelo que no se llame Gennady Golovkin. Y por interesante, hablamos de algo que genere dinero. Un par de opciones medianamente atractivas pudieran ser David Lemieux o Billy Joe Saunders, pero parecieran peleas de complemento mientras se calienta una potencial segunda o hasta tercera pelea con Golovkin. Saúl no debería tener problemas para liquidar a ambos peleadores, aunque el estilo frontal de Lemieux podría contribuir para ver una pelea con buena cantidad de acción.

3. ¿Y Daniel Jacobs?

Gracias a la pelea que le dio a Gennady Golovkin, en la que se convirtió en el primer peleador que le llega al campanazo final al kazajo, Daniel Jacobs está bien cotizado. Hay un interés de la gente por volverlo a ver en una pelea grande. Si se alargan las negociaciones para el desempate entre el Canelo y Golovkin, Daniel Jacobs puede ser un comodín atractivo para ambos. No será una pelea que genere números desbordados, pero es la pelea más lucrativa para cualquiera de los dos, pero siempre como aperitivo mientras se concreta la negociación del desempate. Aunque la calidad de Jacobs es innegable, tanto Golovkin en una revancha, como el Canelo, saldrían favoritos ante Jacobs.

4. ¿Miguel Cotto?

Por un momento, Gennady Golovkin coqueteó con la posibilidad de Miguel Cotto. Sin duda, sería una pelea muy lucrativa, que genere dinero, atención, y acción sobre el ring. Pero Miguel Cotto ya demostró que a estas alturas de su carrera no está en la disposición de correr grandes riesgos. La mejor evidencia de ello es cómo se frustró la negociación con Juan Manuel Márquez al negarse a bajar más de peso, y esa era una pelea que prometía ser igual o más lucrativa que la de Cotto con Golovkin. La opción del boricua, aunque interesante, parece muy poco factible.

5. La gran rivalidad

Es cierto: no hay otras opciones igual de interesantes. Pero independientemente de ello, Golovkin y el Canelo ofrecieron una pelea cerrada en la que sus estilos se combinaron para generar controversia, algo de drama e intriga sobre el ring. Fue una muy buena pelea. Y merece repetirse. La afición al boxeo merece una segunda pelea en la que ambos peleados diriman la posibilidad de que haya una definición tras el empate y lo cerrado del primer encuentro. Esa sola razón hace que la pelea genere expectativa, y que la posibilidad de la saga resulte casi inminente.

 

 

¿Te gustó?


43