Lomachenko no gana nada con el triunfo sobre Rigondeaux

Compartir en:

La victoria de Vasyl Lomachenko la pasada noche del sábado en contra de un contrincante de menor tamaño y de más edad, además de lesionado, como lo fue el campeón del peso supergallo, el cubano Guillermo ‘El Chacal’ Rigondeaux (17-1, 11 Ko’s), no le ayudará a aumentar su popularidad con el aficionado promedio al boxeo.

La pelea Lomachenko vs Rigondeaux fue muy aburrida ante los ojos de muchos aficionados al boxeo que la vieron, y el final no fue de lo mejor, con la renuncia de Rigondeaux por una lesión en la mano izquierda. Elegir a un rival de dos divisiones abajo, como el cubano de las 122 libras, hace ver a Lomachenko como alguien que solo pelea ante tipos contra los que tiene una clara ventaja.

Floyd Mayweather Jr. escaló de la división superpluma hacia el peso super wélter para vencer a sus rivales. Mayweather no bajó dos categorías para enfrentar tipos más veteranos y de menor tamaño, tal y como lo hizo el sábado pasado Lomachenko en la pelea ante Rigondeaux en el Madison Square Garden en Nueva York.

Si Errol Spence Jr. hubiera peleado ante un veterano de 37 años con una mano izquierda lastimada, quien debió subir dos divisiones, desde el peso ligero para enfrentarlo, sería fuertemente criticado hoy día por los aficionados al boxeo. La afición estaría leyendo la oleada de comentarios negativos en contra de Spence.

Vamos a sincerarnos. Hoy Lomachenko es adulado tras pelear contra un tipo de 37 años que subió dos categorías, y además, es coronado como el peleador número uno libra por libra en el boxeo. Eso no tiene sentido para mí. Lomachenko no ganó nada en su triunfo sobe Rigondeaux, y hasta diría que Lomachenko perdió estátus, porque Rigondeaux lo dominó en el round uno, antes de que se lesionara su mano zurda, que es su mano fuerte. Ese fue el mejor momento de Rigondeaux en la pelea antes de la lesión. Y eso debes considerarlo como un factor del resultado final.

Lomachenko derrotó a un peleador lastimado, más pequeño y de mayor edad como Rigondeaux, en lugar de uno más alto, de dos divisiones arriba, como Terence Crawford. Lomachenko nunca se ofreció para pelear con Crawford, cuando era el poseedor de los cetros súper ligeros de los cuatro organismos principales. Crawford estaba dos divisiones por encima de Lomachenko y el ucraniano no lo retó para hacer esa pelea. Pero cuando una pelea en su contra, ante un rival más viejo y de dos categorías por DEBAJO de la suya le fue ofrecida al ucraniano, estuvo gustoso de aceptarla. ¿Qué les dice eso sobre Lomachenko?

Si Lomachenko quería crédito por haber derrotado a Rigondeaux, debió haber peleado con él en las 126 libras y no en las 130, que es la mitad del camino (122) en el que se hallaba el cubano y la división en la que pelea. Lomachenko hubiera mostrado algo de valentía si hubiera peleado ante ‘El Chacal’ en peso pluma en lugar de hacerlo subir dos divisiones antes de acceder a pelear con él.

No quiero ser la lluvia en el desfile para Lomachenko, pero no ganó nada al derrotar a Rigondeaux. En mi opinión, solo dañó su popularidad y mostró que necesita una ventaja sobre sus oponentes para pelear contra ellos.

¿Te gustó?


84