Lomachenko vs. García; el camino hacia una pelea de ensueño

Compartir en:

El cielo es el límite para el campeón súper pluma por la OMB, el boxeador de origen ucraniano, Vasyl Lomachenko, quien anoche venció de manera dominante al nacido en New Jersey, de sangre boricua, Jason 'Canito' Sosa.

"Quiero pelear con los campeones de las 130 libras y unificar los títulos de la división. Si ellos no quieren pelear conmigo, subiré a las 135. Me gustaría retar a Terry Flanagan. Mi plan final es conquistar  divisiones hasta retar a Terence Crawford", dijo Lomachenko la noche de ayer luego de derrotar de forma brillante a Jason Sosa.

Sosa abandonó la contienda al finalizar el noveno asalto, simplemente Lomachenko lo estaba arrasando y tenía poco sentido seguir intentando. El de Europa del este hizo de todo, golpeó, counteó y hasta en cierto momento del combate mostró algunas 'florituras' del tipo fiesta taurina.

Ahora el camino luce llano para una unificacióna ante el monarca inglés del peso ligero por la OMB, Terry Flanagan, mismo que ayer, a mi entender, dio una pobre actuación ante el básico batallador ruso, Petr Petrov. Flanagan sería, en el papel, una víctima más de Lomachenko, a juzgar desde el casi desastrozo performance del inglés en Manchester.

Por otra parte, no sé cuanto tiempo más pueda durar el unificado CMB y OMB en el peso súper ligero, Terence Crawford, en su actual categoria. Crawford tiene una decente prueba ante el dominicano Félix Díaz, próximamente, y tampoco imagino, por ahora, a Lomachenko compitiendo en las 140 libras. El tiempo será el mejor juez, pero es claro que para cumplir con el objetivo, el de Ucrania tendrá primero que sentar bases y cosechar éxitos en el peso ligero.

Dentro de las 130 y 135 libras nadie, como el soberano ligero por el CMB Mikey García, luce como una seria y riesgosa prueba para Lomachenko. Una pelea que sacaría chispas y al mismo tiempo sería un agradable juego de ajedrez boxístico en su más alta expresión.

García da la apariencia de tenerlo todo. Pegada, técnica, elegancia y certeza poco menos que infalible son los argumentos de un mexicoestadounidense que a cada que pelea nos deleita la pupila, al igual que pasa con Vasyl.

La siguiente jugada de ambos es una lógica en apariencia. Lomachenko en busca del título de Flanagan, en su arribo a las 135 libras y García unificando con el campeón ecuménico ligero por la AMB, el vinotinto Jorge Linares.

Mejor y más dura la empresa para el Mikey, sin dudas, de cara a una reyerta de ensueño entre el hermano menor del 'Grandpa' y el ucraniano que en solo 9 peleas ha llevado su boxeo a un nivel de los más altos que en esas categorías se haya visto por mucho tiempo.

Los caminos de Lomachenko y García están destinados a encontrarse

¿Te gustó?


100