Los 10 pendientes del boxeo mexicano para 2014

Compartir en:


El 2013 fue un año complicado para el boxeo mexicano. Los peleadores nacionales más mediáticos cayeron y la cosecha de nuevos campeones fue pobre. El nuevo año se presenta con retos importantes y asuntos pendientes que hay que subsanar.

1. ¿Revancha o retiro para Márquez? La derrota de Juan Manuel Márquez frente a Timothy Bradley fue una herida importante a su orgullo y, probablemente, también un obstáculo importante a sus planes. Después del nocaut épico sobre Manny Pacquiao, seguramente Juan Manuel quería ganar una corona en su quinta división distinta sobre Bradley y luego retirarse, pero Timothy le arruinó la fiesta. Ahora, la leyenda mexicana está concentrada en una sola cosa: conseguir la revancha ante Bradley y hacerla en México. Una quinta pelea contra Pacquiao ha sido insistentemente descartada por Márquez, y hoy parece que solo Bradley es lo que se interpone con su retiro.

2. ¿Se recuperará el Canelo de la derrota ante Mayweather? Es el peleador mexicano más vendedor del momento. Independientemente de sus condiciones boxísticas, es una figura a quien el boxeo corporativo no dejará morir tan fácilmente. Más allá de eso, el Canelo Álvarez está comprometido a demostrar si la apabullante derrota ante Floyd Mayweather se debió a una carencia de recursos o si fue el resultado obvio de ser avasallado por el que quizás sea el mejor peleador de su época.  El 2014 del Canelo debe tener tres ingredientes para mantener su poder vendedor: ir ante nombres importantes, volver a ganar y dar peleas espectaculares.

3. ¿Se recuperará Chávez jr? Julio César Chávez se ha perdido en la apatía. Tras su suspensión, regresó con una actuación muy dudosa ante Brian Vera, su única pelea en un 2013 perdido, y hoy sigue debatiendo ante sí mismo si debe conseguirse otro entrenador o seguir a la deriva solo acompañado de su equipo más íntimo. Es un peleador vendedor, quizás el segundo más vendedor entre los mexicanos solo detrás del Canelo, pero sus propios demonios lo han bloqueado. Igual que con el Canelo, su televisora y promotores no lo dejarán caer e intentarán recuperarlo a toda costa. El Junior ha dicho que ahora peleará en la división súper mediana donde, si se aplica, le esperan peleas grandes y espectaculares ante gente como Cral Froch o Andre Ward.

4. Abner Mares debe regresar. Jhonny González ni siquiera lo dejó desplegar su boxeo cuando lo noqueó en el primer round en agosto pasado. Abner perdió el invicto y el cinturón, pero eso no le quita sus cualidades, y sigue siendo uno de los peleadores con más posibilidades de convertirse en la próxima gran figura del boxeo mexicano. El primer pendiente de Abner es imponerse en la revancha ante Jhonny, desplegar inteligencia y táctica sobre el ring. Dar una lección de boxeo. Solo así podría borrar la mancha que le dejó Jhonny González, aunque no la tendrá nada facil. Y no solo eso, sino que Abner debe seguir buscando a los grandes nombres, presionando por ir en las grandes peleas como lo ha hecho hasta ahora.

5. El año del Gallo. Juan Francisco Estrada fue una de las más emotivas incorporaciones a la baraja de campeones mexicanos. El triunfo épico sobre Brian Viloria quedará grabado en la historia de las grandes victorias, y también le dio al Gallo de Puerto Peñasco un estatus inmediato de etrella. Ahora, Estrada debe estar a la altura de ese estatus, enfrentarse a los grandes peleadores que hoy tiene la división mosca y ganar, ser un campeón duradero. Suena  ya con insistencia una revancha con el Chocolatito González, ahora que el nicaragüense subió a la división mosca, y esa sería una pelea grande para el Gallo, donde un triunfo le seguiría sumando a su estrellato y comenzaría a atraer las miradas de los compiladores de los listados libra por libra.

6. ¿Y la próxima estrella? No fue un buen año para los peleadores que buscaban coronarse campeones mundiales por primera vez y que cayeron, algunos de forma muy dudosa, en la casa del campeón. Tal fue el caso del Pollito Ceja, del Gallito Orucuta, el Crazy Jardón, o Ray Beltrán. Todos ellos tienen facultades, y seguramente recibirán otra oportunidad titular. Son prospectos para llegar al cinturón y seguramente algunos de ellos lo conseguirá. ¿Quién será el bueno?

7. El reto del Siri. Orlando Salido es un guerrero que le planta cara a quien sea, y su próximo rival puede ser un león, no solo por las cualidades propias de ese rival, sino porque va empujado por el boxeo corporativo: Vasyl Lomachenko. Al bicampeón olímpico, Top Rank lo quiere coronar campeón mundial en su segunda pelea como profesional y ven al Siri como un campeón viable para enfrentarlo. Fiel a la escuela olímpica, Lomachenko es un peleador bien trabajado técnicamente, con variedad de golpeo que podría ser veneno para el Siri como lo fue Mikey García en su momento. Pero es también la hora de saber qué tanto aprendió Salido de su derrota ante García y si llega determinado a no volver a perder el campeonato. La pelea entre Salido y Lomachenko está para frotarse las manos.

8. ¿Cuál es el plan para Óscar Valdez? Difícilmente peleará un campeonato mundial en 2014, pues aún no está listo. Pero su estilo agresivo, su velocidad, potencia y precisión sobre el ring siguen cautivando a los aficionados. TV Azteca le seguirá dando juego, pero ya es hora de subirle la dificultad de sus rivales, de darle una mayor exigencia, sin echárselo aún a los leones. Eso es lo que la gente quiere ver en Valdez y ese es el gran reto que tiene para este año.

9. La resurrección obligada de los pesos chicos. Moi Fuentes, el Zurdito Sánchez y el Confesor Hernández son peleadores importantes para México en las divisiones pequeñas pero que por una u otra causa no pudieron brillar con toda la intensidad. El Zurdito Sánchez estuvo aquejado todo el año por problemas para dar el peso súper mosca y eso le costó su campeonato mundial. Ahora el reto para él será subir a la división gallo y hacer campaña allí. Moi Fuentes, por su parte, sigue con Donnie Nietes metido en la mente, pues el controvertido empate con él en Filipinas le impidió coronarse en la división mini mosca que sería su segunda categoría distinta como monarca. La revancha sigue pendiente, pues Moi ya es el campeón interino mientras Nietes, el monarca absoluto, se recupera de una ausencia y tendrán su encuentro obligatorio. Puede ser el gran regreso de Moi Fuentes. Y el Confesor Hernández, por su parte, se ha perdido en la monotonía de pelear siempre en escenarios cómodos y ante rivales de dudosa calidad. El 2014 debe ser el año de la consolidación del Confesor y, sobre todo, de dar ese triunfo dramático, importante, que lo meta al imaginario del público mexicano.

10. ¿Y José Sulaimán? El máximo jerarca del Consejo Mundial de Boxeo atraviesa problemas de salud que lo han llevado a retirarse temporalmente de la gestión del organismo. Sin ser peleador, Sulaimán ha sido un personaje clave en la historia del boxeo mexicano y, si su ausencia se prolonga, el pugilismo nacional cambiaría, para bien o para mal. Para nadie es un secreto que desde su posición en el CMB, Sulaimán ha impulsado a los peleadores mexicanos, muchas veces injustamente, pero que también el CMB ha sido un promotor decisivo en cambios fundamentales que ha tenido recientemente el boxeo. Así que la salud de José Sulaimán sin duda será un tema a seguir en este naciente 2014.

¿Te gustó?


67