Los pretextos del mal perdedor

Compartir en:


Existe una mala costumbre de muchos fanáticos que dicen cuando un peleador “élite” pierde es porque es un “indisciplinado”. Estos deben saber que la mayoría de los boxeadores “élites”, por no decir todos, cuentan con un grupo de trabajo que es precisamente para eso, velar sus pasos y hacerse responsable de que asista a todos sus entrenamientos. Y más cuando se acuartelan para las peleas grandes donde se supone que siempre vayan en sus mejores condiciones.

Esa excusa no es válida, la mayoría de los boxeadores pierden simplemente porque su rival fue mejor esa noche o porque fue, es y será más talentoso. Ustedes no saben cómo se matan la mayoría de los boxeadores entrenando y en esos incluyo a Miguel Cotto, Juanma López y Wilfredo Vázquez Jr. que he tenido la oportunidad de asistir a varios campamentos donde entreman y son sumamente rigurosos y explotadores, la mayoría de nosotros no duraremos ni media semana con un plan de trabajo como el de estos.

Decir argumentos como esos es quitarle méritos al ganador, muchas veces porque no era tu favorito o porque no era tu paisano. Si Wilfredo Gómez no se entrenó bien frente a Salvador Sánchez, pues la victoria del mexicano es doble porque él si fue lo suficientemente responsable para entrenarse a conciencia y eso es parte esencial de ser mejor peleador que tu rival y da crédito al refrán que dice “las peleas se ganan fuera del ring, en los entrenamientos y no la pelea, los 12 asaltos es la parte fácil, entrenar dos y tres meses la difícil”.

También hay varios que menosprecian la victoria que tuvo Bernard Hopkins sobre la estrella máxima boricua del cambio de siglo: Félix “Tito” Trinidad y dicen que al boricua le afectó lo del 11 de septiembre, más sus problemas matrimoniales que sucedieron justamente antes de ese combate. Al parecer desconocían que esa era apenas la segunda pelea del boricua en 160 libras y que Hopkins contaba con 13 defensas de su título antes de enfrentar al boricua y que lo defendió un total de 21 veces (récord de defensas en 160 libras) antes de “perder” frente a Jermain Taylor. Y para certificar que no fue “casualidad” su victoria frente al boricua, todavía es la hora que a sus 48 años de edad es campeón mundial actualmente, otro récord que tiene en su haber.

No porque Tito haya perdido con Hopkins es mal peleador ni porque Gómez perdió con Sánchez era malo, ellos son leyendas que como Ali, Leonard, Robinson, Chávez y muchas glorias del boxeo que perdieron combates importantes y se les conocen como grandes del deporte. Soy un fiel creyente que las excusas no deben existir en el deporte y mucho menos en el boxeo, ya que usted como boxeador debe ser responsable y saber que debes subir a un ring en óptimas condiciones ya que no solo te arriesgas a perder el combate si no que podrías hasta perder tu vida.

¿Te gustó?


93