No soy más el hijo de Julio César Chávez

Compartir en:

David Faitelson pidió disculpas anticipadas al mencionarle a Julio César Chávez la palabra parricidio. Es cuando un hijo mata al padre, explicó el periodista, dejando claro que la expresión no iba en un sentido literal sino simbólico.

En ese instante la atención de los otros dos colegas -Bernardo Osuna y Jorge Eduardo Sánchez-, pero especialmente la de Chávez, se enfocó en la figura y el discurso de Faitelson, quien repitió la frase con la que Chávez Jr. abrió su cita con los medios de comunicación, y enseguida le cuestionó al padre sobre el apremio resultante de llevar un apellido histórico para el boxeo.

Chávez asintió respondiendo sin titubeo: “Definitivamente. Tienes mucha razón. Es por eso que en los últimos veinte días no estuve en la concentración de mi hijo, para darle su espacio, porque yo siento que cuando estoy en los entrenamientos él trata de hacer las cosas lo mejor que puede por quedar bien conmigo.”

La insistencia de Faitelson en el tema se dirigió a la esquina, a la hora de la pelea con Canelo. El periodista avisó, nuevamente, que carecía de la autoridad para dar algún consejo, y luego le aconsejó a Chávez que guardara su distancia con la esquina de su hijo el sábado en Las Vegas: “Aléjate, deja que Beristáin haga su trabajo y que tu hijo sea tu hijo.”

Chávez volvió a asentir la noción del periodista: “Te lo prometo que no voy a estar cerquita de él, voy a estar…”

La respuesta del ídolo mexicano fue interrumpida por un comentario bromista de Faitelson para aligerar la plática sobre un tema tan pesado. El segmento de Semana de Campeones de ESPN estaba tomando un tono melodramático quizá no contemplado para el programa: “Yo te llevo conmigo, tengo un boleto de última fila. Allá la vemos juntos.”  

Vinieron algunas carcajadas y se orientó la conversación en la posibilidad que tiene Chávez Jr. de noquear a Canelo Álvarez. Por lo pronto, en aquella frase que Faitelson repitió con curiosidad luego de disculparse, parece que Julio Jr. ya derribó a uno de sus más grandes adversarios: “No soy más el hijo de Julio César Chávez. Soy el nuevo Julio César Chávez.”

¿Te gustó?


344