¿Por qué Danny y no Floyd como el mejor de 2013?

Compartir en:


Los premios a lo mejor del año siempre son subjetivos y generalmente reflejan un gusto personal, o se basa en criterios que cada quien juzga de manera distina. Por eso, escoger al mejor peleador del año 2013 ha sido todo un dilema, porque primero había que seleccionar qué criterios aplicar. En base a eso, escogí a Danny García como el mejor peleador de 2013 por encima de Floyd Mayweather. Y aquí planteo mis razones.

El talento y la superioridad de Floyd Mayweather están fuera de toda duda, pero lo que sí se le puede cuestionar es que sea tan selectivo con sus rivales y que le siga debiendo al público la tan esperada pelea con Manny Pacquiao. Primero, peleó con Robert Guerrero un peleador que escogió Floyd a pesar de tener otras opciones más interesantes y no ocurrió nada inesperado sobre el ring, pues Floyd le dio una clase de boxeo a Guerrero, le pasó por encima, y fue superior en todos los renglones boxísticos. Sí, Floyd Mayweather lució como un maestro, pero Robert Guerrero no era un rival que alguien esperara que le diera problemas. Y luego llegó el Canelo Álvarez, un peleador más publicitado que probado, que demostró ampliamente su inexperiencia sobre el ring, y también fue superado en todos los renglones boxísticos, con el tema de que Mayweather obligó al Canelo a bajar un par de libras hasta un peso pactado.

Floyd Mayweather fue muy superior a sus rivales, sí, pero sus rivales en ningún momento plantearon una amenaza sobre el ring. Las peleas de Mayweather en 2013 estuvieron carentes de emoción, de drama, o de exigencia.

Danny García, en cambio, es un peleador que no rehuye a nadie. Ha peleado con cualquier nombre que haya planteado una amenaza, en la medida en que la guerra fría de promotoras lo ha permitido. La división de los súper ligeros entró en una especie de torneo en la que sus principales protagonistas se fueron eliminando entre ellos y Danny fue el gran ganador.

Primero se enfrentó a Zab Judah en una pelea dura. Judah fue el clásico peleador correoso, con mucha experiencia y malicia sobre el ring, que ofreció una pelea muy competitiva y que obligó a Danny a sacar lo mejor de sus recursos boxísticos para llevarse la decisión unánime.  Y luego enfrentó a Lucas Matthysse que se había convertido en uno de los pegadores más temibles de la categoría y que había liquidado a varios de los protagonistas súper ligeros. Matthysse era un digno semifinalista en esta especie de torneo, y muchos lo consideraban favorito para derrotar a Danny. La pelea fue muy atractiva y competida, hasta que Danny García impuso un mejor comando del ring, logró cerrarle el ojo a Mattysse minándole sus capacidades y a partir de ahí hizo un plan efectivo de pelea para llevarse una cerrada decisión unánime.

En 2013, Danny García ofreció lo que Floyd Mayweather da a cuentagotas, según sus críticos: intensidad. Lo sabemos, Mayweather da lecciones de boxeo sobre el ring, pero García no fue ningún rústico, fue un pegador que combinó poder, inteligencia, contragolpe, y lectura de pelea, además de peleas intensas y emotivas.

En esta época en que el boxeo corporativo ocasionó un cisma en el boxeo en aras de los intereses económicos, siempre aplaudiremos a un peleador que se sube al ring con quien sea, que ofrece acción y, sobre todo, aplaudiremos siempre que sea un verdadero campeón, de los que barren su división. Por un momento la división de los súper ligeros pareció al viejo estilo, cuando no había organismos y los campeones tenían que pelear contra sus mejores retadores. Para Danny García solo quedará pendiente una pelea que quizás nunca veremos por la guerra de promotoras, y esa es frente a Ruslan Provodnikov.

Pero con excepción del ruso, Danny García enfrentó a quien tenía que enfrentar para ser el mejor de su división y no podemos decir lo mismo de Floyd Mayweather, un peleador super dotado sí, pero que también es el símbolo más representativo de las cosas negativas que tiene el boxeo corporativo.

Es por eso, que para mí, Danny García fue el mejor peleador del 2013. Y también merecen menciones especiales Mikey García, Adonis Stevenson y Gennady Golovkin.

¿Te gustó?


29