Tim Bradley emitió un comunicado para anunciar su retiro

Compartir en:

Tal como se había divulgado hace dos semanas, Tim Bradley finalmente ha decidido dejar el boxeo. El ex campeón mundial de dos divisiones hizo oficial su retiro el día sábado enviando un comunicado donde expresaba las emociones que le generaba una decisión como esta.

Bradley nació en California, EU, en 1983. Pisó el ring por primera vez como profesional en el 2004. Ganó campeonatos mundiales en peso superligero y welter. Enfrentó a rivales de la talla de: Juan Manuel Márquez, Nate Campbell, Jessie Vargas, Joel Casamyaor, Ruslan Provodnikov, Devon Alexander, y por supuesto, Manny Pacquiao, con quien peleó por tercera ocasión en abril del 2016. Esa noche Bradley perdió por decisión unánime y desde entonces no volvió a subir al ring.

El ex púgil de 34 años emitió su mensaje a través del sitio Fight News. Acá ofrecemos una traducción del comunicado con el que Bradley anunció su retiro del boxeo.

“Siempre llega un punto en la vida donde tenemos que tomar decisiones que, sin importar si sabemos la opción correcta, todavía nos deja llenos de sentimientos encontrados. He pasado los días tratando de encontrar las palabras correctas para describir este punto en mi vida y no importa cuánto me siente y reflexione, aún no sé si estas palabras pueden hacerle justicia a mis pensamientos. Pero haré lo mejor para compartir lo que siento.

No es ningún secreto que la vida de un atleta profesional no es fácil. Sí, viene con mucha fama y fortuna pero también con miedo y fatiga. El boxeo me dio un propósito y me definió. Me dediqué a mi oficio por 23 años, empujado por mi pasión por este deporte, mi cariño por mi equipo y mi admiración por todos ustedes que me apoyaron. Me entregué al cien por ciento para ser el mejor y siempre me levanté cuando caí. El boxeo me dio raíces, me mantuvo alejado de las calles, me dio confianza, me enseñó cómo ser un hombre y enfrenté cada reto como debía.

Y para ustedes, los fanáticos de hueso colorado. Hombre, ha sido una montaña rusa. Los moretones, los golpes, los altibajos. Los días en que no quería levantarme de la cama y las noches en que no podía dormir. Muchas ocasiones mi corazón, mente y alma fueron puestos a prueba pero con cada reto había esperanza…y ahí estaban todos ustedes, dándome el coraje para seguir peleando. No puedo hallar las palabras para decirles cuánto los aprecio a todos y cómo traté de mantenerme siempre humilde. Gracias. Gracias por apoyarme cuando no lo merecía, alentándome cuando más lo necesitaba. Soy el hombre que soy hoy gracias a todos ustedes.”

¿Te gustó?


48