Top Rank ya había advertido a la NSAC sobre Adalaide Byrd

Compartir en:

El vicepresidente de operaciones de Top Rank, Carl Moretti, evidenció la noche del sábado que ya había advertido anteriormente a la Comisión Atlética de Nevada sobre el cuestionado trabajo de la jueza Adalaide Byrd, cuyo nombre le dio la vuelta al mundo este fin de semana por anotar una puntuación disparatada para muchos: 118-110 a favor de Canelo Álvarez en una pelea pareja donde la mayoría de los analistas reconocidos vieron ganar a Gennady Golovkin por poco margen.

Moretti divulgó a través de Twitter el extracto de una nota donde admitía haberse opuesto a la asignación de Byrd como jueza para la pelea entre Vasyl Lomachenko y Nicholas Walters, en noviembre del año pasado. Aquél enfrentamiento no ocupó la decisión de los jueces pues Walter optó por abandonar la competencia antes de comenzar el octavo round.

Al término del declarado empate entre Canelo y Golovkin, Moretti publicó un pedazo de la nota donde él aclaraba en una entrevista con Boxing Scene, su opinión al respecto de la ahora impopular jueza.  

“Respetuosamente le pedimos a la Comisión de Nevada que Adalaide Byrd no fuera asignada a esta pelea [Lomachenko-Walters]. De ahí se derivó una conversación que tuvimos con Bob Bennett [director ejecutivo] sobre cómo es una buena jueza. [Sin embargo] algunos jueces pueden tener buenas noches y pueden tener malas noches. Pero cuando ella tiene malas noches, parece quedarse muy lejana en las puntuaciones. Bennett la defendió mucho, no quiso escuchar nuestra objeción.”

Esa noche en Las Vegas, antes de que terminara la pelea, Adalaide Byrd llevaba junto a los otros dos jueces (Glenn Trowbridge y Burt Clements) adelante a Lomachenko en las tarjetas. Pero ese combate, a diferencia del que vimos el sábado pasado, fue claramente del lado del ucraniano, al punto en que el jamaiquino decidió no pelear más.

Como puede leerse en la declaración de Moretti, el director ejecutivo de la Comisión de Nevada eligió no atender la petición de Top Rank. Pero en el caso de Canelo-GGG, las críticas y las quejas han sido demasiadas como para hacer caso omiso y Bennett anunció este fin de semana que Byrd no quedará inhabilitada como jueza, pero sí tendrá un “pequeño descanso para recuperarse de lo sucedido” antes de volver a trabajar en un evento de tales magnitudes.

 

¿Te gustó?


34