Deuda millonaria, la otra pelea de Mayweather

Compartir en:

En diversos medios estadounidenses que gozan de credibilidad (como ESPN, Boxing Scene) ha aparecido durante los últimos días la novedad de que Floyd Mayweather abandonó el retiro por razones poco deseables: deudas millonarias.

El ex campeón mundial fue obligado por deudas contributivas a volver a calzarse un par de guantes. Según los reportes que han circulado en la red, Mayweather le debe aproximadamente 30 millones de dólares en impuestos al IRS (Servicio de Impuestos Internos, por sus siglas en inglés), entidad gubernamental en Estados Unidos encargada de la recaudación fiscal.

De acuerdo con la información publicada en la prensa, Mayweather tiene una deuda de 22.2 millones de dólares en impuestos por el 2015, año en que peleó contra Manny Pacquiao (donde obtuvo alrededor de 300 millones de dólares, el mayor ingreso de su carrera) y Andre Berto, en lo que había sido su pelea de despedida.

Mayweather habría solicitado, a principios de julio, una prórroga al IRS para liquidar su adeudo con el cheque que recibirá por enfrentar a Conor McGregor el 26 de agosto en la Arena T-Mobile de Las Vegas.

Al escucharse el murmullo mediático que señalaba a Mayweather como deudor ante el fisco de su país, el boxeador utilizó las redes sociales para contradecir lo expuesto por la prensa. Floyd entonces mostró una foto de un documento que da cuenta a tres pagos que acumulan un total de 26 millones de dólares.

“Cree la mitad de lo que ves y nada de lo que escuches, especialmente cuando se trata de la prensa de este país”, escribió Mayweather en redes sociales junto a la foto. “Cuando todos están contando mi dinero y asumiendo lo peor, estos son los hechos...Tío Sam recibió $26,000,000.00 de mi parte en el 2015. ¿Qué más podrían querer? Estoy seguro de que yo habría sido notificado mucho antes si hubiera discrepancias, ¿no es así? Lo que pasa es que todos quieren ser parte del show de Money May, incluido el IRS. Está bien. Pueden hacer números todo el día, al final, mi imperio está sólido como una roca.”

En las dos conferencias de prensa del tour de promoción llevadas a cabo hasta ahora (Los Ángeles, Toronto) McGregor ha aprovechado la situación para regodearse en los conflictos fiscales que aquejan a Mayweather, quien se ha defendido mostrando un cheque de 100 millones de dólares por su pelea con Pacquiao y algunos fajos de billetes, sacados de una mochila en su turno al micrófono durante los eventos.

Forbes estima que Mayweather ha ganado unos 700 millones de dólares en toda su carrera, 'solvencia económica' que le permitió hacerse de varias mansiones en ciudades como Las Vegas, Los Ángeles y Miami; invertir en negocios de bienes raíces e impulsar ideas emprendedoras de amigos y familiares; fundar su propia promotora de boxeo y empresa de representaciones deportivas, entre otras cosas.

En contraste con la defensa publicada por Mayweather donde argumenta tener un imperio “sólido como una roca”, ahora circula un reporte que afirma que Mayweather tiene otra deuda con el IRS (además de la del 2015) de 7.2 millones de dólares por impuestos del año 2010.

Varios medios han asegurado no obtener respuesta cuando intentan comunicarse con el abogado de Mayweather o alguno de sus asesores.

Por lo pronto la gira de promoción de Mayweather-McGregor llega hoy por la tarde a Nueva York, y concluye el día viernes en Londres. De ahí quedará todo enfilado para la semana de la pelea en Las Vegas, la ceremonia del pesaje y el enfrentamiento del sábado 26 de agosto.

Hace unos días Mayweather, desde su jet privado, dijo en exclusiva al portal Fight Hype que su pleito con McGregor será, definitivamente, el último de su carrera, sin importar el resultado. Mayweather reveló que tuvo una plática con su asesor Al Haymon y le expresó sus deseos de volver al retiro.

“Hablé con Al”, dijo Mayweather, que en febrero cumplió 40 años de edad. “Esta es la última. Mi cuerpo está agotado. Ya no puedo más.”

¿Te gustó?


65