Y después de Brandon Ríos, ¿qué?

Compartir en:


Hubo mucha promoción y expectativa para la pelea entre Manny Pacquiao y Brandon Ríos, quizás un poco más de lo normal, debido a que era el regreso de Pacquiao, luego de haber sufrido derrotas consecutivas, a manos de Tim Bradley y Juan Manuel Márquez, este último en el tan recordado KO que quedará para la historia.

¿El rival? Brandon ‘Bam Bam’ Ríos. Un buen peleador, con mucha pegada, mucho poder, bastante aguante, mucha garra y energías, pero con muchísimas deficiencias técnicas que lo ponían como el rival perfecto para que Pacquiao regresara por todo lo alto. Se hablaba de que podía llegar a ser un combate similar al de Pacquiao-Margarito, en el cual Pacquiao destrozó por completo y le boxeó a placer al ‘Tornado de Tijuana’.

Por si fuera poco el combate se llevó a cabo en Macao, China, un mercado totalmente nuevo para el mundo del boxeo y en el cual Bob Arum busca establecerse y sacar el mayor provecho del negocio.

Desde un principio apoyé rotundamente a Ríos para este combate, aun sabiendo que la lógica me decía que esta pelea fue totalmente planificada para que Manny regresara por todo lo alto, ya que el estilo de Ríos, muy frontal, sin defensa y muy lento, es el adecuado para que Manny, con más velocidad y movimientos laterales y explosividad, hiciera lo que le viniera en gana ante Brandon.

Sin embargo, siempre le di un voto de confianza a Ríos, pero al final del día, pasó lo que tenía que pasar. Manny Pacquiao pulverizó a Brandon Ríos en doce asaltos en donde si bien Brandon logró conectar uno que otro golpe al cuerpo y rostro de Manny, esto no fue suficiente para poder acabar con el filipino y mucho menos frenarle la lluvia de combinaciones, golpes al cuerpo que este le propinó a Ríos a lo largo del combate.

¿Qué decir de Brandon? Luchó hasta el final, no le quito eso. Para mí fue un guerrero que se plantó y nunca corrió, siempre buscó la pelea, pero ya sin gasolina en el tanque no pudo conectar con poder al final del combate y fue más de lo mismo. Lo intentó, pero no pudo. Brando demostró que si bien es cierto posee mucha pegada y aguante, no tiene cualidades técnicas que lo ayuden a hacerle frente a boxeadores estilistas o estilistas/contragolpeadores. Tiene mucho que trabajar para mejorar y sobrevivir en la división de las 147 libras.

Manny Pacquiao simplemente peleó solo esa noche. Buenas combinaciones al rostro de ‘Bam Bam’, trabajó bien el cuerpo y sin duda su velocidad tanto para atacar, como para salirse de las oportunidades en las cuales se vio acorralado contra las cuerdas ante Ríos, fueron clave para que ganara ampliamente este combate.

Sin embargo, noté a un Pacquiao mucho menos explosivo esta vez. Lo noté un poco más lento de lo normal, y recibiendo castigo innecesario de parte de Ríos quien sabemos, pega muy fuerte. Creo que el padre tiempo está haciéndose notar en Manny, quien ha sido un guerrero y no le ha huído a nadie desde que llegó al profesionalismo.

Quisiera ver a este Manny Pacquiao enfrentando a un Tim Bradley, o incluso otra vez contra Miguel Cotto. Creo que tanto Bradley como Cotto tienen hoy en día, más argumentos en su arsenal para derrotar a Manny. No es que le estoy quitando méritos a Manny por su victoria ante Ríos, claro que no, simplemente no lo vi como el Manny que derrotó a Cotto, que hizo lo mismo con Margarito, al igual que con Hatton.

Para mí este es un Manny Pacquiao que tiene muchas ganas de volver a la élite del boxeo, pero creo que a pesar de tener esa hambre, el físico y la edad pudieran estar jugándole en contra. Espero que no, pero es lo que opino honestamente.

¿Qué sigue para Pacquiao y Ríos?

Manny ha dicho que lo que sigue para él lo deja en manos de su promotor Bob Arum y tiene mucha razón, pero si queremos nombrar alguno que otro rival, pienso que una revancha con Tim Bradley puede vender mucho, y esta vez sí veríamos quién es mejor entre estos dos. Después de allí no veo más rival que genere un buen combate y un buen pago por evento para Manny.

Para Ríos la lista es mucho más amplia, pero me parece muy atractivo buscar un tercer combate ante Mike Alvarado, sería algo positivo dado que ambos vienen de derrotas y el historial entre ellos muestra un empate, así que este combate puede ser muy atractivo.

Lo que deja esta velada boxística para mí, es que el verdadero ganador de la noche, fue sin duda el ‘zorro viejo’ Bob Arum y su promotora Top Rank. El negocio le salió redondo y logró el cometido.

¿Te gustó?


42