in ,

70 años de Sugar Ray Robinson vs. Jake LaMotta V

El nombre de Jake LaMotta significó para Sugar Ray Robinson su primera derrota dentro del boxeo. Tuvieron que pasar 131 peleas para que el comúnmente llamado mejor boxeador de todos los tiempos sufriera un revés en su mítico record que hoy es casi imposible de concebir. LaMotta y Robinson pelearon seis veces entre 1942 y 1951. La tercera pelea entre ambos fue la que el “Toro Salvaje del Bronx” maniobró tan bien como para llevarse una victoria por puntos, derribando a Robinson en el séptimo round.

Más adelante, pese que LaMotta lograría tirar en más ocasiones a su reconocido oponente durante las próximas peleas, alcanzaría a ganar ninguna de ellas. El estilo de LaMotta era el de un peleador que daba sin importar lo que recibiera. Él mismo ha reconocido haber tomado castigo innecesario, aunque sigue viviendo –a diferencia de Robinson, quien murió en 1989– hasta hoy a la edad de 94 años. “Inconscientemente no sabía el castigo al que me exponía en ese entonces”, dijo alguna vez. “Yo peleaba como si no mereciera vivir.”

El 26 de septiembre de 1945 tuvieron su quinta pelea en el Comiskey Park de Chicago. La Prensa Asociada escribió que Robinson balanceó la pelea a su favor en los primeros rounds con un boxeo superior y de mayor brillantez que el rústico y silvestre LaMotta. Después, el negro se dedicó más a conservar su ventaja de manera inteligente. Según las crónicas de aquella noche, los 14 mil espectadores presentes abuchearon la decisión que le otorgaba el triunfo al boxeador negro, quizá, especulan las memorias sobre la pelea, debido a que escogió cerrar el combate peleando cautelosamente.

Sugar Ray Robinson afirmó extrañamente que ésa, y no alguna otra –como en la que fue derrotado–, había sido “la pelea más difícil” que sostuvo con LaMotta. Posteriormente, el 14 de febrero de 1951 –otra vez en Chicago– intercambiarían golpes una vez más, por sexta ocasión, el negro de Detroit y el toro del Bronx. Aquella fue una pelea mucho menos pareja en donde LaMotta perdió por nocaut técnico en el round 13. Se le conoce como “La Masacre de San Valentín” debido a la violenta pena que Robinson descargó sobre su rival, cuyo único orgullo fue haber permanecido de pie ante la vehemente acometida. “Yo lo tuve en la lona varias veces”, dijo LaMotta sobre su rivalidad con Sugar Ray. “Pero él nunca me tumbó”.

Lucas Mathysse no descarta revancha con Danny García en peso welter

Tyson Fury predijo la lesión de Klitschko en programa días antes