in

Activismo y lucha: José Ramírez, el campeón de los migrantes mexicanos

Activismo y lucha: José Ramírez, el campeón de los migrantes mexicanos

De entre los peleadores con sangre mexicana que abundan en el boxeo, José Ramírez, campeón mundial súper ligero del CMB y la OMB, es el que tiene la voz más potente de todos, gracias a su incansable activismo para mejorar las condiciones laborales de los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Mummahad Ali fue el arquetípico boxeador que como activista social luchaba por los derechos y seguridad de minorías raciales y musulmanas en Estados Unidos, una agenda que mantuvo hasta los años finales de su vida trascendiendo más allá del deporte para dejar fijo un legado sumamente respetado.

Tras la muerte de la leyenda afroamericana en 2016 el boxeo parecía quedarse sin esa figura dual que abajo del ring podía luchar de manera tenaz por grupos de personas en condición vulnerable.

Es entonces cuando adquiere mayor relieve el papel del mexicoamericano José Ramírez.

Ramírez, de 28 años, quien disputa esta noche contra el británico Josh Taylor el derecho a ser reconocido como el único campeón invicto, indiscutible, lineal, unificado del deporte.

Ambos chocan en Las Vegas, Nevada para ceñirse los cinturones de peso super ligero. El de la CMB y OMB, están en poder de Ramírez; los de AMB, OMB, FIB y RING Magazine, los tiene Taylor.

Regresando al activismo y la lucha social es José Ramírez quien claramente ha elevado su perfil como campeón de las causas sociales de los mexicanos migrantes. Tanto de los indocumentados como los residentes legales, que laboran en los campos agrícolas de California. Justo en esa zona donde se produce más del 60% de las frutas y vegetales que todo Estados Unidos consume en un año.

Como hijo de campesinos mexicanos que creció en el Valle Central de California, Ramírez mismo laboró en su adolescencia justo ahí. Y lo hacía al lado de hombres y mujeres que tenían que trabajar hasta 10 horas diarias bajo las inclemencias del clima y condiciones de explotación laboral para ganar apenas 7 dólares la hora.

Sufrir en carne propia esas tareas y ver cómo personas mayores que él se desgataban físicamente con el paso del tiempo sin tener derechos reconocidos en Estados Unidos creó en él una intensa conciencia para luchar no solo esta causa, sino para preservar miles de empleos en este sector y asegurar la disponibilidad de agua en el largo plazo.

José Ramírez empezó a elevar su perfil en el activismo en 2014. Fue justo cuando una histórica sequía, que ha regresado, asolaba al suroeste de California, poniendo en riesgo miles de empleos y decenas de campos agrícolas, así como la producción.

En una entrevista para The Guardian, publicada el 17 de mayo, Ramírez le explicó al decano británico Donald McRae que utiliza su plataforma como campeón mundial para extender su influencia. Con ello, quiere abrir puertas con políticos locales, congresistas estatales y senadores que representan a California en el Capitolio estadounidense.

“No soy un político que tiene que jugar bien sus cartas. Soy sencillo y sé lo que es importante para estas familias. Puedo decir la verdad “, comentó para el diario inglés.

Ramírez trabajó con la Coalición Latina del Agua de California para hacer conciencia entre los políticos y que finalmente pudieran elaborar un proyecto de ley que les otorgue dinero para construir represas. En 2014, se aprobó como Propuesta 1 con el 76% de los votos a favor de esta iniciativa.

El impacto directo de José Ramírez

Las labores de cabildeo y activismo de José Ramírez, pequeños agricultores organizados y de la citada Coalición civil crearon las condiciones para integrar un equipo de ingeniería para construir la nueva Presa Temperance.

Ramírez había donado más de 3 mil dólares para hacer realidad esta obra, en apoyo a la Autoridad de Infraestructura Hídrica del Valle de San Joaquín.

Sus gestiones dieron resultado. El 30 de julio de 2016 la Comisión del Agua de California otorgó fondos estatales de bonos de agua por un monto de 171 millones de dólares al proyecto de embalse y presa Temperance.

La acción se produjo durante una audiencia de la Comisión del Agua recientemente en Sacramento, gracias a las gestiones que Ramírez inició de manera intensa en 2016, cuando tenía marca de 17-0-0, con 12 nocauts y empezaba ya a cobrar relevancia como futuro contendiente al título mundial.

Desde entonces no ha dejado de recaudar fondos, hacer conciencia y presionar a políticos de los partidos Republicano y Demócrata para cambiar las condiciones de trabajo, ofrecer alivio de agua y ayudar a las comunidades inmigrantes. 

Fue justo en 2016, cuando se intensificó la  terrible sequía, cuando el activismo de Ramírez se extendió por todos los valles agrícolas. Llegó hasta el Congreso y Cámara de Representantes en Washington para elevar la voz por los migrantes mexicanos y los trabajadores agrícolas mexicoamericanos, así como por los pequeños productores de California.

Y lo hizo justo el 16 de abril de 2019, dos meses después de conquistar el título mundial CMB de peso super ligero ante José ‘Chon’ Zepeda.

Desde esa plataforma, Ramírez integró de manera decisiva su agenda de migración y derechos de ciudadanía o residencia legal para los miles de campesinos de la tierra por la cual pelea desde la arena civil. Pero ahora tiene mayor influencia para presionar a los políticos en la capital de Estados Unidos.

“Estoy tratando de llegar a mucha gente. Toda persona tiene la oportunidad de hacer algo bueno en el mundo y es de esperar que lo aproveche. Sé que he sido realmente bendecido. Tengo una familia hermosa y el apoyo de las personas que realmente me importan en mi comunidad. El boxeo me define, pero también disfruto compartir parte de mi gloria con los menos afortunados”, dijo Ramírez para The Guardian.

Al mexicoamericano lo une la misma raíz de lucha civil que a Ali: luchar por aquellos que no se les reconocen sus derechos en la sociedad clasista, polarizada y predominantemente blanca en Estados Unidos.

Con Ali muerto, es Ramírez ahora el principal activista en el boxeo.

“Se trata de proteger a nuestra gente”, concluyó Ramírez para McRae.

Y después de la pelea con Taylor, donde es el favorito, su lucha continuará más allá del boxeo. Busca no únicamente trascender fuera del ring, sino de dejar una base sólida para que miles de mexicanos y mexicoamericanos puedan definir de manera legal su estatus migratorio.

Bob Arum y Anthony Joshua

Bob Arum cree que Usyk tiene oportunidad de derrotar a Joshua

Ringo Bonavena y Huracán: La idolatría de un club de futbol argentino por un boxeador

Ringo Bonavena y Huracán: La idolatría de un club de futbol argentino por un boxeador