in

Chávez contra el Travieso y las 5 enseñanzas que nos deja el boxeo de leyendas

Chávez contra el Travieso y las 5 lecciones que nos deja el boxeo de leyendas
Chávez contra el Travieso y las 5 lecciones que nos deja el boxeo de leyendas

La revancha de la pelea de exhibición entre Julio César Chávez y Jorge «Travieso» Arce fue, otra vez, un éxito rotundo.

Algo hay en el aficionado mexicano al boxeo para que haya disfrutado tanto estas dos peleas, que les resultó más atractiva aun, que ver cualquier otra pelea de ese fin de semana con peleadores actuales.

Lo mejor de DAZN

El éxito de las dos peleas nos deja lecciones importantes a los aficionados al boxeo, pero también para los promotores y para los peleadores en retiro. Hay un mercado fuerte para el boxeo vintage, para el show de leyendas.

Estas son las enseñanzas que nos dejó la saga de exhibición entre Chávez y el Travieso Arce.

1. Es show

Quien espere otra cosa, saldrá decepcionado. Este tipo de exhibiciones son para el show y para el entretenimiento. Es una mezcla de sesión de sparring, con lucha libre. Tal cual.

Eso es lo primero que hay que entender, que el boxeo de leyendas es un espectáculo donde el deporte se mezcla con momentos cómicos. Que estos momentos están previamente montados, en los que los peleadores se ponen de acuerdo en tal o cual cosa.

E incluso, hasta el réferi es cómplice, como ocurrió en la revancha, donde el tercero sobre la superficie se llevó un golpe del Travieso Arce y fue enviado a la lona, en una escena que arrancó las risas de los aficionados, y que seguramente estaba montada con antelación.

Ayudó mucho, por supuesto, que tanto Chávez como el Travieso tienen todo el carisma del mundo, y podían cargar con facilidad con un espectáculo de este tipo. Chávez es el ídolo, la leyenda a quien todo mundo respeto, y que sabe prestarse al show, sin perder su esencia. Y el Travieso es clásico primo, joven eterno, de sangre ligera, que le cae bien a todos.

Y esos perfiles de personalidad supieron trasladarlos muy bien al boxeo de leyendas.

2. Exhibición de técnica

Esta peleas llevan como objetivo también el que los peleadores exhiban las características que los distinguieron sobre le ring.

Por eso tantos aficionados se deleitaron con ver a Julio César Chávez moviendo la cintura para quitarse golpes del Travieso, o metiendo sus emblemáticos ganchos al hígado.

Ver a Chávez sobre el ring, haciendo su boxeo característico fue un túnel del tiempo que nos echó 25 o 30 años para atrás.

O ver al Travieso, siempre valiente, siempre entrón, siempre para adelante. Siempre animado al combate, bravura sin importar lo que ocurriera.

Es una recreación en el ring de lo que fueron como peleadores.

4. El ganador es el público

No se necesitan ni tarjetas, ni cortadas, ni caídas. Tampoco se necesita un vencedor y un vencido. La experiencia es lo que vale. Por eso en estas peleas no hay un ganador sobre el ring, sino que el verdadero ganador es el público que va a saciar su sed de nostalgia, de remembranza.

Al final de todo, esa es la esencia de recrear lo vintage. Llevarnos a unos años en que éramos más felices, en que éramos niños o adolescentes, cuando teníamos completa a nuestra familia. Cuando todos los que estamos y que ya no están, como nuestros padres o nuestros hermanos, nos reuníamos un sábado por la noche junto al asador y la hielera para ver pelear a Julio César Chávez.

El Travieso Arce leyó muy bien esto último, cuando en la promoción previa a la pelea le contó a Chávez la anécdota de cómo vivió él y su familia el triunfo del gran campeón mexicano sobre Meldrick Taylor. De cómo lo festejó su papá saltando de emoción, y de cómo esa imagen hizo que el Travieso le prometiera que sería gran campeón mundial y le daría la misma alegría.

Nostalgia pura.

5. Hay mercado para el boxeo de leyendas

La industria del boxeo actual no alcanza para montar carteleras atractivas cada fin de semana. Y esos espacios los puede llenar el boxeo de leyendas. Este fin de semana pasado fue un perfecto ejemplo.

Un fin de semana flojo en actividad importante, fue salvado por dos leyendas en retiro. Llenaron la arena y la pelea se transmitió en la televisión mexicana como cualquier otra mega pelea del año.

Eso quiere decir que hay un mercado para el boxeo de leyendas. Solo cabe imaginar como sería que Marco Antonio Barrera y el Terrible Morales, por ejemplo, decidieran armar una exhibición como homenaje a la impresionante trilogía que marcó sus carreras. Habría un público ávido de verlos en un show que esté bien montado para entretener, para recuperar un poco de aquellas peleas, y para verlos darse un abrazo sobre el ring.

Mayweather estaría interesado en comprar el equipo de futbol Newcastle United

Mayweather estaría interesado en comprar el equipo de futbol Newcastle United

Bob Arum descarta a Pacquiao para Terence Crawford; prefiere a los 140 que suban a welter

Bob Arum descarta a Pacquiao para Terence Crawford; prefiere a los 140 que suban a welter