in

Chocolatito González vs Gallo Estrada: Ocho años de glorias y resurrecciones hasta la revancha

Chocolatito González vs Gallo Estrada: Los ocho años más largos hasta la revancha

En los ocho años y medio hasta llegar a esta revancha, Juan Francisco ‘El Gallo’ Estrada ha forjado una reputación como vengador dentro del boxeo, y Román ‘Chocolatito’ González, se ha establecido como el mejor peso pequeño del Siglo XX.

La rivalidad entre ambos está a favor del campeón nicaragüense, quien derrotó a Estrada en Los Ángeles, California el 17 de noviembre de 2012 en la disputa por el título minimosca de la AMB.

Desde entonces, ambos han evolucionado como peleadores.

A partir de su pelea con el Chocolatito, Estrada acumula marca de 15-1, ganando el título unificado de peso mosca contra Brian Viloria en abril de 2013 en Macao, China. Después, incursionó en peso súper mosca y se estableció como campeón lineal legítimo de las 115 libras.

En la actualidad y de cara a esta revancha, es el Gallo Estrada, y ya no Chocolatito González, quien es constantemente incluido en la lista de los mejores peleadores Libra Por Libra de la revista The Ring y de Transnational Boxing Rankings

Para Chocolatito, quien tiene marca de 16-2 desde el duelo contra el Gallo, el curso de su carrera lo llevó en su momento hasta la cima de los listados Libra Por Libra. Fue de manera efímera, en el otoño de 2015, cuando reclamó el primer lugar en esa mítica clasificación, con Gennady Golovkin en segundo lugar.

González llegó ahí por su calidad. Los resultados obtenidos como tetracampeón divisional de talla mundial, le dieron los argumentos. Pero también coincidió con el eventual retiro de Floyd Mayweather, con un receso prolongado del avejentado Manny Pacquiao y con la inmadurez de Saúl “Canelo” Álvarez en el ring.

Sin embargo, su ápice fue muy corto. Y en la cumbre, en ese 2015, el Chocolatito podía exigir. Si no había “uno o dos millones de dólares”, decía el Chocolatito, no habría revancha con el Gallo Estrada.

Luego de detener a Viloria el 17 de octubre de 2015 en nueve asaltos, el Chocolatito enfrentó a McWilliams Arroyo y Carlos Cuadras al año siguiente. 

Particularmente, la pelea contra Cuadras en septiembre de ese año demostró lo que se temía para GonzálezEsa versión del nicaragüense operó a máxima capacidad en el peso de 115 libras contra un Cuadras en plenitud. Quien resultó más golpeado fue González, precisamente.

A lo largo de 12 asaltos el Príncipe golpeó, contragolpeó y boxeó a su rival como pocas veces alguien lo había hecho. A pesar de la derrota, el mexicano desfiguró la cara de Chocolatito y lo obligó a presionar en los rounds de campeonato mundial para eventualmente ganar una decisión que fue criticada por ser unánime.

El daño estaba hecho. El considerado mejor peleador del mundo finalmente estaba luciendo frágil, vulnerable e incómodo en el peso enfrentando a rivales que naturalmente marcan mejor las 115 libras.

Ahí la condición de Libra Por Libra se devaluó y el Chocolatito González dejó el primer lugar. Pero no sólo eso, su aura de invencibilidad ya estaba abollada.

Desplome y renacimiento

En 2017, Sor Rungvisai comprobó esa tesis en dos oportunidades. Primero sorprendiendo a González en el Madison Square Garden de Nueva York para despojarlo de su título CMB súper mosca. El portentoso tailandés soportó el tren de pelea habitual de González, luego de que lo mandó a la lona en el primer round. Obligó al nicaragüense a lanzar más de mil golpes, en un esfuerzo inútil. Rungvisai absorbió bien todos los golpes. No dejó de caminar hacia adelante para achicar el ring y acabar así con el reinado del González.

Lo peor vendría seis meses después en la última función de gala de HBO Boxing, promocionada como ‘Super Fly’.

Esa noche, Rungvisai demolió en tan solo cuatro asaltos a González en el StubHub Center de Carson, California.

González parecía encaminado al retiro. Y su carrera tomó ese ritmo. Tras un año de receso, regresó para detener a Moisés Fuentes en cinco asaltos el 15 de septiembre de 2018. Reinició su carrera con un brillo renovado, aunque quizá ya no en plenitud. Y luego, 15 meses después, logró una fácil victoria por nocaut en dos asaltos ante Diomel Diocos en Japón.

Ese fue el siguiente paso en una muy lenta campaña de renacimiento. Pero Chocolatito parecía listo. La culminación llegó dos meses después del triunfo sobre Diocos. Dominó de manera pasmosa al británico Khalid Yafai hasta noquearlo técnicamente para arrebatarle su título mundial súper mosca de la AMB en Texas, EEUU, el 29 de febrero de 2020.

Mientras González se fajaba el cinturón con una actuación emblemática, el Covid-19 se expandía agresivamente por el mundo, y un par de semanas después, el boxeo se detendría. La pausa sirvió para reflexionar sobre lo habíamos visto de un rejuvenecido Chocolatito GonzálezUn renacimiento pandémico que lo puso de vuelta en la discusión como el mejor de la división.

De tal magnitud fue su regreso, y dada la calidad mostrada, la revista The Ring le dedicó la portada de marzo. “Chocolatito: La resurrección”.

El canto del Gallo

Mientras González caía y renacía, Estrada derrotaba por estrecho margen a Cuadras en la misma función donde Rungvisai derribó un imperio y se consagró como el mejor peso súper mosca del mundo.

El cruce en las vidas y carreras del Gallo y el Chocolatito irónicamente los acercaba esa noche. Pero caprichosamente, sólo lo hacía para alejar la posibilidad de una revancha en Estados Unidos en una cadena importante como HBO.

Sin González como opción, Estrada buscaba un tercer título en una segunda división de peso. Esto, después de dejar sus cinturones mosca AMB/OMB tras apalear, y derribar cinco veces, al ex campeón mundial Hernán “Tyson” Márquez en su natal Puerto Peñasco, Sonora.

El triunfo por decisión unánime sobre Cuadras fue el parámetro para medir el reclamo de Estrada y enfrentar a Rungvisai por el campeonato mundial de las 115 libras del CMB.

Eso ocurrió el 24 de febrero de 2018 en el Forum de Inglewood, California. Rungvisai mantuvo a raya al mexicano, en una batalla entretenida que ganó por decisión unánime, aceptando los golpes más dolorosos y limitando la agresión del retador.

Así, de nuevo con una derrota, sin título, y sin la revancha contra el Chocolatito González por su receso, el Gallo Estrada parecía encaminado al estancamiento.

La presencia de un nuevo jugador en la industria del boxeo. Llegó DAZN como la compañía de streaming por suscripción que buscaba reclamar el hueco dejado por HBO Boxing. Y con ella, acercamiento promocional de Matchroom Boxing volvieron a ‘calentar’ el ánimo para que Estrada buscara la revancha contra el resiliente tailandés, que comprobó su calidad en la primera pelea.

En la revancha Estrada lució diferente, más activo, tomando la iniciativa desde el primer round. Tomó el control de la pelea a partir del quinto asalto, donde Rungvisai de manera extraña, empezó a cambiar su guardia natural de zurdo a una ortodoxa.

El cambio no afectó el tren de pelea de Estrada, quien fue más activo y no dejó de atacarlo en círculos para llevarse la victoria por decisión unánime. Con la revancha consumada esa noche de abril, Estrada adquirió una  reputación como ‘avenger’, o vengador.

Previamente, había cobrado venganza ante Juan Carlos “Zurdito” Sánchez en diciembre 2011 cuando lo noqueó para hacer a un lado el tropiezo que le propinó en mayo de ese año.

Libra Por Libra

La victoria sobre Rungvisai convirtió a Estrada en campeón lineal legítimo. Es esa la distinción máxima que el panel editorial de la revista The Ring otorga en cada división y en muy contadas ocasiones. El campeón lineal es el peleador que derrota al campeón que venía precedido por el linaje de la división. Es decir, desde el origen de la categoría, o desde el campeonato indiscutible, habiendo derrotado a su vez al ‘campeón verdadero’.

Estrada estrenó su condición como monarca CMB y campeón lineal el 24 de agosto en Hermosillo, Sonora, frente a 10 mil aficionados que abarrotaron el CUM para verlo detener al afroestadounidense DeWayne BeamonBeamon fue considerado un rival de poca monta para un campeón como Estrada, pero después de todo esto es el boxeo y las peleas se tienen que ganar en el ring. Estrada hizo efectivos los pronósticos y detuvo al retador del CMB en nueve asaltos.

Ya con el apoyo directo de Eddie Hearn y Matchroom Boxing, Estrada parecía orientado a una unificación contra Yafai el 8 de diciembre de ese año.

Cambio de planes

Al término de la pelea, el mismo Hearn esbozó el plan promocional para concretar ese combate, frente a Fernando Beltrán, CEO de Zanfer, y Juan Hernández, el manager de Estrada.

El promotor inglés expresó también que su peleador favorito era el Gallo y que Yafai, al ser británico, ofrecía la posibilidad de pensar en varias sedes fuera de México, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido y Arabia.

La concertación entre los equipos promocionales de Estrada y Yafai fueron frustrados por tres motivos. Uno, la persistente lesión en la mano derecha de Estrada volvió a aparecer justo antes de diciembre. Dos, la petición salarial de Estrada, que se rumora fue de un millón de dólares, no fue atendida por Matchroom Boxing.

Tres, la resistencia del equipo promocional de Estrada por aceptar el pleito contra Yafai por menos dinero en Diriyah, Arabia. Era la misma función que cautivó la atención del mundo cuando el mexicano Andy Ruiz perdió sus títulos peso completo unificados CMB, FIB, y OMB ante Anthony Joshua, que cobró venganza de la derrota sufrida previamente.

En el marco de esa venganza, y en esa secuencia de eventos, Estrada simplemente no pudo, o no quiso, negociar y pelear. Eso dejó la puerta abierta para la resurrección del Chocolatito González que vapuleó a Yafai y reclamó su lugar como un peso supermosca élite.

Fue una comedia de enredos lo que permitió la revancha que por largos ocho años ambos peleadores nos negaron. Y dicho por ellos mismos, la razón fue que no les daban el dinero que pedían.

Ambos regresaron al ring en el estudio de Box Azteca, el 23 de octubre. Ambos en la misma noche ante rivales diferentes para preparar esta revancha.

Estrada volvió a encarar en un combate a Cuadras, y por poco lo paga caro porque visitó la lona por segunda vez en su carrera, y primera en nueve años, cuando fue acorralado en el tercer round.

Con Cuadras crecido, Estrada remontó hasta tomar control del pleito en el sexto round y aumentar su golpeo hasta mandar dos veces a la lona al Príncipe y obligar al referí a detener el combate.

González, por su parte, fue obligado a recorrer toda la ruta de doce asaltos ante el retador Israel González para ganar vía decisión unánime.

Y aquí estamos, listos para ver este 13 de marzo la esperada revancha que tardó ocho años y medio en concretarsePor la calidad y profesionalismo de ambos, más el poder promocional de Matchroom Boxing y DAZN, será una de las mejores peleas del año. En esta revancha estarán en juego los títulos CMB, y de la revista The Ring, en manos del Gallo Estrada, y el de la AMB, en poder del Chocolatito González.

El ganador será campeón lineal y el siguiente paso debería ser una unificación contra Kazuto Ioka, clasificado como BoxRec como el número en peso supermosca, quien tiene en su poder el título OMB.

Los caminos del Gallo Estrada, del Chocolatito González y de Kazuto Ioka están alineados para definir el dominio de esta división, una vez dirimida esta revancha.

Más tiempo para concretar una revancha en los últimos 40 años

‘Sugar’ Ray Leonard vs Roberto Durán = 9 años, 1 mes

Román González vs Juan F. Estrada = 8 años, 1 mes

‘Sugar’ Ray Leonard vs Tommy Hearns = 7 años, 9 meses

Virgil Hill vs Fabrize Tiozo =  7 años, 8 meses

Mike Tyson vs Frank Bruno = 7 años, 1 mes

Fuente: CompuBox

Me encantaría una pelea con Deontay Wilder, asegura Andy Ruiz

“Me encantaría una pelea con Deontay Wilder”, asegura Andy Ruiz

Srisaket Sor Rungvisai vs. Kwanthai Sithmorseng

Rungvisai detuvo a Sithmorseng en el cuarto; se dice listo para ganador de Estrada vs Chocolatito