in

Cómo era pelear con el Macho Camacho: Así lo recuerdan 7 de sus más ilustres rivales

Cómo era pelear con el Macho Camacho: Así lo recuerdan 7 de sus más ilustres rivales

Héctor ‘Macho’ Camacho fue uno de los mejores peleadores latinoamericanos de la historia en una época dorada. Y quién mejor que algunos de sus más ilustres rivales para explicar quién era Camacho.

Y esto, a propósito del próximo estreno del documental Macho: The Hector Camacho Story, que estrenará Showtime el próximo 4 de diciembre.

Félix “Tito Trinidad

Con Félix ‘Tito’ Trinidad hay que remontarse al 29 de enero de 1994 cuando él y Camacho disputaron el campeonato de peso welter de la FIB.

Conocí a Macho Camacho cuando tenía 12 años en un evento en Puerto Rico. Ya era campeón mundial. Estaba asombrado. Camacho estaba hablando con todos y siendo él mismo. Se comió 12 empanadas a la vez solo para ser divertido.

Cuando pude pelear con él, fue mi tercera defensa del título. Yo tenía 21 años y él era 10 años mayor que yo. Tenía mucha experiencia y tenía muchos juegos mentales. En la conferencia de prensa final, se sentó al final de la mesa, de lado, ignorando a la prensa, y mirándome. Cuando llegó el momento de hablar, solo habló basura. Era un gran showman. Cuando subimos al ring en Las Vegas, como todos los peleadores en una pelea trascendental, estaba un poco nervioso. Fue un gran peleador. Tenía mucha experiencia y era muy técnico. Estaba un poco loco pero era una buena persona. Humilde.

Después de la pelea, se acercó con la barbilla hacia abajo y me felicitó. Era como una persona diferente, era muy amable y tranquilo. ‘Fue una buena pelea’, me dijo. “Vas a ser un gran campeón. Sigue escalando”. Fue una gran experiencia para mí. Después de esa pelea, sentí que algo había cambiado en mí como peleador.

Había compartido el ring con Macho Camacho. Nunca volverás a ser el mismo después de eso. Me ayudó a ser un mejor boxeador. Fue el primer puertorriqueño al que me enfrenté. El único boxeador que me cortó. Obtuve mi victoria contra él la misma noche que Frankie Randall le propinó a Julio César Chávez su primera derrota. Fue una noche histórica.

Sugar Ray Leonard

En el caso de Sugar Ray Leonard, nos remontamos al 1 de marzo de 1997 cuando se celebraba la que sería la última pelea profesional de Leonard.  Camacho pudo despacharlo por la vía del nocaut en el quinto asalto del duelo.

Ambos estábamos, naturalmente, más allá de nuestro mejor momento. Sin embargo, sentí que yo era un hombre más grande. Me sentía más inteligente, más fuerte, todas esas cosas, pero el primer golpe que me conectó, fue como, ¡Pow! Y dije, ‘Wow, eso dolió’. Hice lo mejor que pude para llegar hasta la decisión. Cuando estaba en su mejor momento, era una cosa hermosa.

Freddie Roach

El hoy legendario entrenador Freddie Roach también tuvo la oportunidad de pelear con Héctor “Macho” Camacho. La pelea se dio el 18 de diciembre de 1985 cuando Camacho consiguió una victoria en el peso súper ligero por decisión unánime y mejoraba su récord invicto en 28 peleas ganadas.

Héctor Camacho fue el mejor boxeador con el que peleé. Su velocidad era increíble. En un momento durante la pelea, estábamos en un clinch y le mordí el hombro. Dio un paso atrás, sonrió y me dijo: ‘Eso no va a funcionar’. Él tenía razón.

Tuve muchos problemas para lidiar con su velocidad. Simplemente no podías prepararte para eso, y tuve un muy buen campo de entrenamiento. Creo que le gané un solo round y eso fue porque le pisé el pie y le marcaron caída. Después de la pelea, nos encontramos en el vestíbulo de nuestro hotel y él me llevó a cenar al restaurante del hotel. Hablamos y nos reímos durante la cena. Era un gran tipo.

Ray “Boom Boom” Mancini

Mancini se midió a Camacho el 6 de marzo de 1989 por el campeonato vacante de peso súper ligero de la OMB, y el boricua lo vencería por decisión dividida.

Héctor tenía una habilidad asombrosa para evitar golpes. Tenía una excelente velocidad de manos, movimiento y reflejos. Se subió al ring con todos. Y era muy divertido. Al principio, no podía soportarlo. Pero una vez que nos retiramos, enterramos el hacha y cada vez que nos veíamos, eran abrazos y risas. Hizo reír a todos. Era un alma buena. Me rompió el corazón cuando escuché la noticia sobre su asesinato. En mi libro, cuando se habla de los grandes de todos los tiempos, él está entre los cinco primeros para los boxeadores puertorriqueños y entre los 20 primeros para los boxeadores latinos.        

Greg Haugen

El 23 de febrero de 1991, Greg Haugen le propinó a Camacho su primera derrota profesional. Y luego, tuvieron una revancha por el campeonato mundial de las 140 libras de la Organización Mundial de Boxeo el 18 de mayo del mismo año que ganó Camacho.

Camacho estaba buscando una pelea de preparación para la gran batalla de los invictos con Julio César Chávez, y así fue como yo conseguí la pelea.

Sin embargo, había estudiado sus peleas y sabía que a Héctor solo le gustaba pelear un minuto,  o minuto y medio de cada asalto. Mi plan antes de la pelea era hacerlo pelear tres minutos de cada asalto. Lo estaba conectando con golpes al cuerpo y él estaba haciendo una mueca. Y además, estuve hablando con él durante toda la pelea, así que se estaba frustrando.

Llegamos al round 12 y él termina dándome un puñetazo antes del comienzo del asalto porque me negué a tocar los guantes. Terminaron quitándole un punto que fue el que me hizo ganar la pelea.

En la revancha, él estaba tan seguro de que perdió la pelea, que dejó el ring después de la pelea. El promotor Dan Duva tuvo que sacarlo de su camerino y básicamente convencerlo de que volviera al ring para escuchar la decisión. Tenía que ganar esa pelea porque eso lo alinearía con Chávez. Pensé que lo vencí más en la segunda pelea que en la primera pelea.

Vinny Pazienza

Pazienza también tuvo su experiencia en el ring ante Camacho. Fue el 3 de febrero de 1990 por el cinturón de peso súper ligero de la OMB, el cual ganó el puertorriqueño por decisión unánime.

Pensé que lo iba a destrozar. Pensé que lo atravesaría con mis golpes. Pero era mucho más fuerte y mucho más rápido de lo que creía. Y estaba pensando, ‘Oh Dios, me espera una larga noche’. Se preparó para mí como ninguna otra pelea. Estaba tan emocionado y tan listo. Dejó todas las drogas. No estaba bebiendo. Se levantó tan alto y después de vencerme, nunca volvió a ser el mismo. Héctor era un personaje. Me supera en esa capacidad. Era un tipo salvaje y fue salvaje toda su vida.

PJ Goosen

Con la avanzada edad de 37 años de edad, Héctor Camacho hizo frente ante PJ Goossen el 18 de junio de 1999. Obtuvo una victoria por decisión unánime que puso su registro profesional en 68 victorias, 4 derrotas y 1 empate:

Fue una mala noche para mí. Tenía tres costillas rotas y nadie lo sabía realmente. Entonces, apenas podía respirar, y mucho menos pelear, pero eso es lo que tienes que hacer en el boxeo a veces.

Mientras nos preparábamos para la pelea, su camerino estaba justo al lado del mío y tenían esta puerta que nos separaba. Podía escucharlo antes de la pelea gritando, ‘¡Hora de Macho!’ ‘¡Macho Time!’ Y golpea la pared. Y sigue haciendo eso, gritando cada vez más fuerte.

Bueno, golpeó la puerta con tanta fuerza que se rompió y cayó en mi camerino. Entonces, se levanta y regresa por la otra abertura y dice: ‘Lo siento’. De hecho, fue muy divertido y yo, mi padre y mi hermano nos reíamos. Para volver y disculparse cuando se supone que debe estar acelerado para pelear conmigo. Lo marcaría como uno de los mejores zurdos que jamás haya existido, especialmente cuando estaba en el peso pluma y el peso ligero.

Maravilla Martínez: Cuando no había un plato comida, ahí estaba Diego, para que olvidáramos eso que nos faltaba

Maravilla Martínez: “Cuando no había un plato comida, ahí estaba Maradona, para que olvidáramos eso que nos faltaba”

Sabe mejor que Evander: Tyson festeja Thanksgiving comiendo pavo en forma de cabeza de Roy Jones

“Sabe mejor que Evander”: Mike Tyson festeja Thanksgiving comiendo pavo con forma de Roy Jones