in

Con dudas, pero remontando la adversidad, Andy Ruiz gana por decisión unánime a Chris Arreola

Con dudas, pero remontando la adversidad, Andy Ruiz gana por decisión unánime a Chris Arreola
Ryan Hafey / Premier Boxing Champions

En su pelea de regreso, y de reinvención, Andy Ruiz remó desde la adversidad, y tras reponerse de una caída temprana, gana una holgada decisión unánime a Chris Arreola la noche del sábado en Carson, California.

No fue la noche avasallante, ni la actuación demoledora que se esperaba de Andy Ruiz, luego de una extensiva preparación física, y de cortar una gran cantidad de peso. Sin embargo, Ruiz pudo recomponerse a un inicio demasiado titubeante, para irse afianzando en la pelea, e ir ganando la mayoría de los rounds.

El inicio de la pelea fue oscuro para Andy Ruiz. En el segundo round, Ruiz buscó entrar a la guardia de Arreola pero se topó con una mano sólida de Arreola que lo mandó a la lona. Ruiz parecía más sorprendido que lastimado. Ruiz se veía confundido, sacudido, nervioso, titubeante. Parecía que la presión lo dominaba.

Más adelante en el segundo round, Arreola volvió a sacudir a Andy Ruiz. En el tercer round, Arreola volvió a meter las manos, y sorprende, sacude, a Ruiz. Pero a partir de ese momento, Ruiz se recuperó y empezó a afianzarse.

Hasta ese momento, Andy Ruiz parecía víctima de la presión. Tenía la obligación de cumplir, convencer, ganar y noquear. Eso era un mundo encima para Andy.

La caída fue sorpresiva, traumática. Y se asomaron los peores fantasmas. Pero de pronto, uno recordaba, los narradores recordaban y él mismo recordaba, que así se había ido a la lona contra Anthony Joshua antes de hacer historia. Y ese recuerdo devolvía un poco de serenidad y orden en el caos. Andy Ruiz también pareció reconfortarse en ese pensamiento. En ese pensamiento, Andy se hizo fuerte para remontar en una pelea que tras los primeros cuatro rounds, iba perdiendo 38 a 37.

A partir del cuarto round, Andy Ruiz fue un claro dominador. Comenzó a irse estableciendo. Lanzaba su jab abajo sistemáticamente, para ir mermando a Arreola, y eso empezó a restarle actividad a Chris. Andy buscaba combinar de tal forma que pudiera rematar de gancho izquierdo sobre Arreola, y con ese golpe empezó a ganar puntos.

En el quinto round, Ruiz ya se veía en completo dominio de las acciones. Logró sacudir a Chris Arreola al final del round, quien empieza a verse más pasivo, más inactivo, ante el ataque sistemático de Andy Ruiz abajo.

Para el sexto round, en el ecuador de la pelea, era cuando más cómodo se notaba Andy Ruiz. Soltaba las manos con mas naturalidad y energía. Vive los mejores momentos de la pelea. Particularmente, en las combinaciones de tres golpes que termina rematando arriba, generalmente de mano izquierda, para minar a Arreola.

Andy empezaba a ganar puntos porque cerraba mejor los rounds. Si bien, Arreola iniciaba fuerte, era Andy el que se metía al ritmo del combate en la segunda mitad de los rounds para terminar más agresivo y más entero los episodios. Eso le daba cierta ventaja ante los jueces en rounds que parecían cerrados como el séptimo.

Pero si algo parecía pesarle como cemento a Andy Ruiz eran sus propias ideas. Parecía demasiado calculador, amarrado, como pensando demasiado los golpes. Dominaba, pero sin avasallar. Hacía solo lo justo para dominar, y lo lograba, porque Arreola iba desvaneciéndose de la pelea. Pero Andy Ruiz parecía en ese momento, pelear más consigo mismo que contra el rival.

Y, entonces, cuando se antojaba que Andy Ruiz metiera el acelerador para ir por el nocaut, parecía enfrascarse en sus propios pensamientos. La pelea, en ese momento, vivía su octavo round con un Ruiz poco decidido que estaba como cazando el golpe perfecto, que nunca llegó.

Pudieron ser mil cosas. Quizás un sobreentrenamiento, quizás la instrucción de un entrenador como Eddy Reynoso que le está buscando cambiar el estilo. El caso es que Andy Ruiz se veía incómodo en el ritmo de la pelea, pocas veces pareció encontrar el timing de golpeo. Pero, además, Andy Ruiz se veía típicamente lento, cuando está ponderado como las manos más rápidas en los pesados.

De todo lo bueno que tuvo la preparación física de Andy Ruiz, algo falló en el renglón de la explosividad y la velocidad de manos.

El noveno round transcurrió en la misma tónica. Cuando Andy Ruiz subía las revoluciones, parecía que la pelea podía terminar por un nocaut a su favor, pero entre sus pensamientos, y el desgaste físico normal de la pelea, el nocaut nunca llegaba. Aun así, metía los golpes más contundentes, ante un Chris Arreola que se perdía en su misma inactividad.

Cuando Ruiz soltaba las manos, Chris Arreola acusaba recibo. Y en un movimiento extraño, cuando lo conectaban solido en la mandíbula, sacudía el brazo como si se hubiera lastimado el hombro. Lo hizo en un par de ocasiones, que parecían golpes claros de Andy Ruiz.

El décimo round, Chris Arreola vivió un ligero despertar. Comenzó a ser más agresivo y a meterle las manos a Ruiz. No de forma explosiva, pero sí de manera sólida para llevarse ese décimo round. A pesar de que Andy, lo cerró fuerte, no fue suficiente para remontar la ventaja que Arreola había logrado en el capítulo.

Los dos últimos rounds fueron para Andy Ruiz, que cerraba más fuerte los capítulos, y se volvía más explosivo, mientras que Chris Arreola, como fue una constante la mayoría de los rounds, comenzaba fuerte y se desdibujaba al final.

El resultado fue una victoria clara, por puntos, para Andy Ruiz. Y fue holgada, aunque no tan holgada como la vieron dos de los jueces, que puntuaron 118-109, mientras que el otro juez lo vio ganar 117-110. En la tarjeta oficial de IZQUIERDAZO, Andy Ruiz gana 116-111, con nueve rounds para Ruiz, y tres rounds para Arreola, y en uno de ellos derribando a Ruiz.

Andy Ruiz gana con claridad a Chris Arreola, pero aunque suene contradictorio, deja dudas, y temas pendientes que deberá trabajar en el gimnasio. Chris Arreola, como se anticipaba, no fue ningún flan. Salió a dar combate, a no regalar nada, y a complicarle todo lo que se pusiera. Andy Ruiz hizo lo más difícil: volver, sacudirse la presión, y espantar los demonios. El exorcismo tardó unos rounds, pero llegó. Lo que viene, debe ser mejoría para Andy Ruiz.

Erislandy Lara

¡Espectacular KO! Erislandy Lara mandó a dormir a Thomas LaManna en el primer round

La reacción enfurecida de Chris Arreola contra los jueces

La reacción enfurecida de Chris Arreola contra los jueces