in

Exorcizar el 20F: Con el Gallo Estrada, Alfredo Caballero busca superar la derrota de Berchelt

Exorcizar el 20F: Con el Gallo Estrada, Alfredo Caballero busca superar la derrota de Berchelt

Fresca en la memoria está la escena en la esquina después del noveno round de la pelea entre Miguel ‘Alacrán’ Berchelt y Óscar Valdez, y el papel que jugó Alfredo Caballero, entrenador de Berchelt, en ese momento.

Fue justo después de que el entonces campeón fuera golpeado impunemente por su retador y enviado a la lona por segunda ocasión. Visiblemente en malas condiciones y con ánimo derrotista, Berchelt regresó al banquillo.

“Ya valió verga”, aceptó Berchelt sacudido por la paliza que recibía.

Alfredo Caballero, de inmediato le dijo que no, que eso no estaba pasando. Que tenía que tirar más golpes. De forma titubeante, el entrenador le preguntó si paraba la pelea, Berchelt solo bajó la cabeza y le dijo en voz baja: “No”.

Caballero no detuvo el combate que se había tornado desigual desde el cuarto round, y tres minutos después vivió una de las experiencias más traumáticas.

Valdez acertó un durísimo ‘counter’ en forma de gancho izquierdo sobre la boca de Berchelt para desconectarlo. Le arrebató así, el cinturón súper pluma del Consejo Mundial de Boxeo y protagonizar lo que probablemente será el nocaut del año.

La escena de Berchelt inconsciente flanqueado por el referí Rusell Mora, Caballero y el médico de la Comisión Atlética del Estado de Nevada (EEUU) pervive como una de las más espeluznantes en la memoria reciente de la ciencia dulce. La sensación de Caballero, al entrar al ring para recoger a su mejor peleador que yace inerte sobre la lona, debió ser traumática.

Reconocido por el CMB y la prensa como uno de los mejores entrenadores de México, Alfredo Caballero dejó una mala impresión que lo persigue ahora que se enfila para guiar a su otro peleador estelar, Juan Francisco “Gallo” Estrada en su revancha contra Román González este sábado en Texas. Es en una pelea de unificación por los títulos CMB, AMB y lineal de peso súper mosca.

Alfredo Caballero busca, entonces, despejar las traumáticas imágenes de Berchelt en Las Vegas, para conducir a Estrada en Dallas. De la pelea más importante en la carrera de Berchelt, salta a la pelea más importante en la carrera de Estrada. Y todo ello, en un lapso de solo 21 días.

En estos 21 días, Caballero se juega su papel en la historia del boxeo.

Dura crítica

Doug Fischer, el editor de la revista The Ring, criticó duramente la labor de Caballero al día siguiente en su sección de correspondencia electrónica al responderle a un lector.

El entrenador de Berchelt (Alfredo Caballero) también entrena a Juan Francisco Estrada. Si Chocolatito es capaz de hacer retroceder el reloj y poner sus combos de presión en la cabeza y cuerpo del Gallo, round tras round, cuando los maestros de peso super mosca se enfrenten el 13 de marzo, no estoy seguro de que Alfredo vaya a vigilar la salud de Estrada. Con suerte, por el bien de ambos campeones, la comisión de Texas nombrará un referido competente para este enfrentamiento.

Una opinión sopesada con la influencia editorial de The Ring debe ser tomada muy en serio.

Pero eso no fue todo, minutos después del nocaut sobre Berchelt el polémico David Faitelson tuiteó: “Increíble la irresponsabilidad de Alfredo Caballero. Debieron haber detenido la pelea”.

Caballero, de regreso en Hermosillo, dejó registro de su frustración en redes sociales, respondiendo a las provocaciones de algunos usuarios que con un lenguaje grosero le reclamaban lo mismo.

“He dejado seguir peleas donde tumban a mis peleadores y las hemos ganado por nocaut”, respondió a un usuario en Facebook, ‘Cachorro’ Ramírez, ex boxeador local.

El detalle con esas respuestas cargadas de emocionalidad es que ninguna pelea que haya dejado continuar tenía la magnitud de esta. Tampoco tenía la calidad de rival que enfrentó Berchelt en Valdez, quien entrenado por Eddy Reynoso lució casi perfecto.

¿Arrogancia?

La situación hipotética que plantea Fischer no es descabellada, después de todo un entrenador a veces se contagia de la arrogancia de sus boxeadores.

El decano Adam Abramowitz señala de manera particular esto. Sin llamar por su nombre a Caballero, pero sí destacando el trabajo impecable de Reynoso, con quien tenía un duelo profesional por primera vez. Así lo escribió Abramowitz en su blog al día siguiente en una crítica indirecta a Caballero.

Hay que entender que hay cierta arrogancia que puede ser una bendición (o una maldición) en los niveles más altos del boxeo. Los peleadores y entrenadores creen que pueden superar cualquier desafío u oponente. Ahora, por supuesto, todos los equipos piensan que tienen una estrategia para vencer al favorito, pero no es frecuente que uno sea testigo de un plan de juego ejecutado con tanta perfección.

¿Qué tanto pesó en la mente de Alfredo la presión por enfrentar a Reynoso y probar que no sólo su peleador era mejor que Valdez, sino que él tiene las credenciales para ganarle un duelo táctico?

Esa es una gran duda, que poco a poco pareciera estarse respondiendo sola.

“La esquina de Berchelt no detendría esto, por lo que el trabajo de (Russell) Mora era tomar el control y tomar esa decisión por el peleador, quien estaba dispuesto, pero sufriendo un daño excesivo. Mora se negó a detener esta pelea”, tuiteó el periodista hispano Ryan Maquiñana señalando también la incompetencia percibida del referi, que estaba atestiguando una paliza.

Su responsabilidad

En el mar de opiniones el consenso apunta a que Caballero tenía una responsabilidad como chief second en la esquina. Y ante una probable complacencia del réferi Mora, su obligación era primero velar por la salud de Berchelt. La evidencia demuestra que no lo quiso hacer. 

¿Qué va pasar en la noche del sábado cuando el Gallo Estrada busque obtener venganza de la derrota que sufrió el 17 de noviembre de 2012 ante Chocolatito cuando lo retó por el título mosca AMB?

Ese es el enigma.

Caballero,a la fecha, no ha aceptado públicamente que debió detener la pelea, quizá nunca lo haga.

Con la presión inmediata ante este duelo de tremenda magnitud contra González, uno de los mejores peleadores de la última década y tetracampeón mundial en cuatro divisiones de peso, el fantasma de la no detención podría rondar en el ring.

La lupa estará sobre la toma de decisiones de una esquina que demostró en un momento clave obedecer más a la emocionalidad del combate que al deterioro palpable en la salud de su propio peleador. 

El boxeo es una montaña de emociones. Sin embargo, en el calor de la batalla debería imponerse siempre la estrategia confeccionada y la racionalidad de cuidar la salud de un boxeador apaleado para que pueda continuar su carrera sin secuelas.

Caballero tiene una enorme presión, estará en él proteger a Estrada si González rejuvenece y lo golpea de manera impune.

En sus manos está proteger al Gallo si este absorbe un castigo impune en la pelea más importante de su vida. Esto podría definir para siempre su legado como entrenador responsable.

La hora ha llegado. La polémica que persigue a Caballero sólo va aumentar la atención sobre este combate que promete ser de los mejores del año.

Es cuanto.

Canelo y Stallone: Los divertidos comerciales que ambos filmaron para Tecate

Canelo y Stallone: Los divertidos comerciales que ambos filmaron para Tecate

Pelea con Joshua no es inminente; no descarten que pelee con Wilder, advierte Tyson Fury

“Pelea con Joshua no es inminente; no descarten que pelee con Wilder”, advierte Tyson Fury