in

De prospecto a contendiente: ¿Por qué Campbell es la prueba más dura para Ryan García y Eddy Reynoso?

Ryan García asegura que está cerca de concretar mega pelea

Buena parte de la publicidad que rodea a la pelea de este sábado entre Ryan García y Luke Campbell se centra en que el inglés es la primera prueba real para García en su carrera. Y tiene mucho de verdad. Es una pelea en la que Ryan García pasa de ser un prospecto a ser un contendiente.

Con la pelea del sábado, Ryan García deja de ser un prospecto para poner a prueba si todo la expectativa que lo rodea es real. Es un salto grande en cuanto al nivel de oponentes.

De pelear contra rivales a modo que le ponían para que se luciera noqueándolos en el primer o segundo round, Ryan García pasa directo a enfrentar a un peleador digno, en plena madurez boxística. Luke Campbell es un medallista olímpico de oro, y ha disputado dos veces el título mundial frente a Jorge Linares y Vasiliy Lomachenko, dos rivales a años luz de la oposición que García ha enfrentado.

El tipo de pelea que mismo Ryan García pidió

Ryan García tenía que haber peleado el 4 de julio pasado en la cartelera con la que Golden Boy Promotions reanudaba actividad luego de la pausa por la pandemia.

Sin embargo, Ryan dio una reveladora entrevista a Sports Illustrated en la que se negaba a pelear en esa fecha. Argumentaba que no le estaban pagando lo suficiente. Y argumentaba también que su propia promotora lo estaba frenando de crecer como peleador.

“Estoy diciendo mi verdad, y estoy harto de que me detengan”, expresó Ryan en esa entrevista. “Todo tiene que ver con respeto. Tengo los seguidores, tengo el talento y tengo la ética de trabajo. Quiero ser grande, pero siento que todos quieren controlarme. Veamos dónde está Devin Haney, le voy a quitar ese título. Veamos dónde está Gervonta, y le voy a quitar el suyo también. Pónganme con alguien a quien crean que no puedo derrotar. Solo denme lo que me merezco”.

Esas declaraciones provocaron una guerra de declaraciones entre el propio Ryan García y su promotor Óscar de la Hoya. El promotor, inclusive, señalaba que alguien quería robarle a su peleador. Finalmente, terminaron llegando a un acuerdo, y Óscar de la Hoya le dio a Ryan la pelea que pidió.

Con Campbell se saltan directo de los rivales bultos hasta los contendientes

Es, entonces, el tipo de pelea que tiene un contendiente y no un prospecto. Campbell ya no es el peleador bulto, sacado de algún oscuro gimnasio suburbano para ponérselo como presa fácil al prospecto. Esa es la fase muy inicial en construcción de una figura.

Campbell tampoco es un calador, ese peleador veterano, curtido, alguna vez estelar, pero en declive de sus facultades boxísticas. Esa es la fase intermedia en la construcción de la figura del boxeo, cuando sube un poco su nivel para enfrentar a peleadores contendientes. Campbell es un peleador en pleno uso de sus facultades boxísticas.

Con Luke Campbell, los maneadores de Ryan García están pasando de los bultos, directamente al contendiente. No hubo un calador de por medio.

Una prueba fundamental, también para Eddy Reynoso

Y el tamaño de la prueba recae también sobre su entrenador Eddy Reynoso. Para Eddy es también una prueba mayúscula, y una oportunidad de mostrar que como entrenador puede brillar formando a otro peleador estelar, además del Canelo.

Por la forma tan tímida en que llevaron en Golden Boy la carrera de Ryan García, su peleador es inexperto. Y es que lleva 20 peleas, todas ganadas, 17 de ellas por nocaut. Pero lo más alarmante de ese récord, es que de esas 20, solo seis han pasado del segundo round. Es decir, que a 14 de sus 20 rivales los ha liquidado en dos rounds o menos.

Eddy Reynoso tiene en sus manos a un peleador que muy contadas veces se ha enfrentado a la adversidad. La última vez que Ryan García pasó del segundo round fue en septiembre de 2018 ante Carlos Morales. Ese día, Morales llevó a García hasta la decisión en 10 rounds, lo exhibió e incluso, lo lastimó. Ryan se llevó un triunfo por decisión mayoritaria, pero realmente fue una derrota moral.

Ante Morales, Ryan García demostró las carencias que aún tiene. Es un peleador de un solo golpe: el gancho de izquierda. Todo su estilo de pelea está basado en conectar, lastimar y noquear con ese golpe. Y si no logra conectarlo, o el rival se lo aguanta, Ryan García no tiene plan B ni alternativas; la pelea se le alarga.

Ryan García no tiene cambios de ritmo, no tiene variantes de estilo, no tiene una mano derecha que dé variedad al gancho de izquierda. Su jab es inconstante, no tira uppers. Son ganchos de izquierda, ganchos de izquierda, y algún gancho de derecha.

Y García es un peleador ampliamente contragolpeable. Tira el gancho rápido, pero abierto. Se abre para darle envión y fuerza; y ahí es donde se abre el blanco para el contragolpe. En aquella pelea de 2018, Carlos Morales no solo le aguantó el gancho de izquierda, sino que estuvo contragolpeándolo.

Morales llegó a lastimar a García, y a intimidarlo. Cuando García sentía el golpeo, se echaba en reversa, caminando hacia atrás, y buscando la campana que terminara con el round.

Ante la adversidad, nunca hubo plan B. Y desde aquel combate de 10 rounds de 2018, Ryan García ha tenido cuatro peleas más, pero solo han sido nueve rounds en total. Es decir, que de los 44 rounds que debió haber disputado, solo acumuló 9 de experiencia. Noqueó, sí; pero no acumuló experiencia ante la adversidad.

Y ese es el peleador que este sábado sube notablemente el nivel de oposición. Este sábado, contra Luke Campbell, se sabrá si Ryan García ha madurado como peleador, y si Eddy Reynoso ha inyectado en él las herramientas para complementar su velocidad y su gancho de izquierda.

Canelo Álvarez deja vacante el campeonato mundial de la AMB en peso medio

Canelo Álvarez deja vacante el campeonato mundial de la AMB en peso medio

¿Oscar está usando cocaína de nuevo?: Gervonta Davis arremetió contra Óscar de la Hoya

“¿Óscar está usando cocaína de nuevo?”: Gervonta Davis arremetió contra Óscar de la Hoya