Edwin Valero más allá de BoxRec: Las verdades detrás de un récord muy engañoso
in

Edwin Valero más allá de BoxRec: Las verdades detrás de un récord muy engañoso

Para quien no revisa su ficha en BoxRec, la historia de vida y profesional de Edwin Valero da para suponer que quizá hubiera llegado hasta lo más alto del boxeo mundial. Que habría siso considerado uno de los peleadores más espectaculares de la historia. Y sin embargo, una mirada más a detalle a su ficha de historial, nos da cuenta de un récord que sólo es cantidad y no calidad.

‘El Inca’ Valero, quien falleciera trágicamente el 19 de abril del 2010, impuso la marca de noquear a sus dieciocho primeros rivales en el primer round. Esa gesta le creí un área demoniaca, misteriosa, atractiva. Se combinaba a su estilo ‘desquiciante’ arriba del ring.

En su ficha de BoxRec, Edwin Valero tuvo un total de 27 peleas, y todas fueron ganadas por nocaut. De esos nocauts, 19 fueron en el primer round; dos más en el segundo asalto; una en el tercer capítulo; dos en el séptimo; una en el octavo; una en el noveno; y una en el décimo. Es decir, la mayor tiempo que duró peleando  fue media hora.

Pero, ¿qué tanto valor puede generar la marca que implementó Edwin Valero cuando no existe un nombre imponente como rival?. Y eso, a pesar de que se coronó en los súper pluma de la AMB y en los ligeros por el CMB.

El historial de oponentes del venezolano enlista a pugilistas con récords poco respetables. La  única excepción es el mexicano Antonio de Marco, quien retó a Valero por el título de los ligeros.  Fue una pelea sangrienta que forjó a hierro ardiente la imagen que hoy tenemos de Valero en la mente. Y es que todas las fotos que sobreviven de aquel combate dan cuenta de un Valero con la mirada y el gesto desorbitado, bañado en sangre, con un largo tajo en la sien derecha de donde brotaba sangre. Finalmente, la furia de Valero logró rendir a DeMarco en el noveno round.

Ese fue el último combate de Edwin Valero. Semanas después, la vida del venezolano entró un espiral de locura. Asesinó a su esposa, fue detenido, encarcelado, y él mismo se colgó en su celda quitándose la vida. Todo, en menos de 24 horas.

Más allá de Antonio DeMarco, que sería campeón mundial ligero del CMB, no hay un oponente que sobresalga en el historial de Valero. No hay tampoco algún peleador con reflectores de ‘gran campeón’.

Cabe mencionar también que por muchos años se le negó a Valero la licencia para pelear en Estados Unidos. Y es que en 2004, en los exámenes médicos de rigor, se le había detectado un coágulo de sangre en el cerebro tras un accidente en moto en 2001. El hecho de no poder pelear en Estados Unidos contribuyó a que no pudiera encontrar rivales de élite para enfrentar, y a hacer más lento su ascenso.

Edwin incluso llamó la atención de la afición boxística hasta compararlo con alguien como Manny Pacquiao, que para el 2010 el filipino estaba convertido en el mejor peleador libra por libra. A menudo, grandes campeones que se preparaban en ese tiempo para enfrentar a Pacquiao solían llamar a Valero como sparring. Gente como Erik Morales u Óscar de la Hoya lo hicieron, y esos sparring quedaron para la leyenda, alimentando el aura de misterio que rodea a Valero.

Como suele suceder con las personas que fallecen de forma prematura, siempre quedará la pregunta de qué hubiera sido de no haber muerto. Ese idealismo hacía Valero, a quien no alcanzamos a ver derrotado, lo hace ver como un peleador con más grandeza incluso que los que en verdad estaban consagrados en ese momento. Y eso, a pesar de que nunca contó con un respaldo real de triunfos sobre grandes rivales sobre los cuadriláteros.

O si de suposiciones se trata, de no haber muerto y seguido en el boxeo y en el margen de las 130 a las 140 libras, ¿acaso tendría oportunidad con hombres como Danny García, Mikey García, Ruslan Provodnikov, Juan Manuel Márquez o Yuriorkis Gamboa?

Nunca lo sabremos. En sus 27 combates nunca tuvo un rival de jerarquía, por lo que únicamente dejó un récord muy engañoso, dos campeonatos y una marca personal, pero ningún apellido que recordar. Lo que dejó es una carrera trágicamente cortada de tajo, y un aura de misterio y extraña fascinación.

 

Terence Crawford no aceptará reducción salarial tras pandemia; dispuesto a no pelear en 2020

Terence Crawford no aceptará reducción salarial tras pandemia; dispuesto a no pelear en 2020

Ken Norton y la marca que dejó Venezuela en su corazón

Ken Norton y la marca que dejó Venezuela en su corazón