in

El triunfo de Bernard Hopkins en 5 claves

Hopkins defendió con éxito su título de la Federación Mundial de Boxeo en peso semicompleto ante el alemán Karo Murat. Venció por decisión unánime, que aunque me parece justa, la victoria no fue tan holgada como reflejaron las cartulinas de los jueces. Para mí fue bastante más cerrada. Aun y con eso Hopkins venció y engrandece su leyenda.

A continuación, analizo las claves de su victoria ante Karo Murat:

Lo mejor de DAZN

1.- Experiencia. Parece una obviedad, pero la verdad es que, a pesar de la edad, Hopkins dominó y controló el combate cuando parecía que había veces que se le podía ir. Murat debutaba en Estados Unidos y a pesar de no estar mal quizás en momentos claves le faltó algo de tranquilidad y le ganó la ansiedad. Los tres primeros rounds fueron para el alemán, Hopkins prácticamente sin tirar golpes esperaba atrás. Cuando llegó su momento soltó y soltó con fuerza su directo de derecha que a punto estuvo de destrozar a un correoso Murat que nunca cayó al suelo. Pero en momentos decisivos de la pelea Hopkins se movió como pez en el agua y ahí la experiencia es un grado.

2.- Defensa. Quizás demasiado baja la tuvo Murat en momentos claves del combate. Hubo intercambio de golpes en fases de la pelea, sobre todo del ecuador hacia delante de la misma ya ahí la defensa del alemán, bajo mi opinión, falló. Encajó golpes que por lógica encajas en un combate de boxeo, eso está claro, y Hopkins empezó a fintar con su jab y a soltar el directo demoledor de derecha, muchos de los cuales eran evitables en mi opinión, si Murat hubiera tenido una guardia correcta. Hicieron mella muchos de esos directos en Murat y eso le hacía al final del combate ir con menos ganas y seguridad qu ecomo había empezado el combate.

3.- Nivel cardiovascular. Insisto mucho siempre en ésta clave, porque me parece importantísima y Murat empezó fortísimo fajándose y yendo para delante sin ningún miedo, pero según iban pasando los asaltos al aspirante se le fue acabando la gasolina. Hopkins fue de menos a más y acabó a tope, no le importó empezar timorato los primeros asaltos, pues al llegar al ecuador del combate, empezó a soltar su derecha y se sentía más fuerte y con más energía asalto tras asalto, mientras Murat bajaba sin remisión.

4.- Confianza. Es increíble que un boxeador con esa edad tenga la confianza que tiene Hopkins en sí mismo. Lucha, se esfuerza hasta la extenuación, es verdad que ya no es el que era, no en vano tiene 48 años, pero el creer tanto en sí mismo le da un plus en cada combate que hace incluso que sus rivales crean que puedan con él debido a su edad. Nada más lejos de la realidad y es verdad que Murat no es el mejor púgil del peso semi pesado, pero hay que subirse ahí con esa edad y poner lo que pone Hopkins para mi chapeau.

5.- Hambre. A pesar de la edad y de haber ganado todo lo que ha ganado, es tremenda el hambre que tiene cada vez que sube al ring. Le pongan el rival que le pongan lo da absolutamente todo, cosa que es de agradecer. Con 48 años se mantiene en una forma fantástica y no se va arrastrando por los cuadriláteros. Señores todo lo contrario. Estamos hablando del campeón del peso semi pesado de la Federación Mundial de Boxeo y quiere seguir peleando y quiere agradar al público. No se esconde en ningún momento, no rehúye el cuerpo a cuerpo ni el intercambio de golpes a sabiendas que pueda desfavorecerle en ocasiones. La verdad que es de agradecer sin duda alguna al “Alien” todo lo que hace dentro de un ring.

Peter Quillin retiene por segunda vez su título OMB

Jersey Joe Walcott, el corazón nunca envejece