in

En pelea dramática y con tarjetas disparejas, empatan Brian Castaño y Jermell Charlo

En pelea dramática y con tarjetas disparejas, empatan Brian Castaño y Jermell Charlo
Advertisement

En una pelea memorable y con tarjetas muy disparejas, Jermell Charlo y Brian Castaño empataron la noche del sábado en San Antonio, dejando sin definiciones la unificación total de las 154 libras.

Uno de los jueces vio empate a 114, mientras que otro vio ganar a Charlo, 117-111; el tercero vio ganar a Castaño de forma cerrada 114-113. Así de disparejas fueron las tarjetas oficiales. La tarjeta de IZQUIERDAZO vio ganar a Castaño, 116-112.

La historia de la pelea se puede resumir con Brian Castaño buscando meter a Jermell Charlo en las cuerdas y atacarlo. Ahí, en ese terreno, es donde más brilló Castaño y donde más vulnerable se veía Jermell Charlo en el combate.

La pelea empezó con un round de mucha cautela. Castaño finta y finta y finta, tratando de que Charlo se abra, y en las pocas veces que lo hace, Castaño logra conectar un par de golpes sólidos.  El argentino marcaba la tónica de su plan de pelea, tratar de que Charlo se abriera para poder meterse a la guardia y acortar la distancia.

Sin embargo, la pegada de Jermell Charlo siempre estuvo ahí, durante toda la pelea como una amenaza latente. En el segundo round, eso quedó claro, pues cundo el argentino intenta presionar a Charlo, se encontó con un gancho de izquierda, cortito y. en contragolpe, que le entra seco al argentino. Charlo sacudió a Castaño. El estadounidense intentó ir por él, pero Castaño se recupera en la cuerdas. El argentino siente el golpe, y es mucho mas cauteloso, y hasta temeroso el resto del round.

Pero del lado del argentino también había potencia y pegada. Y Brian Castaño respondió en el tercero. El argentino prendió en dos ocasiones de mano izquierda en la barbilla a Charlo contra las cuerdas, y lo lastima al final del round. Charlo se cubre y soporta unos segundos hasta que suena la campaña. Pero, por fin, Castaño había encontrado la forma de acortar la distancia luego de sufrir todo el round. La pelea de Charlo era en el centro del ring, peleando lejos y en ese terreno hacía fallar golpes a Castaño. finalmente, el argentino logró meterse al terreno corto y sacudir a Charlo.

En el cuarto round, Castaño encontró la distancia, y el ritmo. Logra conectar a Charlo que se queda todo el round en las cuerdas. Ese era el terreno donde Castaño se veía más dominador, lejos del centro y contra las sogas. El argentino combina abajo y arriba, pone a Charlo a cubrirse el cuerpo y es donde aprovecha para rematar a la cabeza. Charlo se queda todo el round en las cuerdas, Castaño le corta el ring, no lo deja salir. Por momentos se percibía peligro, porque Charlo parecía sembrar la trampa de dejar a Castaño establecerse, para luego sorprenderlo al contragolpe.

En el quinto round, Charlo logra dominar porque se pone en movimiento. Es en el centro del ring, donde está claro que el estadounidense donde domina la pelea, y donde no deja a Castaño lucir. Charlo establece el jab y pone a Castaño en cautela. Pero cuando Brian realmente se concentra en cortar el ring, mete a Charlo en las cuerdas y ahí es dominador. En el terreno corto, Castaño combina con rapidez y explosividad. Logra arrinconar a Charlo en el último medio minuto del round, y lo conecta.

Al llegar a la mitad de la pelea, la dinámica es muy similar en el sexto round, a como fue en el quinto. Charlo empieza en el centro del ring, obligando a Castaño a caminar, pero termina el último minuto arrinconado en las cuerdas, donde Castaño es más potente en sus combinaciones. El argentino combina, atosiga y mete remates importantes al rostro de Charlo. Castaño termina mejor los rounds en las cuerdas.

Para ese momento, tras seis rounds, Castaño gana 58-56 en la tarjeta de IZQUIERDAZO.

En el séptimo, Brian Castaño mostró más énfasis en el castigo al cuerpo. Persigue a Charlo y lo mete otra vez a las cuerdas. Charlo se ve más parado, porque Castaño está atacando cada vez con más sistema al cuerpo, y conecta varios ganchos al hígado en el round. Charlo se ve abrumado y Castaño es totalmente frontal, cortándole el ring y tratando de cerrarle las salidas.

En el octavo round, Brian Castaño lucía como el claro dominador. Fue un episodio, donde ambos peleadores buscaron intercambios cortos, pero es Castaño quien conecta con más solidez y limpieza al rostro de Charlo.

En ese momento de la pelea, Charlo empieza a verse limitado. Sus respuestas ya no son tan rapidas ni tan claras. Castaño se ve más confiado, más en poder de la dinámica, el ritmo y el espacio. Va todo el tiempo detrás de Charlo, y lo hace pelear en reversa.

En el noveno round, Castaño seguía presionando a Charlo, haciendolo pelear hacia atrás y replegándolo en las cuerdas. Era la misma dinámica de gran parte de la pelea.

Y es que Charlo no fue consistente ni fue disciplinado con el jab. Esa era el arma para mantener a Castaño en la distancia, pero al no tirarlo con consistencia, Castaño se le metía y lo mandaba hacia las cuerdas. La pelea de Charlo tenía que ser en el centro del ring, pero no lograba retener a Castaño ahí.

Pero la pegada de Jermell Charlo, decíamos, seguía ahí, al acecho, como un as bajo la manga. En el décimo round Brian Castaño corría riesgos y Jermell podía hacerlo pagar. Fue un gancho de derecha a la sien, en respuesta a una embestida de Castaño, lo que Jermell logró conectar. Las piernas se le entumecieron a Castaño. Lastimado, y trastabillan, el argentino se dedicó a sobrevivir dramáticamente durante dos minutos del round, corriendo y boxeando para evitar tocar la lona. Fue lo más cerca que alguien estuvo de tocar la lona.

Ese gran golpe de Charlo, sirvió para frenarle el ímpetu a Castaño que salió al undécimo round mucho más cauteloso, luego después de la sacudida del round 10. Castaño, se recupera, se afianza un poco, y aprieta en los últimos segundos. Sin embargo, Charlo se vio más dominador y con más confianza. Castaño, frenado por el cuidado y la cautela, no se tira tanto a combinar y tira golpes aislados en su mayoría.

Jermell Charlo parecía remontar en los rounds de campeonato, y el fantasma de la controversia en las tarjetas se asomaba a San Antonio.

El round 12 fue un round de último esfuerzo. Mucho intercambio, donde Castaño parece conectar ligeramente más golpes que Charlo. Ambos terminan el round tirando golpes, aunque sin lastimarse y sin golpes de gran importancia.

Al final, decíamos los jueces dieron tarjetas muy disparejas. Dos de ellos, vieron vieron la pelea muy cerrada con puntuaciones de 114-114 y 114-113. El otro juez, vio ganar a Jermell Charlo de forma holgada 117-111. La tarjeta de IZQUIERDAZO vio ganar a Brian Castaño 116-112.

Así, con el empate Brian Castaño conservó el campeonato mundial súper welter de la OMB. Y Jermell Charlo retuvo los del CMB, FIB y AMB. La noche terminó sin campeón indiscutible en las 154 libras.

Canelo Álvarez golpeando a la gobernadora

¿Cómo quedó el brazo? Así muestra Canelo Álvarez la fuerza de su puño derecho

Charlo-Castaño

“Sentí que la pelea la gané”: Brian Castaño pide la revancha inmediata con Jermell Charlo