En una dura batalla hasta el final entre ingleses, Ted Cheeseman derrotó a Sam Eggington
in

En una dura batalla hasta el final entre ingleses, Ted Cheeseman derrotó a Sam Eggington

Ted Cheeseman venció por decisión unánime a su compatriota Sam Eggington en una pelea llena de acción e intensidad el sábado en Inglaterra. Era la pelea estelar en la cartelera de regreso de Matchroom tras la pausa por la pandemia.

De Cheeseman y Eggington se esperaba un combate lleno de bravura. No son los nombres más llamativos del boxeo británico, pero es esperaba una pelea de granero como se le conoce en Inglaterra a las peleas de toma y daca.

Y así se dio. Cheeseman y Eggington fueron de menos a más en el combate, disputándose el campeonato internacional que estaba en poder de Eggington.

La pelea fue intensa, y ambos peleadores terminaron con la cara lacerada, los ojos inflamados, pero fundidos en un abrazo inmediato a la campana final. Y es que justo el último round fue de alarido, de urgente último intento. Casi desfalleciendo, ambos peleadores lanzaron lo último que tenían hasta la campanada final.

Dos de las tarjetas vieron ganar a Ted Cheeseman 1126 a 113 y la otra también a Cheeseman por 115 a 114. Fue una decisión apretada pero unánime.

La cartelera tuvo la peculiaridad de que se realizó en el jardín de la mansión del promotor Eddie Hearn y fue un espectáculo que no desmereció.

La pirotecnia iluminó la noche, mientras los peleadores eran presentados y subían al ring.

Las tomas aéreas lucían impresionantes mientras la pirotecnia iluminaba el ring, y la mansión de Hearn. Al mismo tiempo sonaba el emblemático tema de Sweet Caroline, y pese a que no había público presente, se sintió toda la vibra de una arena en vivo.

El experimento de Eddie Hearn fue todo un éxito en su primera noche.

Así fue el paralizante nocaut de Dalton Smith a Nathan Bennett en Londres

Así fue el paralizante nocaut de Dalton Smith a Nathan Bennett en Londres

Así fue el estrujante nocaut que propinó Joe George a Marcos Escudero

Así fue el estrujante nocaut que propinó Joe George a Marcos Escudero