in

¿Es Miguel Cotto un futuro Salón de la Fama?

En estos días Miguel Cotto se ha visto envuelto en controversias que lo han hecho blanco de críticas. Pero hay otra discusión que en el fondo lleva la figura del campeón puertorriqueño en esta etapa final de su carrera. ¿Es digno del Salón de la Fama?

Cotto se refiere a sí mismo muchas veces en tercera persona. Y de esa manera él ha pronunciado que el lugar donde lo ponga la gente, a Miguel Cotto lo tiene sin cuidado. Su último contrincante, Sergio Martínez, no duda del sitio que tiene el boricua en el boxeo: “Es ya un grande”, dijo el año pasado en varios medios. “Tiene un lugar asegurado en la historia”.

Lo mejor de DAZN

Fue campeón mundial en su vigésima primera pelea y a los veinticuatro años ganó el título vacante súper ligero de la OMB. Cotto, naturalmente creció escuchando las historias de dos de los boxeadores más grandes de la isla: Wilfred Benítez y Wilfredo Gómez. Y no es difícil adivinar que cuando empezó su carrera, una de las principales motivaciones para alcanzar ciertas metas habría sido Félix Trinidad.

Según los propios estándares del Salón de la Fama, tener un campeonato del mundo está lejos de ser un requisito. El proceso de selección tiene más base en la calidad de peleas y los rivales a los que un boxeador enfrentó. Miguel Cotto peleó contra: Malinaggi, Carlos Quintana, Kelson Pinto, Margarito, Mayorga. Le ganó a Zab Judah y a Shane Mosley cuando estaban todavía en sus mejores condiciones, probablemente siendo estas dos sus victorias más significativas. Y fue derrotado por dos futuros miembros del Salón de la Fama: Mayweather y Pacquaio.

Benítez, Gómez y Trinidad alcanzaron el Salón de la Fama. Pero ninguno tiene el campeonato mundial en una cuarta división como Cotto, y quizá ahí reside mucha de la polémica. ¿Qué tanta validez tiene ser campeón de una división en la que no te permitiste competir en el límite de la categoría?

Los expertos argumentarán que el puertorriqueño no ha sido el único en usar el peso pactado a su favor, y que acordar un peso fuera del límite de una categoría siempre ha sido parte del boxeo. El peso pactado es un recurso válido. Pero mientras se abuse de este, prevalecerá el desconcierto.

Para mucha gente, tal vez el nombre que significaría un boleto directo de Cotto al Salón de la Fama, lleve tres veces la letra G. Cotto-Golovkin. En la pelea más peligrosa de la carrera reciente del boricua y en donde –ahí sí- un peso pactado sería más que justificado. De ganar, sin duda que sería un inquilino más que seguro para Canastota.

El riesgo de ser noqueado. El alimento del ego y la vanidad. Un reconocimiento merecido al esfuerzo. Cinco años después de su retiro, ¿le obsesionará a Cotto poder verse eternamente en tercera persona siendo consagrado en el Salón de la Fama?

“Al final del salón”, le dijo el puertorriqueño al diario Primera Hora. “Hay cinco personas que están más que satisfechas con mi trabajo, y de ahí lo que piense el resto del mundo me tiene sin problemas”.

Y tal vez, así debería de ser siempre.

PREVIA: Jesús Cuellar vs. Vic Darchinyan

Previa de Alfredo ‘Perro’ Angulo vs. Delray Raines