in

Errol Spence, el mejor welter del mundo, no se ha ido; nunca se fue

Errol Spence, el mejor welter del mundo, no se ha ido; nunca se fue

Errol Spence derrotó con autoridad a Danny García por la vía de la decisión unánime, y con ello, demostró también que sus facultades boxísticas están intactas luego del grave accidente automovilístico que sufrió en octubre de 2019.

Las dudas que rodeaban a Errol Spence

Y es que, hace un año, el 5 de diciembre de 2019, el panorama era sombrío para Spence. Habían pasado casi dos meses desde el accidente del 10 de octubre, y Errol Spence no aparecía en público. No se conocía con certeza la condición en la que había quedado Spence, y a su alrededor, sus cercanos tejían un silencio ensordecedor. La ausencia y el silencio alimentaron todo tipo de especulaciones.

El 13 de diciembre de ese 2019, Bob Arum dio una declaración que enrareció aun más el ambiente. Decía que Spence no pelearía en 2020, y que probablemente le tomaría más de dos años volver a hacerlo. Citando información que supuestamente le habían informado fuentes cercanas al peleador con conocimiento de su condición, Errol Spence no volvería a pelear en el mediano plazo. “Olvidémonos de Spence“, remataba Arum.

Finalmente, el 21 de diciembre de ese año, reapareció Errol Spence en público. Estuvo en la arena, y dio una entrevista durante la transmisión de la pelea entre Jermell Charlo y Tony Harrison. Ver a Spence devolvió al ambiente cierta sensación de calma.

Sin embargo, era notorio que Spence arrastraba el habla, y eso dejó algunas dudas de que el peleador hubiera quedado con secuelas. ¿Podría volver a ser el mismo peleador de antes?

En esa entrevista el único que no parecía tener dudas, era el propio Spence. Agradecía estar vivo y reconocía ser la materialización de un milagro. Y, además, pretendía volver a pelear en mayo o junio de 2020. No quería una pelea de preparación, decía Spence. Él quería, de inmediato, enfrentar a un león. Pedía a Pacquiao o a Danny García.

Al fin y al cabo, ¿a qué le puede temer alguien que vio a la muerte a los ojos y volvió con los vivos?

Luego llegó la pandemia, y el mundo se puso en pausa. Todos trasladamos nuestra atención hacia otra cosa. Y Errol Spence disfrutó de esos meses adicionales para ponerse en forma, recuperarse de sus lesiones, principalmente en su dentadura. Volvió al entrenamiento, y a hacer sparring. Empezó a alistarse para una pelea el 5 de diciembre de 2020 contra Danny García.

Las habilidades de Spence están intactas

Sobre el ring, Errol Spence peleó contra Danny García como si nada hubiera pasado. Como si su cuerpo nunca hubiera salido volando de entre los fierros de una Ferrari que se volcaba a gran velocidad.

Spence mostró reflejos, velocidad, lucidez boxística. Dominó a un peleador experimentado, curtido y con sólidas bases técnicas como Danny García.

Y sin embargo, pese a su dominio, no fue una experiencia del todo dominante. Y no por Danny García, sino por él mismo. Spence era el más peligroso rival de Spence. Spence le temía a Spence.

Inició el primer round lento de manos, recuperando sensaciones, reconociendo los tiempos y las distancias del boxeo. En su mirada, en ese primer round, se percibía tensión y algo de angustia, quizás temeroso de que el viejo Errol Spence, aquel que era el mejor welter del mundo un año antes, pudiera no aparecerse en el ring esa noche.

Pero, conforme avanzó la pelea, Errol Spence creció con ella. Su inteligencia boxística le permitió leer a la perfección a Danny García. Se notaba que lo había estudiado. Prácticamente le amarró a Danny la mano izquierda, en cuyo puño tiene el poder noqueador de uno de los mejores ganchos izquierdos en el negocio. Fue hasta el décimo round cuando Danny García pudo meter con nitidez el primer gancho izquierdo de la noche.

A Danny García, Errol Spence le amarró la mano izquierda, y le resistió todo lo que entró con la otra mano. En ese renglón, Spence tampoco muestra secuelas del accidente. Asimiló con normalidad los mejores golpes que pudo acertar un pegador de respeto como Danny García.

Y si Errol Spence pudo amarrarle la mano fuerte a Danny García, es porque mantuvo fija su atención toda la pelea en no entregarle nunca el ángulo que Danny buscaba para meter esa mano. Danny cabeceaba hacia su izquierda para quedar fuera de la guardia de Spence y rematarlo con un gancho de izquierda que Spence no pudiera ver. Pero Spence nunca mordió el anzuelo, y García se quedó en la bala arriba toda la pelea sin poderla nunca disparar.

En ese aspecto, Errol Spence también está intacto. Su trabajo de pies, sus reflejos y sus reacciones son normales. En Spence no hay nueva normalidad: todo es igual que antes. Dominó a Danny García en todos los renglones del boxeo tal como solía hacerlo en su vieja normalidad y ante todos los rivales.

Errol Spence no se ha ido; nunca se fue. El mejor welter del mundo está entero, intacto, imponente. Y en el horizonte, brilla más reluciente que nunca la posibilidad de una de las peleas más grandes que el boxeo puede ofrecer: Errol Spence contra Terence Crawford.

¡Entero! Errol Spence venció con autoridad a Danny García por decisión unánime

¡Entero! Errol Spence venció con autoridad a Danny García por decisión unánime

Sebastian Fundora, el gigante de 1.98 que intriga en los súper welter

Sebastian Fundora, el gigante de 1.98 que intriga en los súper welter