in

Errol Spence reveló los detalles del choque en su Ferrari; “Debí haber muerto en ese accidente”

Errol Spence reveló los detalles del choque en su Ferrari; Debí haber muerto en ese accidente

Errol Spence Jr cree que debió haber muerto en el accidente que sufrió el 17 de octubre del año pasado cuando conducía su Ferrari a alta velocidad en Dallas, Texas.

“Salí ileso, pero debí haber perdido la vida”, dijo Spence en entrevista para el programa All The Smoke. “Y creo que habría perdido la vida si hubiera tenido puesto el cinturón de seguridad”.

Lo mejor de DAZN

En octubre pasado, Errol Spence sufrió un accidente automovilístico cuando conducía su Ferrari 488 a toda velocidad por la madrugada en Dallas, Texas, tras salir de una fiesta. El automóvil pegó en el camellón central y volcó.

Spence, que no llevaba cinturón de seguridad puesto, salió disparado del auto. Los primeros reportes policiales indicaban que tenía lesiones graves y que fue internado en terapia intensiva.

Y Spence cree que el hecho de que no llevaba puesto el cinturón de seguridad fue lo que le salvó la vida, pues salió disparado del auto.

“Manejaba mi Ferrari 488 y tú sabes lo rápidos que son”, explicó Spence. “Me volteé y el auto dio vueltas y vueltas y vueltas en el aire. Salí disparado del auto porque era un convertible, y el resto es historia. Me desperté cuando estaba en el hospital, pero yo no recuerdo haber estado en el hospital. Lo primero que recuerdo (después del accidente) fue ya estando en casa tres semanas después.”

El campeón mundial welter de la FIB cree que es un milagro haber salido con vida de ese accidente, y sin lesiones mayores.

“Fue algo milagroso”, asegura Spence. “Acababa de ganarle a Shawn Porter, y sentía que estaba en la cima del mundo. Salía con mis amigos, nos divertíamos, acababa de regresar de Miami.”.

Spence no tiene duda de que ha sido afortunado al sobrevivir el choque.

“Creo que un ángel me salvó, porque no me rompí ningún hueso, no hubo fracturas ni nada”, dijo Spence. “Me dolía el cuello, la cadera, me dolían los hombros. Me raspé todo un costado de la cara, el hombro y la cadera”.

Por la gravedad del choque, Spence revela que ni siquiera su doctor creía que fuera posible salir de un accidente así sin fracturas o lesiones mayores.

“Es una bendición estar aquí”, reflexiona Spence. “Es una bendición no haber tenido lesiones severas, y que no me rompí nada. Incluso, el doctor me decía que no podía creer que no me hubiera roto nada en el choque. Es una bendición. Por que salí disparado de un Ferrari, y caí en puro concreto. El Ferrari se volcó e iba dando vueltas en el aire, entonces que el carro no me golpeara cuando salí disparado y pegar en puro concreto. Romperme los dientes, pero no haberme roto ningún hueso de la cara. El hecho de poder salir caminando de ese accidente, me hace pensar que estoy aquí por alguna razón”.

Spence revela también que ahora mismo no puede pelear ni hacer sparring porque perdió varios dientes en el choque, y están adecuándole dentadura nueva.

“No puedo hacer sparring, porque perdí dos dientes”, asegura Spence. “Me pusieron dos postes, y no han sanado. Hasta que sanen y me pongan los dientes permanentes podré hacer sparring.

Spence dijo que también que no siente inseguridad de que vaya a resentir un golpe que le conecten en las zonas que se lesionó con el choque. Asegura que no siente nada diferente.

“Estoy listo”, dijo Spence. “No siento nada diferente. Estoy listo para pelear, he estado esperando por el día de la pelea desde enero. pensaba que iba a pelear en agosto, y ahora tendré que pelear en octubre o noviembre. En cuanto el doctor me de luz verde, estoy listo para pelear.

Haz click aquí para leer toda la nota

 

Mantequilla Nápoles y el triste final del cubano que México abrazó como uno de los suyos

Mantequilla Nápoles y el triste final del cubano que México abrazó como uno de los suyos

Canelo está desgastado, sus rodillas no están ni al 70%, asegura el padre de David Benavidez

“Canelo está desgastado, sus rodillas no están ni al 70%”, asegura el padre de David Benavidez