in

¡Hazaña de Óscar Valdez! Noqueó brutalmente al Alacrán Berchelt en el décimo round

¡Hazaña de Óscar Valdez! Noqueó brutalmente al Alacrán Berchelt en el décimo round

En una pelea dramática y llena de emotividad, Óscar Valdez noqueó brutalmente a Miguel “Alacrán” Berchelt en el décimo round para coronarse campeón mundial súper pluma del CMB la noche del sábado en Las Vegas.

Valdez dio la pelea de su vida, y en la noche más importante de su carrera, logró un triunfo contundente que se convertirá, muy probablemente, en la victoria más emblemática de su historial.

Las horas previas a la subida al ring, circuló el reporte de que Berchelt estaba pesando 146.2 libras, mientras que Óscar Valdez estaba en 140, tras la rehidratación respectiva. Se preveía con ello que Berchelt subiría mucho más grande que Valdez y así fue. El campeón se veía mucho más grande que Valdez.

Pero desde el inicio, Óscar Valdez salió a hacer una pelea de movilidad, de rapidez, de contragolpe, de desplazamiento sobre el ring. Tiraba fintas, medía reacciones.

Sin embargo, Miguel Berchelt inició la pelea estático, demasiado cauteloso, amarrado, congelado. Tardó en empezar a soltar las manos, y cuando lo hacía, era con una lentitud atípica en un Berchelt que siempre nos acostumbró a lo explosivo.

Valdez trabajaba bien el jab y lograba conectar a pesar de que lo lanzaba desde la larga distancia, pero acertaba. Berchelt no lograba quitarse ese jab.

A partir del tercer round, Berchelt empezó a subir la intensidad de pelea, a tirar más golpes. Valdez seguía boxeando, desplazándose. Sin embargo, Berchelt perseguía a Valdez, iba detrás de él, en lugar de cortarle el ring.

En el cuarto round, sin embargo, empezó la pesadilla de Berchelt. La mano izquierda de Valdez empezó a hacer estragos en el campeón. Los ganchos de izquierda entraban secos sobre Berchelt, y uno de esos ganchos lo prendió. El yucateco, lastimado, se paralizó de inmediato de las piernas, que parecían duras, pesadas, trastabillantes. Solo las cuerdas pudieron evitar que Berchelt se fuera a la lona, y el referi le dio conteo. Había ocurrido la primera caída de la pelea.

Berchelt estaba seriamente tocado. Buscó sobrevivir el ring, y Valdez lo castigaba, mientras que Berchelt estaba noqueado de pie, con la mirada perdida, y las piernas débiles. Parecía al borde del nocaut. Sin embargo, Valdez no pudo terminarlo, y Berchelt se fue vivo, pero tocado a su esquina al final del round.

Al quinto round, Berchelt salió lastimado, con un andar errático sobre el ring. Seguía noqueado. Pero Valdez no se precipitó, ni perdió la calma. Se dedicó a medirlo, a sentirlo, soltando las manos. Y no buscó terminarlo. Poco a poco, Berchelt recuperó la lucidez, y la fuerza en las piernas. Terminó ese quinto round tirando golpes.

Berchelt se recuperó de ese trauma del cuarto round, y empezó a cargar la pelea a su lado. Y lo hizo, porque a partir del sexto round, Valdez parecía cansado. Sus golpes parecían haber perdido potencia, se movía más corriendo que eludiendo golpes. Y Berchelt iba sobre él, aunque lento en sus golpes.

El séptimo round, Valdez seguía en la misma tónica. Se veía cansado, y escapando como fuera por piernas del combate. Abrazándose. Parecía fundido. Berchelt, sin embargo, aunque iba al frente, no lograba conectar golpes contundentes, pues desde el inicio de la pelea se veía totalmente desprovisto de explosividad.

Berchelt pareció ganar los rounds 6, 7 y 8. Parecía que se metía de nuevo en una pelea en la que fue superado de inicio.

Pero en el round 9, despertó de nuevo Óscar Valdez. La mano izquierda empezó a hacer estragos nuevamente sobre Berchelt. Todas las manos izquierdas le entraban secas, contundentes sobre el campeón que empezaba a resentir de nuevo los golpes. Lo volvió a lastimar, y Berchelt se fue a la lona para la segunda caída de la noche. Valdez se apoderaba nuevamente de la pelea, y el nocaut empezaba a asomarse de nuevo.

Fue en el 10 cuando llegó el desenlace dramático. Berchelt inflamaba con severidad del ojo derecho, y eso provocaba que las izquierdas de Óscar Valdez entraran con más violencia. Eran manos que Berchelt no parecía ver. El campearon se abalanzó sobre Valdez, errático, tirando golpes sin acertar. Valdez lo midió y metió una zurda violenta que entró seca, brutal, como un trueno sobre el rostro de Berchelt.

El campeón cayó desconectado, noqueado en frío. Quedó inerte sobre la lona, y tardó varios segundos dramáticos en recuperar la conciencia.

Óscar Valdez había culminado la hazaña. Es nuevo campeón mundial súper pluma. Pero aún más importante que el cinturón, es la resonancia histórica de esta victoria. Es el triunfo más determinante en la carrera de Valdez, que sube su estatus varios peldaños en el escalafón boxístico. Fue un triunfo para Óscar Valdez del que se hablará en el futuro, en las décadas que vengan.

Frente a frente en CompuBox: Los números de Alacrán Berchelt vs Óscar Valdez

Frente a frente en CompuBox: Los números de Alacrán Berchelt vs Óscar Valdez

Nada mejor que probar que la gente estaba mal: Óscar Valdez tras brutal nocaut sobre el Alacrán Berchelt

“Nada mejor que probar que la gente estaba mal”: Óscar Valdez tras brutal nocaut sobre el Alacrán Berchelt