Ken Norton y la marca que dejó Venezuela en su corazón
in

Ken Norton y la marca que dejó Venezuela en su corazón

Es fácil ver a un boxeador como una simple máquina de arrojar golpes. Esa imagen del hombre bruto que solo sirve para golpear, a través de los años, fue borrada cuando conocíamos personajes que también sabían golpear con las palabras. El 18 de septiembre de 2013, el mundo del boxeo perdió a uno de estos. Ken Norton era conocido por ser un ser humano completo.

La verdad es que Norton merece muchos artículos en su nombre, párrafos y párrafos sobre su buen boxeo y su buena personalidad. Pero hoy hablaremos de la marca que dejó Venezuela en el alma de Ken Norton, una marca no muy buena, pero que lo acompañaría para toda la vida.

La primera marca que dejaría la nación de Bolívar en el alma de Norton sería en 1970. Para aquellos días, Venezuela comenzaba el año con un meteorito tipo condrita, de 4.59 kilogramos, que se estrellaría cerca del casería de Ucera. Se empezaban a restablecer las relaciones públicas con Unión Soviética y Miguel Otero Silva publicaba su famoso Cuando Quiero Llorar No Lloro.

Ken Norton estaba invicto en su carrera como boxeador, con más de 10 peleas donde la mayoría las había ganado por nocaut, cuando le ofrecieron enfrentar a un flaco venezolano llamado José Luis García que había nacido solo unos veinte años atrás.

En el Olympic Auditorium de Los Angeles, California, el venezolano José Luis llevaba todas las cartas para perder según los críticos. Norton, invicto, parecía indetenible. Pero, para el primer round, ya lo había tocado. Luego para el quinto y para el séptimo, el venezolano seguía mostrando de qué estaba hecho. Para el octavo round, faltando 15 segundos, García le daría a Norton su primera derrota como profesional.

Norton, prácticamente, no pudo ni ir a su esquina” describió United Press International.

Esta primera derrota fue significativa para Norton, no solo por lo que representa perder por primera vez, sino porque Norton admitiría que lo hizo cambiar toda su forma de ver la vida. Inclusive acotar que después de perder contra el venezolano, alguien le regaló un libro que marcó su historia por siempre; Think & Grow Rich, de Napoleon Hill. Para luego sumergirse en una racha de 14 victorias consecutivas.

Esta sería la primera marca que dejaría la bandera de Venezuela en el alma de Ken Norton. La segunda sería igual de significativa.

The Caracas Caper fue el nombre que llevó la batalla en donde Ken Norton buscaría conseguir un cinturón mundial en el Poliedro de Caracas contra George Foreman quien cargaba los cinturones de la CMB y AMB de los pesos pesados.  Hablamos de 1974, una época donde en Venezuela se empezaba a fundar el Deportivo Táchira Fútbol Club en San Cristobal y la Liga Profesional de Baloncesto de Venezuela, también se inauguraba uno de los puntos más importantes de entretenimiento e historia del país, el citado Poliedro de Caracas.

Cartel de la pelea entre Norton y Foreman en el Poliedro de Caracas
Cartel de la pelea entre Norton y Foreman en el Poliedro de Caracas

Se cortó la cinta el 2 de marzo de aquel año y para el día 26, el Poliedro se estrenaba con boxeo. George Foreman defendería contra el aspirante Ken Norton.

Para el primer round, los shorts rojos de Foreman cazaban como conejo a Norton quien trataba de buscar espacio para golpear el cuerpo del campeón. Al menos siete izquierdazos entraron al cuerpo y cara de Norton en solo el primer round y luego se abrían camino al hígado.

Faltaban segundos para terminar el primer asalto cuando Norton logró un par de golpes que valieron algo, pero la izquierda de Foreman seguía encontrando su hogar y dejando hematomas. Para quienes veían la pelea por televisión, uno de los comentaristas era Muhammad Ali, quien aseguraba que Norton debía aprovechar esta pelea para mostrarle al mundo que era un gran peleador. El Poliedro de Caracas se inundaba en gritos.

Para el segundo round, la historia fue inevitable. Norton trató de mostrar su tecnicismo, moviéndose y siendo rápido, pero Foreman fue superior, muy superior. La izquierda continuó haciendo su trabajo, moldeando y arreglando el terreno para una derecha que colgó en las cuerdas a Norton, el árbitro hizo su cuenta y Norton parecía poder continuar pero a los segundos, Foreman lo noqueaba de nuevo dejándolo demasiado aturdido para levantarse con firmeza. La pelea había terminado.

Este sería el segundo evento que dejaría a Venezuela marcada en el alma de Ken Norton. Además, esto vino acompañado de una cantidad de sucesos imprevistos; la pelea suponía ser libre de impuestos, pero el gobierno venezolano, en último momento, no lo permitió. Inclusive cuando el ya fallecido músico Aldemaro Romero, quien en la época había sido nombrado Director Fundador del Poliedro de Caracas, aseguró que los impuestos no serían un problema pero ambos peleadores tuvieron que permanecer más días en el país hasta que cancelaran la deuda.

Ken Norton fue un gran peleador, y como lo dijo el mismo Larry Holmes; todo el mundo del boxeo extrañará al hombre que le partió la mandíbula a Muhammad Ali. Norton logró un total de 50 peleas con 33 por la vía rápida y solo 7 derrotas, en las cuales Venezuela quedó marcada, de una forma u otra, en un par de ellas.

Edwin Valero más allá de BoxRec: Las verdades detrás de un récord muy engañoso

Edwin Valero más allá de BoxRec: Las verdades detrás de un récord muy engañoso

Sin rival definido, así lucen hoy los uppers del Canelo Álvarez en el gimnasio

Sin rival definido, así lucen hoy los uppers del Canelo Álvarez en el gimnasio