in

La depresión y el boxeo

La depresión y los vicios que muchas celebridades llegan a experimentar por lo menos durante alguna etapa de sus vidas, parece en ocasiones una costumbre muy arraigada al éxito. Los logros de algunos pugilistas y los obstáculos -y hasta la miseria- que han conseguido superar en sus recorridos, no los salva de la sensación de vacío o incluso los pensamientos suicidas.

El 10 de febrero se publicó en Boxing News una entrevista con Ricky Hatton. El ex campeón mundial de 37 años expresó con frases que desfortunadamente ya hemos escuchado antes en otros peleadores, cómo lidió con la depresión que tuvo cuando peleó con Mayweather, un evento que coincide con ser una de las peleas donde más dinero ganó el peleador de Manchester.

Lo mejor de DAZN

“Sí, fue terrible. Yo había sufrido depresión por algún tiempo y muchas cosas iban mal. Me derrotó Mayweather. Luego me separé de mi entrenador, Billy Graham, él era mi mejor amigo”, dijo Ricky Hatton a Boxing News. “Mi mente estaba de arriba hacia abajo y por un corto tiempo no me importaba si vivía o moría. Me traté de suicidar en varias ocasiones pero tenía una buena novia atrás de mí, buenas personas, un buen equipo.

Hatton era reconocido por subir mucho de peso entre cada una de sus peleas, su gusto por la comida y la cerveza nunca llevaron la intención de esconderse, al punto de que en broma la gente lo apodaba ‘Ricky Fatton’. Según sus palabras, fue precisamente el acohol la sustancia que terminaba hundiéndolo más en su decáido estado de ánimo.

“Usaba el traje ese de Fatton, pero siempre estaba muy, muy deprmido y todo empezó por ese tiempo de la pelea con Mayweather. Siempre me gustó tomar pero cuando estás deprimido te sientes bien durante una hora y entre más tomes te sientes peor, y entre más tomaba, peor me ponía. Entonces empiezas a buscar otras opciones como las drogas. No me importaba con quién estaba, qué hacía, es una cosa muy difícil. Tuve una niña, Millie, mi segundo hijo, creo que fue lo que mejor me pasó porque cuando la tuve en mis manos dije: ándale, organiza tus cosas ahora. Y nunca miré hacia atrás.”

Tyson Fury, el campeón mundial de peso completo, también ha manifestado en una pláticas con medios que lucha constantemente contra la depresión. La semana pasada comentó en un programa de radio que se sentía desmotivado, y a veces pensaba en el retiro. En diciembre del año pasado le hizo una declaración al periódico The Guardian para dejar un poco más clara la bipolaridad con la que tiene que luchar: “A veces me siento en la luna, y al siguiente minuto me dan ganas de ir en mi carro y estrellarme contra una pared a cien millas por hora. No sé que está mal conmigo”.

En el programa El Bar de ESPN, hace unos años, Óscar De La Hoya y Julio César Chávez se sentaron frente a frente, y hablaron de su rivalidad y muchas cosas más con Andrés Agulla. Pero un tema en el que coincidieron bastante fue el de la depresión constante que los acechaba mientras ellos estaban en la cúspide de sus carreras.

Julio César Chávez: “Es que es difícil, te voy a decir una cosa, mira…cuando tienes tanto dinero, cuando tienes tanta fama y te rodea tanta gente, hay un momento en mi vida, yo me imagino que a Óscar también le pasó lo mismo porque es ser un humano igual que yo, llega un momento en que a veces no le hallas sentido a la vida. Sinceramente dije yo ¿qué está pasando, dios mío? Mejor me voy a pegar un balazo en la cabeza porque la verdad no me llena nada. Llega un momento en que no te llena lo que es nada.”

Óscar De La Hoya: “Yo estoy en el mismo tren con Chávez porque yo probé la fama, el éxito, a una edad temprana. Chávez la probó después de varias peleas, era otro camino. Pero yo la probé por las olimpiadas, desde los quince años ya me veían como el próximo campeón olímpico. Entonces para mí eso no fue positivo. ¿Sabes lo que yo me preguntaba? Creo que fue cuando peleé con Vargas. Ganamos mucho dinero esa vez. Todo el mundo contento, festejando y todo, y yo también. Pero yo me preguntaba: tengo el dinero, hay mujeres, gente, todo. Pero estoy triste. ¿Por qué estoy triste? Yo siempre estaba triste. Vacío.”

Robert García guanteando a los 40 años e imitando al ‘Maravilla’ Marínez

Edwin Valero y Erik “Terrible” Morales en sesión de sparring

Edwin Valero contra el Terrible Morales en sesión de sparring