in

La noche que Anthony Joshua ahuyentó el fantasma de Andy Ruiz

La noche que Anthony Joshua ahuyentó el fantasma de Andy Ruiz

Anthony Joshua exorcizó sus demonios la noche del sábado en Inglaterra al noquear en nueve rounds a Kubrat Pulev. Y con ello, Joshua alejó también a aquellos demonios que lo llevaron a rehuir todo combate en corto contra Andy Ruiz en la revancha que sostuvieron hace un año en Arabia Saudita.

Luego de haber sido noqueado por Andy Ruiz el 1 de junio de 2019 en una de las más grandes sorpresas en la historia de los pesados, Anthony Joshua ajustó su boxeo. A la revancha, en diciembre de ese mismo año, Joshua salió totalmente negado al intercambio.

Sobre el inmenso ring de Riyadh, Joshua se dedicó a boxear a Ruiz durante toda la pelea. Siempre sobre la punta de los pies, siempre en constante movimiento, y apenas manteniendo a Ruiz a la distancia de su jab. Los pocos y fugaces intercambios de golpes entre ambos dejaban en Joshua una mirada de terror, como si el fantasma del Madison Square Garden se le apareciera de nuevo. Entonces, Joshua optaba por marcharse de nuevo hacia la larga distancia.

¿Había quedado tocado Joshua tras el nocaut contra Andy Ruiz?

De inmediato, sobre Anthony Joshua se postró la pregunta de si había quedado tocado por el nocaut contra Andy Ruiz. La pregunta se revoloteaba en el hecho de que la revancha contra el Ruiz la hiciera sobre la punta de los pies, como en un reconocimiento tácito de que su mandíbula no aguantaba un buen golpe. Y que ese, el Joshua de la larga distancia, era el Joshua que ahora veríamos rumbo al futuro.

Esa misma duda, era la principal trama que había resolver rumbo a su pelea contra Kubrat Pulev. ¿Veríamos a Joshua huyendo por todo el ring? ¿Cómo reaccionaría Joshua al primer intercambio o al sentir el primer golpe de Pulev?

AJ disipó las dudas

Y Anthony Joshua disipó esas dudas. Desde el primer round vimos al Joshua de antaño. Parado en el centro del ring, intercambiando, midiendo al rival con manos largas, o haciéndolo entrar para conectarle su emblemático upper.

La noche del sábado en Inglaterra, vimos a un Anthony Joshua más parecido al Joshua que en 2017 noqueó a Wladimir Klitschko, que al Joshua que huyó toda la revancha contra Andy Ruiz en Arabia Saudita.

De hecho, las reminiscencias del Joshua que venció a Klitschko fueron más allá de las meras formas. Joshua dictó una cátedra en el uso del uppercut de mano derecha. Es ese mismo golpe con el que casi le arrancó la cabeza a Klitschko en 2017, y que es la imagen que más perdura en nuestras memorias sobre esa pelea.

Contra Pulev, ese mismo uppercut de derecha fue su arma más letal. Y de hecho, llegó a utilizarlo en repetición de hasta cuatro uppers seguidos sobre el búlgaro.

El hecho de que el golpe más decisivo para derrotar a Pulev haya sido el upper, nos da la prueba fehaciente de que Joshua se mantuvo en el terreno corto, el único lugar desde donde se puede tirar un golpe como ese.

Lo había dicho Joshua en la previa. No se sentía tocado, y aseguraba que la derrota contra Ruiz. no lo había marcado, que saldría a lanzar y recibir golpes. Mike Tyson solía decir que los planes de pelea duran hasta que se recibe el primer golpe en la boca. los dichos de Joshua había que confirmarlos en el ring.

Los fantasmas se fueron

Y los confirmó. Anthony Joshua no salió a boxear. Salió a pelear. Los pocos golpes de poder que Pulev llegó a conectar con violencia, principalmente de mano derecha, fueron asimilados por Joshua sin mayor problema.

Anthony Joshua disipó nuestras dudas de que no lo volveríamos a ver intercambiando golpes. Pero, sobre todo, la noche del sábado, Anthony Joshua venció a sus miedos y exorcizó a sus propios demonios. Los fantasmas de Andy Ruiz y el Madison Square Garden parecen haberse ido de su mente. Al menos, por ahora.

Con una soberbia demostración de uppers, Anthony Joshua noqueó a Kubrat Pulev

Con una soberbia demostración de uppers, Anthony Joshua noqueó a Kubrat Pulev

La apática y extraña actitud de Joshua cuando le preguntaron sobre la pelea con Tyson Fury

¿Ya no quiere? La apática actitud de Joshua cuando le preguntaron sobre pelea con Tyson Fury