in

La paternidad de Argentina sobre Brasil en el boxeo

La paternidad de Argentina sobre Brasil en el boxeo

Diego Armando Maradona y Pelé, en el futbol clásico; Lionel Andrés Messi y Neymar, en el futbol actual; David Nalbandian y Guga Kuerten, en el tenis; o Carlos Reutemann y Nelson Piquet, en la Fórmula 1. Las figuras, los equipos y la propia gente marcan la legendaria rivalidad deportiva entre Argentina y Brasil.

Fútbol, hándbol, tenis, vóley, automovilismo ¿y boxeo? Sí, por supuesto. Claro que hay cruces sobre el ring entre argentinos y brasileños, con una clara paternidad blanquiceleste.

En box, Argentina cuenta con más de 40 campeones mundiales en su historia, mientras que Brasil solamente acumuló cinco. Para recortar la estadística, es justo basar los números en los duelos entre rioplatenses y amazónicos que tuvieron en disputa algún título del mundo.

1. Nicolino Locche contra Joao Henrique, el primer cruce entre Argentina y Brasil

Ya consagrado como titular de la Asociación Mundial de Boxeo, Nicolino Locche se dispuso a realizar su primera defensa en su país natal. Era la primera edición del clásico entre Argentina y Brasil en boxeo.

Joao Henrique era, por entonces, un prospecto en plena realización que ya contaba con un invicto de 27 victorias y un empate.

La cita se fechó para el 11 de octubre de 1969, con lugar en el mítico Luna Park, donde Locche fue amo y señor durante toda su carrera.

Por decisión unánime y con el control total del combate, el mendocino se hizo con la victoria en su hogar. Henrique tuvo otras 3 oportunidades mundialistas, las que también desperdició.

2. Marcelo Domínguez, y su choque contra José Arimatea da Silva

Luego de obtener el campeonato crucero del Consejo Mundial de Boxeo, el histórico Marcelo Domínguez buscó defender con los mejores.

Como en la historia de Locche y Henrique, el monarca estaba firme y el retador prometía. Domínguez llevaba 20 victorias, una derrota y un empate. José Arimatea da Silva, su oponente, componía su récord de 21 triunfos y un revés.

Dicha contienda se dio en Argentina, pero no en el Luna Park, sino en Ciudad Jardín. Era la cuarta reválida que el Toro hacía sobre su cetro.

Al día de la fecha es complicado encontrar registros fílmicos de la velada del 6 de diciembre de 1996, pero se sabe que el triunfo del Gordo se dio por nocaut técnico.

Tiempo más tarde, el porteño perdió su monarquía ante el cubano Juan Carlos Gómez, un dotado a nivel físico, técnico y mental, además de un profesional ejemplar.

3. Acelino Freitas, autor de las alegrías brasileñas

Dicen que 2-0 es el peor resultado que el fútbol puede tener. La confianza se transforma en soberbia, los errores se magnifican y la diferencia genera una falsa sensación de lejanía.

Puede que eso le haya sucedido al boxeo argentino, que se encontraba arriba de su par brasilero por 2-0. No está lejos el ejemplo de lo que le ocurrió a Jorge Rodrigo Barrios, cuando se midió con Acelino Freitas.

Barrios fue uno de los grandes campeones del boxeo argentino en las últimas décadas. A Freitas muchos fanáticos lo ubican a la altura de Eder Jofré, la máxima leyenda del pugilismo brasileño.

La previa anunciaba una reyerta inolvidable. El gran momento de ambos y los títulos en juego, le ponían pimienta al pleito.

Potente, la Hiena mantuvo el dominio desde la campanada inicial, pero su rendimiento mermó con el correr de los minutos. Golpe a golpe, el espectáculo amortizó cada uno de los dólares pagados por los espectadores, que saltaban en las butacas del Miami Arena.

Se notaba la fuerza de ambos en cada intercambio, y lo sentidos que quedaban con cada impacto. El fantasma del nocaut sobrevolaba el cuadrilátero. Para el octavo asalto, Popo se fue al suelo por primera vez en su carrera.

Todo posicionaba como favorito al hincha de Tigre, y más en ese pasaje de la pelea. Para el undécimo round, llegó la segunda caída del de Salvador de Bahía. Al sonar la campana de cierre para dicha porción, Freitas derribó con un cruzado de derecha a Barrios, que se paró atónito y tambaleante.

Contra todo pronóstico, el último minuto de descanso no le sirvió a quien dominaba los puntajes para recuperarse y aguantar hasta la última chicharra. Quien por entonces era invicto, salió al encuentro desde el inicio de la duodécima vuelta y lo tiró una vez más.

Sin entender nada de lo que sucedía, Barrios se paró. Acto seguido, resbaló y el árbitro detuvo el combate.

Años antes, el 23 de septiembre del 2000, Acelino Freitas defendió su corona en una velada menos recordada, contra Carlos Ríos. En esa oportunidad, Freitas se impuso a Ríos por nocaut técnico.

4. El Huracán Narváez decretó la paternidad argentina

Omar Narváez fue un campeón mundial exitosísimo, que realizó varias defensas de cada cetro que tuvo en su poder.

En una de ellas, el rival no fue del todo respetable. Al menos, lo visto sobre el cuadrilátero no fue digno de un aspirante a título mundial.

Durante el tercer round se decretó el final. Narváez destruyó a Reginaldo Martins, quien cerró su carrera con 20 victorias, 19 derrotas y un empate.

5. Castaño ante Teixeira, con el 4-2 para Argentina sobre Brasil

Con un ritmo de pelea incesante, Brian Castaño destronó a Patrick Teixeira y se convirtió en nuevo campeón mundial super welter de la OMB, con una holgada decisión unánime en Indio, California. Es el más reciente enfrentamiento entre Brasil y Argentina en boxeo.

Dominante de principio a fin, el argentino basó su preponderancia en un abrumador ritmo de golpeo. Castaño presionó al monarca brasileño del primer al duodécimo round. Si Teixeira no terminó noqueado, es porque logró resistir los mejores golpes del argentino.

El oriundo de Santa Catarina salió caminar el ring, posado en un trabajo sobre el jab y a la distancia. Con desplazamientos constantes, buscó erróneamente dominar el cuadrilátero. Pero El Boxi fue un perro de presa, y siguió a su contrincante por cada rincón. Le cortó el espacio, le cerró las salidas, y siempre fue sobre el brasileño con golpes constantes.

Patrick Teixeira terminó fundido y eso casi le costó sufrir un nocaut en el último round. Brian Castaño lo persiguió como toda la pelea, y lo alcanzó. Lo castigó a dos manos, e hizo que Teixeira diera la espalda como en renuncia al combate.

La campana final llegó. Castaño ganó. Las tarjetas de los jueces validaron esa holgada victoria con puntuaciones de 120-108, 119-109 y 117-111.

El Boxi, con una actuación contundente y memorable, volvió a coronarse campeón mundial super welter. Esta vez, reina en la Organización Mundial de Boxeo.

Y en el boxeo, Argentina volvió a ganarle a Brasil.

Teófimo López ha dejado claro que si Top Rank no cumple con los términos que le prometieron, llevará sus servicios a otra promotora.

“Si no cumplen mis términos, me voy a otro lado”, advierte Teófimo López a Top Rank

Óscar Valdez piensa que lo apreciaron como verdadero guerrero al pelear con la mandíbula fracturada

Óscar Valdez piensa que lo apreciaron como “verdadero guerrero” al pelear con la mandíbula fracturada