in

La pegada de Gennady Golovkin: Tres peleadores describen cómo se siente ser torturado por el golpeo del kazajo

La pegada de Gennady Golovkin: Tres peleadores describen cómo se siente ser torturado por el golpeo del kazajo
La pegada de Gennady Golovkin: Tres peleadores describen cómo se siente ser torturado por el golpeo del kazajo

Gennady Golovkin se ganó la reputación de ser uno de los peleadores más temidos en el boxeo de la última década, gracias a una pegada especial. El kazajo ha sido un peleador destructivo, que se ganó su prestigio demoliendo a sus rivales hasta robarles el alma y la esperanza.

Hoy se podrá decir que Gennady Golovkin, con 38 años, ya entró en un declive natural en su carrera. Ese peleador que tiene más de 80 por ciento de nocauts, solo ha noqueado a dos rivales en sus últimas seis peleas. En peleas recientes no se ha visto como el gran destructor que fue hasta 2017, pero no podemos descartar que el viejo Golovkin vuelva a aparecerse en algún momento.

Lo mejor de DAZN

La mejor descripción del destructivo poder de pegada de Gennady Golovkin lo podemos encontrar en sus propios rivales. Varios de ellos han narrado con detalle cómo se siente ser torturado por el mejor Gennady Golovkin.

1. Matthew Macklin

El 29 de junio de 2013, Gennady Golovkin noqueó a Matthew Macklin en el tercer round. Y lo hizo de una forma sutilmente brutal, con un violento gancho al hígado que dejó a Macklin retorciéndose de dolor sobre la lona.

El mismo Macklin asegura que le podían haber contado hasta 30 sin poderse levantar. Macklin ha hecho una carrera exitosa como analista de boxeo para la televisión inglesa y con frecuencia recuerda para los televidentes cómo se siente la pegada de Golovkin.

“Nunca me habían tirado con un golpe al cuerpo”, recuerda Macklin. “Y ese golpe (de Golovkin) simplemente me partió en dos. No me habría levantado ni en 30 segundos. Estaba en agonía, me rompió dos costillas”.

El peleador inglés asegura que el gancho al hígado que le conectó Golovkin lo hizo entrar un estado temporal de parálisis.

“Intantaba respirar. Intenté levantarme porque era una pelea de título mundial e intentaba seguir”, recuerda Macklin, “pero era como si hubiera estado paralizado durante 20 segundos antes de poderme poner de pie”.

Y Macklin describe también cómo es el poder puro de pegada de Gennady Golovkin, intenta ponerle adjetivos al dolor y a la conmoción de sentir un golpe así.

“Te golpea con un jab y piensas, ‘¡Mierda! Eso no puede ser normal’”, describe Macklin. “No te noquea pero te lastima. Yo estaba mentalmente preparado para sentir su pegada fuerte, pero fue como pensar ‘Esto es de verdad y no podré aguantarlo toda la noche’”.

2. Martin Murray

Golovkin enfrentó a Martin Murray el 21 de febrero de 2015. A pesar de haberse ido a la lona dos veces en el cuarto round de esa pelea, el inglés se convirtió en el primer rival que lograba pasarle del décimo round a Golovkin.

Sin embargo, la pelea terminó en una golpiza, y tras derribarlo nuevamente en el undécimo round, el réferi decidió terminar la pelea.

El propio Martin Murray describió la pelea como una tortura.

“Pega duro, lo más duro que me han pegado, pero esperaba más”, describió Murray. “No sé si fue porque lo anticipé mucho, porque pensé en todo tipo de acciones que él haría para esta pelea, y que me preparé mentalmente para la tortura. Y sí que lo fue, para ser honesto. Sin embargo, me pareparé para ser golpeado mucho más fuerte. Así que cuando realmente sentí su golpe -duro, fuerte, seco-, fue una linda sorpresa”.

“Recuerdo estar en el terreno corto con él, y me golpea con el upper izquierdo, me rompió la nariz y pensé ‘Bastardo’. Fue cuando me acabó la nariz. Yo pensaba, ‘Ahora irá al cuerpo, gancho izquierdo al cuerpo’. Pero me golpeó nuevamente con el upper izquierdo. Pensé, ‘ahora tiene que ir abajo’, bajé el codo y me volvió a dar con el upper izquierdo. El maldito me lo conectó tres veces“, detalla Murray.

3. Kell Brook

Kell Brook cometió el error más grave de su carrera cuando decidió subir de peso welter hasta medio para retar a Gennady Golovkin. La pelea se dio el 10 de septiembre de 2016, y dejó secuelas en Brook de las cuales, el peleador inglés no se ha podido recuperar en casi cuatro años.

Brook estaba haciendo una buena pelea, hasta que Golovkin empezó a alcanzarlo sus golpes. Con cada golpe del kazajo, Brook parecía envejecer. Hasta que un golpe del kazajo alcanzó el ojo derecho de Brook, y le fracturó el hueso orbital.

Ahí se le vino el mundo encima a Kell Brook, que veía borroso. Con ello, se desdibujó también el buen boxeo que había hecho, y empezó una golpiza de Golovkin que terminó cuando la esquina del inglés lanzó la toalla en el quinto round.

Brook recuerda el poder con el que sintió el golpe de Golovkin que le fracturó el hueso del ojo.

“Contra Golovkin, me estaba sintiendo bien y estaba soltando las manos”, recuerda Brook. “Golovkin es un tipo serio, y cada que yo lo conectaba crecía mi confianza. Hasta que me dio en el ojo. Definitivamente, ese fue el golpe más fuerte que he sentido. Es un pegador muy perturbador. Empecé a ver doble muy rápido y todo empeoró”.

Y Brook va más allá. Describe cómo es la sensación de pelear con el hueso orbital fracturado.

“Al principio, no sientes realmente el dolor por la adrenalina”, explica Brook. “Es más el sonido que hace tu ojo. Es como el sonido de las tenazas de un cangrejo, y realmente lo puedes escuchar. Con mi guante me tocaba el ojo tratando de acomodarlo, porque sentía que se salía. Y cuando respiraba, sentía que el aire salía y entraba por mi ojo”.

Kell Brook describe también por qué Gennady Golovkin era un peleador tan intimidante para sus rivales.

“¡Sus brazos eran muy largos!”, recuerda Brook con sorpresa. “En cuanto estuve frente a él, me di cuenta. Pensé que podía mantenerlo lejos, pero claramente no lo logré”.

El inglés recuerda también que Golovkin tenía una forma muy extraña de tirar esos golpes.

“Era raro en la forma en que tiraba sus golpes”, describe Brook. “Te conectaba cuando no esperabas que lanzara esos golpes. Eran golpes tan duros y poderosos, que sabía que te estaba golpeando”.

En cuanto al poder puro de pegada de Golovkin, Kell Brook también intenta encontrar los adjetivos adecuados para describirlo.

“Nunca me he enfrentado a alguien con tanto poder de pegada”, explica Brook. “Era una pegada rara, difícil de describir. Algunos peleadores tienen una pegada punzante, impactante, otros tienen una pegada más densa, que se queda contigo más tiempo, pero la de él estaba a medio camino entre ambas. Todo lo que puedo decir es que aunque te pegara en el brazo, sabías que estaba golpeando”.

El Gallo Estrada y el Chocolatito González discutirán sobre la pelea de revancha

El Gallo Estrada y el Chocolatito González discutirán sobre la pelea de revancha

El entrenador de Golovkin dice que se negó a que GGG pelee con Canelo en septiembre

El entrenador de Golovkin dice que se negó a que GGG pelee con Canelo en septiembre